El Teucro, es­ta vez sí, vuel­ve a Aso­bal de ver­dad

Sus lá­gri­mas es­con­dían más ilu­sión que can­san­cio. Si as­cen­die­ron sin me­dios, es­ta vez to­do es po­si­ble

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - LA PIZARRA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BURGOS

Carlos Gar­cía sal­ta­ba, gol­pean­do sin pa­rar un bom­bo de­lan­te de sus com­pa­ñe­ros, que po­sa­ban pa­ra la foto del as­cen­so. El sue­lo de la pis­ta es­ta­ba mo­ja­do de agua y de cham­pán. Ellos tam­bién, y las go­tas que res­ba­la­ban por sus rostros in­ten­ta­ban di­si­mu­lar, en mu­chos ca­sos, las lá­gri­mas de ale­gría que no eran ca­pa­ces de con­te­ner. El en­tre­na­dor, Qui­que Do­mín­guez, llo­ra­ba abra­za­do a su hi­ja. Ha­bían con­se­gui­do otra vez lo más di­fí­cil: lle­gar a lo más al­to, a la éli­te del de­por­te es­pa­ñol, aun te­nien­do que su­pe­rar es­tre­che­ces eco­nó­mi­cas, de­por­ti­vas y em­pe­zan­do ca­si des­de ce­ro. Y, otra vez, na­die po­día ne­gar­les que lo ha­bían he­cho de una ma­ne­ra ele­gan­te, dig­na y hu­mil­de.

Con un pre­su­pues­to exi­guo, un equi­po en el que ape­nas se co­no­cían la mi­tad de los ju­ga­do­res y la du­re­za de aca­bar de des­cen­der de Aso­bal a Di­vi­sión de Ho­nor Plata, el Teucro fue ca­paz, po­co a po­co y con mu­cho es­fuer­zo y el pa­so de los me­ses, de con­ver­tir su ba­ja­da a la se­gun­da ca­te­go­ría na­cio­nal de ba­lon­mano en un pa­seo en­tre or­ti­gas que, aun­que ara­ña­ban, no les he­rían de gra­ve­dad.

Lo de­cía Qui­que Do­mín­guez, y lo re­co­no­cía su pre­si­den­te, Carlos Gar­cía-Alén, ha­ce aho­ra un año: el re­gre­so del Teucro a Aso­bal en el 2015 fue ca­si un cas­ti­go. No te­nían cla­ro si de­be­rían ha­ber as­cen­di­do o si ha­bría si­do me­jor que­dar­se en Di­vi­sión de Ho­nor Plata —por el me­dio es­tá el or­gu­llo, el ho­nor de sa­ber­se en­tre los me­jo­res— , pe­ro sí es­ta­ba cla­ro que no era la vuel­ta so­ña­da ni las cir­cuns­tan­cias, las me­jo­res. Las de aho­ra sí lo son. Por eso la ale­gría in­con­te­ni­da que inun­dó el pa­be­llón mu­ni­ci­pal la no­che del sá­ba­do, cuan­do na­die, ni si­quie­ra los ju­ga­do­res, téc­ni­cos, di­rec­ti­vos y afi­ción del club, lo es­pe­ra­ban. No sa­bían cuán­do lle­ga­ría —por­que pun­tuar an­te el Ba­rça B y que per­die­ra el Palma del Río an­te el Bor­dils en mis­mo día era mu­cho pe­dir—. So­lo sa­bían que es­ta­rían pre­pa­ra­dos pa­ra cuan­do lle­ga­se.

Sa­ben que es­te as­cen­so no va a te­ner na­da que ver con el an­te­rior, que so­lo los man­tu­vo un año en Aso­bal an­tes de de­vol­ver­los rá­pi­da­men­te, y con con­flic­to con la aso­cia­ción de clu­bes in­clui­da, a Plata. Aquel les co­gió en un mo­men­to en el que el club pon­te­ve­drés es­ta­ba in­ten­tan­do to­da­vía aso­mar la ca­be­za por en­ci­ma de la lí­nea flo­ta­ción pa­ra no hun­dir­se en las deu­das del club y des­apa­re­cer de­fi­ni­ti­va­men­te. El so­bre­cos­te que su­po­ne pa­ra cual­quier en­ti­dad ju- gar en la má­xi­ma ca­te­go­ría del ba­lon­mano es es­pa­ñol es al­to, de unos 100.000 eu­ros más que en la li­ga in­me­dia­ta­men­te in­fe­rior, y la so­cie­dad pon­te­ve­dre­sa no es­ta­ba en dis­po­si­ción de ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia.

Por en­ton­ces es­ta­ban asu­mien­do un plan de pa­go a sus acree­do­res —cu­ya deu­da, en sep­tiem­bre del 2012, cuan­do en­tra­ron en con­cur­so, era de más de 1,8 mi­llo­nes de eu­ros— que les obli­ga­ba a de­vol­ver 100.000 eu­ros al año. Eso, pa­ra un club que cuen­ta con un pre­su­pues­to to­tal de 350.000 eu­ros, es po­co me­nos que un im­po­si­ble. Pe­ro lo con­si­guie­ron, y en tres años abo­na­ron 300.000 eu­ros, que su­ma­dos a la qui­ta de 700.000 eu­ros que lo­gra­ron en las ne­go­cia­cio­nes del con­cur­so de abril del 2013 (de­jan­do la deu­da en 1,1 mi­llo­nes) y una re­ba­ja de otro me­dio mi­llón que acor­da­ron con­ce­der­le sus acree­do­res, han per­mi­ti­do que el Teucro vuel­va a son­reír.

Trans­cu­rri­dos los tres pri­me­ros años, aho­ra al club azul so­lo le que­da de­vol­ver unos 240.000 eu­ros en los pró­xi­mos seis años. Un pa­seo pa­ra una en­ti­dad que ha pe­lea­do con uñas y dien­tes pa­ra con­se­guir lo im­po­si­ble.

Una eta­pa nue­va

«Yo lo veo co­mo una eta­pa nue­va, en la que sé dón­de voy. Por fin va­mos a po­der ha­cer un equi­po com­pe­ti­ti­vo pa­ra tra­tar de es­tar al­gu­na tem­po­ra­da más en Aso­bal y, si vol­ve­mos a des­cen­der, no va a ser un trau­ma», re­co­no­cía ayer Gar­cía-Alén en­tre lla­ma­da y lla­ma­da de fe­li­ci­ta­ción.

Por eso aho­ra to­do es dis­tin­to. Pue­de que no va­ya a con­tar con los 450.000 eu­ros con los que un equi­po de ba­lon­mano de pri­me­ra pue­de con­for­mar una plan­ti­lla con ga­ran­tías, pe­ro hay al­go que na­die les va a qui­tar: la cos­tum­bre que tie­nen de as­cen­der a Aso­bal por la puer­ta gran­de, con una cla­si­fi­ca­ción ma­te­má­ti­ca a dos par­ti­dos del fi­nal de la tem­po­ra­da. Y, por cier­to, siem­pre se jue­gan la su­bi­da de ca­te­go­ría con­tra el Ba­rça B, y los ca­ta­la­nes siem­pre les ha­cen su­frir. En el 2015 les ga­na­ron, obli­gán­do­les a de­pen­der del Oc­ta­vio, que ju­ga­ba el día si­guien­te con­tra el Sin­fin. y as­cen­die­ron un do­min­go por la ma­ña­na. Es­ta vez, el Teucro les em­pa­tó, y con­si­guió que el se­gun­do per­die­se con­tra el de­ci­mo­ter­ce­ro. Pa­ra la pró­xi­ma, si es que la hay, que el Ba­rça se pre­pa­re. Los dos, el A y el B. So­lo por si aca­so.

CAPOTILLO

Los ju­ga­do­res tu­vie­ron un de­ta­lle con los au­sen­tes, co­mo Johnny Me­di­na y el ex­pre­pa­ra­dor fí­si­co, To­ño Pu­ga, al que man­tea­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.