El go­bierno de La­lín vuel­ve a con­tes­tar las crí­ti­cas de Cruz

Le acon­se­jan que fre­ne «in­si­nua­cións que ro­zan a ile­ga­li­da­de», y el no ads­cri­to di­ce que su si­len­cio no se com­pra

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - O. P.

A fi­na­les de ju­lio se cum­pli­rá un año de la mar­cha de Juan Jo­sé Cruz del go­bierno mu­ni­ci­pal de La­lín. La re­la­ción fue siem­pre tor­men­to­sa, y tras un ini­cio de fuer­tes ata­ques des­de el eje­cu­ti­vo al no ads­cri­to/tráns­fu­ga –el ca­li­fi­ca­ti­vo que em­plea el go­bierno en sus no­tas pa­ra re­fe­rir­se a Cruz mar­ca el gra­do de ten­sión del mo­men­to– el cua­tri­par­ti­to que li­de­ra Ra­fael Cuí­ña op­tó por ig­no­rar las crí­ti­cas de Cruz. Has­ta aho­ra. El con­ce­jal de la opo­si­ción ele­vó aún más el tono de sus co­men­ta­rios en su pro­lí­fi­co Fa­ce­book –«pla­ta­for­ma que em­pre­ga de xei­to ex­clu­si­vo pa­ra fa­cer pseu­do­po­lí­ti­ca, xa que non pi­sa La­lín» in­di­ca­ba ayer el go­bierno– y des­de el eje­cu­ti­vo han te­ni­do que sa­lir en dos días dos ve­ces a res­pon­der a Cruz. Pri­me­ro fue pa­ra car­gar con­tra la uti­li­za­ción de un in­mi­gran­te de­te­ni­do por ven­der ro­pa fal­sa, ad­vir­tien­do de que no to­le­ra­rán al «tráns­fu­ga» ac­ti­tu­des ra­cis­tas y xe­nó­fo­bas.

Cruz García re­pli­ca­ba ayer que no re­ti­ra ni una co­ma de lo es­cri- to, por­que ase­gu­ra que «so­bre a rou­pa fal­sa non fi­xen nin­gún co­men­ta­rio xe­nó­fo­bo nin ra­cis­ta, é la­men­ta­ble que o go­berno es­con­da as mi­ñas crí­ti­cas po­lí­ti­cas con esas acu­sa­cións que me fan», e in­clu­ye las des­ca­li­fi­ca­cio­nes en una cam­pa­ña de di­fa­ma­ción que pre­ten­de des­pres­ti­giar­lo: le au­gu­ra po­co éxi­to, «en La­lín sá­be­se que Cuí­ña é un men­ti­ro­so».

Ayer el go­bierno lo­cal sa­lía al pa­so de crí­ti­cas de Cruz «nas que dei­xa­ba caer que o Con­ce­llo co­me­te­ra irre­gu­la­ri­da­des na exe­cu­ción da área de­por­ti­va de Po­zo do Boi». Ex­pli­can que no hu­bo ta­les, por­que de un pre­su­pues­to de 30.700 se eje­cu­ta­ron 22.383, con una baja su­pe­rior al 20 %. La­men­tan «a fal­ta de co­ñe­ce­men­to do tráns­fu­ga», al ase­gu­rar que los tra­ba­jos fue­ron mu­cho ma­yo­res que el sim­ple ver­ti­do de cua­tro ca­mio­nes de are­na. En­tre otras cues­tio­nes, se adap­tó an­tes el te­rreno con re­ti­ra­da y api­la­do de ve­ge­ta­ción su­per­fi­cial, y se reali­zó una fran­ja pe­ri­me­tral pa­ra evi­tar que lle­ga­se la are­na al río, tra­ba­jos que cos­ta­ron 9.721 eu­ros. Se com­pró ma­te­rial de­por­ti­vo, la ca­se­ta de ma­de­ra, y ade­más el pro­yec­to in­cluía un par­que en An­zo. El go­bierno acon­se­ja a Cruz que «dei­xe de rea­li­zar in­si­nua­cións que ro­zan a ile­ga­li­da­de».

De la pa­ra­noia a la mi­to­ma­nía

En es­ta ba­ta­lla po­lí­ti­ca que rebrota, nue­vos ad­je­ti­vos de grue­so ca­li­bre: el go­bierno lo­cal con­si­de­ra que Cruz «pa­de­ce un­ha su­rrea­lis­ta e se­ve­ra pa­ra­noia po­lí­ti­ca men­tal, ase­so­ra­do pre­sun­ta­men­te por al­gún in­di­vi­duo da súa mes­ma con­di­ción». El no ads­cri­to, por su par­te, di­ce que Cuí­ña – su ob­je­ti­vo cen­tral– de­bie­ra me­jo­rar su ima­gen, asu­mien­do errores «e pe­din­do per­dón po­la súa mi­to­ma­nía adic­ti­va, sei­ca as per­soas que su­fren de tras­torno de per­so­na­li­da­de an­ti­so­cial uti­li­zan men­ti­ras sen­ci­lla­men­te por­que pre­ci­san afec­to, di­fí­cil cu­ra al­cal­de, o afec­to non se com­pra nin se ven­de, e o meu si­len­cio tam­pou­co». Cruz alu­de a pre­sio­nes de co­no­ci­dos cuan­do com­par­tían va­lo­ra­cio­nes su­yas que no eran del agra­do del re­gi­dor; se que­ja de que el al­cal­de le pue­de crear in­ter­fe­ren­cias en su mi­cró­fono en las re­trans­mi­sio­nes del pleno. Y de blo­queos en re­des so­cia­les, de pre­sio­nes pa­ra que le den de baja en gru­pos de wa­sap o se le re­duz­ca es­pa­cio en pren­sa.

No ha­ce un año del di­vor­cio,y que­dan dos has­ta el fin de man­da­to: se an­to­jan lar­gos pa­ra to­dos.

Ra­fael Cuí­ña

Juan Jo­sé Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.