Las bi­blio­te­cas se rein­ven­tan co­mo es­pa­cios de en­cuen­tro

La­lín y A Estrada dis­fru­tan de nue­vos es­pa­cios lle­nos de vi­da es­ce­na­rio de mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des a lo lar­go de to­do el año

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO RA­MOS

Las bi­blio­te­cas se re­nue­van y si­len­cio se rom­pe mu­chas ve­ces con ac­ti­vi­da­des de to­do tipo. Son es­pa­cios vi­vos en los que en­con­trar­se y dis­fru­tar de la cul­tu­ra en to­das sus fa­ce­tas. A Estrada y La­lín cuen­tan ya con es­pa­cios re­no­va­dos. A Estrada en la Ca­sa das Le­tras y La­lín en el an­ti­guo con­sis­to­rio. El pa­pel si­gue sien­do el rey en las bi­blio­te­cas de la zo­na. Nin­gu­na dis­po­ne de li­bro elec­tró­ni­co por­que no hay de­man­da. Los fon­dos au­dio­vi­sua­les son es­ca­sos en to­dos y en nin­gu­na fal­tan los li­bros de lec­tu­ra obli­ga­to­ria y una im­pres­cin­di­ble wi­fi. En cuan­to al pú­bli­co en al­gu­nas co­mo las de La­lín, A Estrada o in­clu­so Si­lle­da, los que acu­den a es­tu­diar lle­gan a ser le­gión en al­gu­na épo­ca del año.

En cues­tión de gus­tos, los bi­blio­te­ca­rios coin­ci­den en que lo que más se de­man­da en adul­tos son las no­ve­da­des en no­ve­la de au­to­res con­sa­gra­dos. En ni­ños, no fa­llan se­ries de li­te­ra­tu­ra in­fan­til y ju­ve­nil muy co­no­ci­das. Mu­chas de las bi­blio­te­cas tie­nen fie­les vi­si­tan­tes que acu­den a leer pe­rió­di­cos o re­vis­tas. En Si­lle­da, en cam­bio, solo hay uno. LO que cada vez se to­ca me­nos son las en­ci­clo­pe­dias, los cha­va­les pre­fie­ren la wi­ki­pe­dia.

El uso de los por­tá­ti­les pro­pios va des­te­rran­do po­co a po­co el de los pues­tos in­for­má­ti­cos fi­jos, aun­que si­guen te­nien­do adep­tos. La com­pra de no­ve­da­des y la ac­tua­li­za­ción de los fon- dos es una ga­ran­tía pa­ra man­te­ner el prés­ta­mo. En al­gu­nas bi­blio­te­cas co­mo en la de Ro­dei­ro com­pran to­do lo que les de­man­dan. de ahí el éxi­to. En la de Cer­de­do el pú­bli­co es bá­si­ca­men­te gen­te jo­ven y pa­dres que llevan a sus hi­jos. Son de los que más or­de­na­do­res fi­jos tie­nes, quin­ce Ocho en la de Cru­ces , 6 en la de Si­lle­da y tres en la de Ro­dei­ro.

En cuan­to a vo­lú­me­nes la de La­lín cuen­ta con unos 25.000 ca­ta­lo­ga­dos y 4.943 so­cios; A Estrada dis­po­ne de un fon­do re­gis­tra­do de 14.551 y 1.406 usua­rios. Ro­dei­ro cuen­ta con 12.000 vo­lú­me­nes y unos 500 so­cios y Si­lle­da so­bre 20.000 y en­tre los 750 a los 800 so­cios, mien­tras que la de Cer­de­do tie­ne cer­ca de 500 so­cios y 8.700 li­bros. Nei­ra Vi­las da nom­bre a la bi­blio­te­ca cru­ce­ña que tie­ne 12.566 li­bros y 1.249 car­nés de so­cios.

Nue­vo li­bro de Nei­ra Vi­las

Men­ción es­pe­cial me­re­ce la bi­blio­te­ca de la Fun­da­ción Nei­ra Vi­las, en Gres que si­gue abrien­do sus puer­tas a dia­rio. Ate­so­ra cer­ca de nue­ve mil vo­lú­me­nes y con­ti­núan re­ci­bien­do, pe­ro tam­bién pro­du­cien­do. Den­tro de unos días es­tá pre­vis­to que se dé a co­no­cer un li­bro iné­di­to de Nei­ra Vi­las, His­to­rias dun ve­llo ma­ri­ñei­ro, en el que se re­co­gen anéc­do­tas re­co­pi­la­das por el es­cri­tor cru­ce­ño en una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da ha­blan­do con ga­lle­gos que es­tu­vie­ron em­bar­ca­dos en la Ma­ri­na Mer­can­te. To­das esas ex­pe­rien­cias e vi­ven­cias con­ta­das por dis­tin­tas per­so­nas son na­rra­das, ex­pli­ca Luis Rei­món­dez, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Nei­ra Vi­las, en bo­ca de un ve­llo ma­ri­ñei­ro dan­do lu­gar a un pe­que­ño li­bro. La muer­te del es­cri­tor ha­ce tam­bién que se in­cre­men­ta­sen las vi­si­tas de es­tu­dio­sos en bus­ca de do­cu­men­ta­ción pa­ra la rea­li­za­ción de to­do tipo de tra­ba­jos y te­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.