Pa­ra gus­tos, la ca­rre­te­ra na­cio­nal

A pun­to de cum­plir­se 8 años de la aper­tu­ra al com­ple­to de la au­to­pis­ta, la an­ti­gua cal­za­da des­fa­lle­ce por tra­mos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - OURENSE - EDITH FILGUEIRA TEX­TO SAN­TI M. AMIL FO­TOS

«Mi hi­jo era es­ca­la­dor y se ca­yó en Ve­ne­zue­la. Lle­va ya dos ope­ra­cio­nes, pe­ro no tie­ne pin­ta de me­jo­rar y el mes que vie­ne lo ope­ran otra vez en EE.UU. Por eso es­toy ha­cien­do el Ca­mino de Santiago por cuar­ta vez». Es­ta es la his­to­ria de Raf­fae­le Ab­bi­nan­te, el úni­co pe­re­grino que el lunes tran­si­ta­ba por la N-525. «Pen­sa­ba que ha­bía más trá­fi­co por lo que me ha­bían di­cho, pe­ro solo pa­sa al­gún ca­mión de vez en cuan­do», ex­pli­ca sor­pren­di­do. Y es que el pró­xi­mo mar­tes 25 de abril se cumplen ocho años des­de que se abrió el úl­ti­mo tra­mo de la AG-53/AP-53 que une Santiago con Ou­ren­se.

Di­cha au­to­pis­ta se cons­tru­yó, pre­ci­sa­men­te, pa­ra des­con­ges­tio­nar el trá­fi­co en­tre am­bas ciu­da­des y los ayun­ta­mien­tos y pa­rro­quias por los que pa­sa­ba la ca­rre­te­ra na­cio­nal. Sin em­bar­go, el re­sul­ta­do en al­gu­nas zo­nas con al­ter­na­ti­va gra­tui­ta por au­to­pis­ta ex­ce­dió lo pre­vis­to, de­jan­do pue­blos co­mo is­las a la de­ri­va que se ex­tin­guen len­ta­men­te. Es co­mún tran­si­tar por la N-525 du­ran­te va­rios ki­ló­me­tros sin en­con­trar­se con nin­gún vehícu­lo. In­clu­so hay ho­ras muer­tas —so­bre to­do por la tar­de— en las que el si­len­cio es el úni­co que dis­cu­rre por el as­fal­to. Al­go que pa­ra al­gu­nos, co­mo es el ca­so de Fran­cis­co Fei­jóo, re­sul­ta ob­vio. «Os dos ba­res no­ta­ron moi­to o des­cen­so do trá­fi­co, e máis os das pa­na­de­rías de Cea», co­men­ta es­te ju­bi­la­do acom­pa­ña­do de su nie­to.

«A de­cir ver­da­de, eu fai no­ve anos, can­do que­ría saír da ca­sa, tar­da­ba tres ou ca­tro mi­nu­tos dos co­ches que pa­sa­ban. Ha­bía moi­to trá­fi­co. E ago­ra non tar­do na­da», di­ce Fran­cis­co en el por­tón de su vi­vien­da, en Vi­due­do (Ou­ren­se), que desem­bo­ca di­rec­ta­men­te en la ca­rre­te­ra. Pe­ro él con­si­de­ra que «é me­llor así» por la tran­qui­li­dad. «Nin­guén ven por aquí máis que nas fins de se­ma­na can­do ve­ñen da ca­pi­tal ás al­deas», so­pe­sa mien­tras cal­cu­la que an­te­rior­men­te ha­bía «un 70 % más de trá­fi­co».

Pa­ra Ma­nuel Pérez, tra­ba­ja­dor des­de ha­ce 13 años en una ga­so­li­ne­ra de San Cris­tó­bal de Cea (Ou­ren­se), el da­to por­cen­tual va­ría, pe­ro la sen­sa­ción es la misma. «Hay la mi­tad de trá­fi­co que an­tes del 2005 y no des­cen­dió pau­la­ti­na­men­te, sino que lo hi­zo de gol­pe», la­men­ta. Ade­más, afir­ma que el vo­lu­men de vehícu­los es ma­yor en­tre se­ma­na que du­ran­te los fi­nes de se­ma­na y que la ma­yo­ría de la gen­te que uti­li­za la na­cio­nal es «de la zo­na. An­tes de la au­to­vía pa­ra­ban a re­pos­tar via­je­ros y per­so­nas que no eran de aquí, aho­ra ya ca­si no hay». El des­cen­so de clien­tes lle­vó pa­re­jo un des­cen­so de em­plea­dos: an­tes eran tres y aho­ra son dos. Si le pre­gun­tan por la so­lu­ción Ma­nuel res­pon­de que la «au­to­vía de­be­ría ser de pa­go». La úni­ca ho­ra que con­si­de­ra ren­ta­ble por las tar­des, en cuan­to a re­pos­ta­jes, es de 19.30 a 20.30. «El res­to del tiem­po no pa­sa ni un al­ma por aquí», al­go que se­cun­da Ma­rio García, ga­so­li­ne­ro de otro ne­go­cio en el pun­to ki­lo­mé­tri­co 316 —en Loi­mil (A Estrada)—. «Ima­gino que se­rá por aho­rrar tiem­po, pe­ro des­de que abrió la au­to­pis­ta y pe­se a que hay que pa­gar, la ma­yo­ría de la gen­te ha­ce el re­co­rri­do por allí». Ma­rio res­pal­da la opi­nión de que el ma­yor flu­jo de vehícu­los se con­cen­tra «a la ho­ra de sa­li­da del tra­ba­jo».

Ha­cien­do el re­co­rri­do com­ple­to —en­tre Ou­ren­se y Santiago— el pai­sa­je se tor­na de­sola­dor por mo­men­tos. Bo­de­gas de vino, es­ta­cio­nes de servicio, al­ma­ce­nes de ma­de­ra, con­ce­sio­na­rios de co­ches, res­tau­ran­tes que en al­gún mo­men­to vi­vie­ron su par­ti­cu­lar agos­to in­fi­ni­to, ca­sas con co­lum­pios oxi­da­dos de los que nin­gún ni­ño dis­fru­ta, e in­clu­so una an­ti­gua fá­bri­ca de ataú­des en rui­nas —co­mo si de un pre­sa­gio se tra­ta­se—. Edi­fi­cios que con­for­man el es­que­le­to de una épo­ca en la que la na­cio­nal era fe­no­me­nal. To­do lo que que­da son ki­ló­me­tros de as­fal­to que em­pie­zan y ter­mi­nan en nin­gu­na par­te. Una jun­gla aban­do­na­da en la que los pun­tos con más vi­da son los cru­ces con va­rios des­ti­nos.

En al­gu­nas zo­nas de la N-525 se apre­cia el aban­dono de ne­go­cios que han ce­rra­do por fal­ta de clien­tes.

Raf­fae­le Ab­bi­nan­te rea­li­za par­te del Ca­mino de Santiago por la ca­rre­te­ra na­cio­nal por su po­co trá­fi­co.

Ma­nuel Pérez tra­ba­ja en una ga­so­li­ne­ra de Cea des­de ha­ce 13 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.