La ma­yo­ría de los pa­ne­les in­for­ma­ti­vos no fun­cio­nan o lo ha­cen con de­fi­cien­cias

Los dis­po­si­ti­vos for­man par­te del mo­bi­lia­rio ur­bano, pe­ro no cum­plen la fun­ción pa­ra la que fue­ron ins­ta­la­dos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - SANTIAGO - MAR­GA MOS­TEI­RO

Po­cos son los pa­ne­les in­for­ma­ti­vos elec­tró­ni­cos que cum­plen con la fun­ción pa­ra la que, ha­ce ya mu­chos años, fue­ron ins­ta­la­dos en las vías pú­bli­cas de la ciu­dad. La ma­yo­ría es­tán de­te­rio­ra­dos y apa­ga­dos des­de ha­ce tan­to tiem­po que es di­fí­cil re­cor­dar la úl­ti­ma vez que ofre­cie­ron al­gún da­to de in­te­rés, y los que es­tán ac­ti­vos pro­por­cio­nan una in­for­ma­ción de es­ca­sa uti­li­dad pa­ra el con­duc­tor, ade­más de la com­pli­ca­ción de tra­tar de leer los men­sa­jes mien­tras se es­tá al vo­lan­te.

En San­tia­go hay va­rios ta­ma­ños y tipos de pa­ne­les. Los hay rec­tan­gu­la­res y de gran ta­ma­ño, co­mo el que pue­de ver­se en la ro­ton­da de la pla­za de Es­pa­ña, jun­to a la ga­so­li­ne­ra y so­bre el vial. Es­te vuel­ve a fun­cio­nar es­tos días, pa­ra re­cor­dar a los con­duc­to­res que es­tá en mar­cha una cam­pa­ña de con­trol de ve­lo­ci­dad. El in­di­ca­dor elec­tró­ni­co es de los que sue­len fun­cio­nar, aun­que con cier­ta fre­cuen­cia par­te del pa­nel se que­da sin luz y el men­sa­je so­lo pue­de ser leí­do par­cial­men­te. Otro ejem­plo de es­te mo­de­lo se lo­ca­li­za en San Lá­za­ro, aun­que es­tá apa­ga­do y sin in­for­ma­ción.

Si los de gran ta­ma­ño se re­ser­van pa­ra las vías de ma­yor ca­pa­ci­dad, los pa­ne­les cua­dra­dos y más re­du­ci­dos son la op­ción ele­gi­da pa­ra las ca­lles del in­te­rior del cas­co ur­bano. Eso sí, con el mis­mo pro­ble­ma que los an­te­rio­res. No siem­pre fun­cio­nan, y cuan­do lo ha­cen re­pi­ten el mis­mo men­sa­je du­ran­te se­ma­nas o me­ses. Qui­zás la idea sea que ca­le en el ciu­da­dano. En uno de los ins­ta­la­dos en la ave­ni­da San Cae­tano, las le­tras que­dan cu­bier­tas de vez en cuan­do por una ban­da de luz ro­ja, lo que di­fi­cul­ta su lec­tu­ra. Es­tos días, en los pa­ne­les de la ciu­dad en servicio se les re­cuer­da a los con­duc­to­res que no se dis­trai­gan al vo­lan­te. Es­to no de­ja de ser una con­tra­dic­ción, te­nien­do en cuen­ta que en­tre­te­ner­se le­yen­do el men­sa­je ya es una dis­trac­ción. Por cier­to, la re­co­men­da­ción es la mis­ma des­de ha­ce se­ma­nas o me­ses. El que es­tá si­tua­do al ini­cio de la rúa Bas­qui­ños es uno de los que acon­se­ja aten­ción a la con­duc­ción, y an­te­rior­men­te avi­sa­ba de que la ca­lle es­ta­ba cor­ta­da por obras, es de­cir, ha­ce más de un año. Si hu­bo otros men­sa­jes en to­do es­te tiem­po, pa­sa­ron inad­ver­ti­dos pa­ra quién tran­si­ta por allí has­ta cua­tro ve­ces al día.

Ade­más de es­tos car­te­les in­for­ma­ti­vos elec­tró­ni­cos, en los que se di­fun­den re­co­men­da­cio­nes y ad­ver­ten­cias pa­ra los con­duc­to­res, tam­bién hay otros pa­ne­les que in­for­man con ma­yor o me­nor fia­bi­li­dad de las pla­zas va­can­tes en los apar­ca­mien­tos pú­bli­cos. En esos car­te­les se in­di­ca al­ter­na­ti­va­men­te si el pár­king es­tá abier­to y se ofre­ce in­for­ma­ción so­bre el nú­me­ro de pla­zas que tie­nen li­bres. To­do ello, por su­pues­to, cuan­do fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te, al­go que, al igual que en los otros ca­sos, no su­ce­de siem­pre. Por ex­pe­rien­cia pro­pia, un pár­king que en teo­ría dis­po­nía de 70 pla­zas li­bres es­ta­ba en reali­dad com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.