Adiós a la Pei­xi­ña das Pe­drei­ras, una ma­triar­ca siem­pre son­rien­te

Pe­se a los acha­ques, ha­ce unos me­ses ha­bía ce­le­bra­do con ale­gría sus cien años

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - M.H.

Se lla­ma­ba Ado­ra­ción Pé­rez. Pe­ro eso so­lo era en los pa­pe­les. Ella, en reali­dad, era Au­ro­ra A Pei­xi­ña das Pe­drei­ras o Ti­ro­ri —un nom­bre ca­ri­ño­so que salió de tía Au­ro­ra—, to­da una ma­triar­ca a la que ayer su fa­mi­lia dio el úl­ti­mo adiós en Ma­rín. Ti­ro­ri no de­bió de te­ner una ni­ñez fá­cil. Su ma­dre mu­rió en una epi­de­mia gran­de de gri­pe cuan­do ella so­la­men­te te­nía ocho me­ses. Cria­da por su abue­la, se con­vir­tió en una mu­jer tan fuer­te co­mo tier­na. Di­cen quie­nes la que­rían que siem­pre te­nía una son­ri­sa y una pa­la­bra ama­ble. Le gus­ta­ba es­tar en ca­sa, don­de tra­ba­jó du­ro, por ejem­plo, lim­pian­do el pes­ca­do que traían sus fa­mi­lia­res, muy li­ga­dos al mar. Tam­bién te­nía mano con las la­bo­res. Ha­cía pa­tu­cos pa­ra be­bés te­ji­dos con la­na y ca­ri­ño que re­ga­la­ba a sus fa­mi­lia­res. Tu­vo acha­ques de sa­lud. Pe­ro, al pa­re­cer, se so­bre­pu­so de va­rios. Se fue con los cien años cum­pli­dos y el amor de los su­yos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.