El tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal lle­ga a la zo­na a tra­vés de los tu­ro­pe­ra­do­res

El tra­to cer­cano, la si­tua­ción geo­grá­fi­ca y los pro­duc­tos na­tu­ra­les con­quis­tan a los clien­tes

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO RA­MOS

Los há­bi­tos de la so­cie­dad van cam­bian­do y el tu­ris­mo no es ajeno a ellos. A la ho­ra de re­ser­var, los po­ten­cia­les clien­tes ya no bu­cean en In­ter­net pa­ra re­co­rrer un sin­fín de pá­gi­nas con la ofer­ta de zo­nas con­cre­tas y li­ga­das, en mu­chos ca­sos, a una zo­na con­cre­ta. Aho­ra la re­fe­ren­cia pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría son un pu­ña­do de bus­ca­do­res y de com­pa­ra­do­res que per­mi­ten con po­cos gol­pes de click ha­cer de for­ma in­me­dia­ta las re­ser­vas.

En Mar de Com­pos­te­la, Ana Vi­lla­ma­yor, ex­pli­ca que en la zo­na de De­za y Tabeirós to­das las ca­sas de tu­ris­mo ru­ral aso­cia­das es­tán al día en nue­vas tec­no­lo­gías y en los bus­ca­do­res. En De­za, An­to­nio Ra­mos «Go­ris» de Ou­ro Ver­de, re­co­no­ce que que­da mu­cho por ha­cer y que hay es­ta­ble­ci­mien­tos que al no es­tar en esos tu­ro­pe­ra­do­res ti­po Boo­king, Tri­va­go o Ex­pe­dia, por ci­tar al­guno, «é co­mo se­nón exis­ti­sen».

De he­cho, Ou­ro Ver­de tie­ne pre­vis­to ini­ciar nue­vas ac­cio­nes pro­mo­cio­na­les de la zo­na de ca­ra a los me­ses es­ti­va­les. La di­rec­ti­va es­pe­ra apro­ve­char pa­ra reac­ti­var el co­lec­ti­vo.

La pre­sen­cia de los es­ta­ble­ci­mien­tos de las dos co­mar­cas en los gran­des tu­ro­pe­ra­do­res con­tri­bu­yó tam­bién a atraer a una clien­te­la más in­ter­na­cio­nal y en los me­ses de ve­rano son fre­cuen­tes las vi­si­tas de in­gle­ses, ale­ma­nes y per­so­nas de otros paí­ses eu­ro­peos. En al­gu­na ca­sa apun­ta­ban en al­gu­na oca­sión la pre­sen­cia in­clu­so de al­gu­na fa­mi­lia ja­po­ne­sa.

A ellos se su­man mu­chos clien­tes de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las. Ma­dri­le­ños y ca­ta­la­nes son los que se lle­van la pal­ma, pe­ro a ellos tam­bién se su­man des­de ma­llor­qui­nes a an­da­lu­ces pa­san­do por ve­ci­nos de otras co­mu­ni­da­des más cer­ca­nas.

A los clien­tes les con­quis­ta la si­tua­ción geo­grá­fi­ca, el tra­to cer­cano y per­so­na­li­za­do y tam­bién, en aque­llas ca­sas don­de se sir­ven co­mi­das o ce­nas, los pro­duc­tos na­tu­ra­les. An­to­nio Ra­mos ex­pli­ca que «os ca­ta­láns son os que máis apre­cian os pro­duc­tos da hor­ta e po­der de­gus­tar un­ha lei­tu­ga ou unos ovos re­cién co­lli­dos». En al­gu­nas ca­sas, co­mo la de Go­ris, los clien­tes pue­den pa­sar­se por la gran­ja y ver or­de­ñar las va­cas.

M. SOU­TO

Los es­ta­ble­ci­mien­tos de tu­ris­mo ru­ral ofre­cen a los clien­tes to­do ti­po de co­mo­di­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.