«No siem­pre se acep­ta bien que la mu­jer re­pre­sen­te a la uni­dad fa­mi­liar»

En su opi­nión, al co­lec­ti­vo fe­me­nino de­be­ría te­ner más con­fian­za en sí mis­mo y creer en sus po­si­bi­li­da­des

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AROUSA - M. AL­FON­SO

El por­cen­ta­je de mu­je­res que pre­si­den una coo­pe­ra­ti­va en Ga­li­cia es ri­dícu­lo, si se com­pa­ra con la ele­va­da pre­sen­cia que el co­lec­ti­vo fe­me­nino tie­ne en es­te ti­po de em­pre­sas. Pe­ro en Con­des de Al­ba­rei han con­se­gui­do ser una de esas ex­cep­cio­nes. Qui­zás por­que lle­van años or­ga­ni­zan­do cur­sos pa­ra ani­mar a las mu­je­res a su­mar­se a los car­gos di­rec­ti­vos. «Es ne­ce­sa­rio el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer pa­ra que ad­quie­ra con­fian­za y fuer­za y con eso im­pul­sar cam­bios po­si­ti­vos en la coo­pe­ra­ti­va», ex­pli­ca su pre­si­den­ta, Do­lo­res Calvo. —A pe­sar de que las mu­je­res son ma­yo­ría en­tre las so­cias de las coope­ra­ti­vas muy po­cas con­si­guen lle­gar a car­gos de di­rec­ción. ¿A qué cree que se de­be? —Desem­pe­ñar car­gos de di­rec­ción re­quie­re mu­cha de­di­ca­ción, te­nien­do en cuen­ta que, tra­di­cio­nal­men­te, las mu­je­res asu­mi­mos más res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, co­mo el cui­da­do de los hi­jos, la dis­po­ni­bi­li­dad es me­nor y se prio­ri­zan otras fa­ce­tas ocu­pa­cio­na­les. Por otro la­do, so­cial­men­te, no siem­pre se acep­ta bien que la mu­jer re­pre­sen­te a la uni­dad fa­mi­liar en la coo­pe­ra­ti­va y es el hom­bre quien par­ti­ci­pa en la to­ma de de­ci­sio­nes..

—¿Es co­sa de la so­cie­dad o de que a las mu­je­res to­da­vía les cues­ta dar el pa­so?

«Lo que más me gus­ta es el fac­ctor hu­mano; for­mar par­te de una ca­de­na uni­da»

—Am­bas. Aun­que la so­cie­dad ha evo­lu­cio­na­do po­si­ti­va­men­te y se han de­rri­ba­do mu­chos mu­ros, si­gue ha­bien­do con­di­cio­nan­tes so­cia­les; pe­ro qui­zás nos en­con­tra­mos más con ba­rre­ras per­so­na­les que hay que su­pe­rar, co­mo la fal­ta de con­fian­za, que no de ca­pa­ci­dad, la ba­ja au­to­es­ti­ma, el creer en no­so­tras mis­mas y en nues­tras po­si­bi­li­da­des. —¿Có­mo se de­ci­dió us­ted a dar el pa­so? ¿Es­tá sien­do una ex­pe­rien­cia sa­tis­fac­to­ria? —Lle­va­ba ocho años for­man­do par­te del con­se­jo rec­tor, co­no­cien­do el fun­cio­na­mien­to, par­ti­ci­pan­do en la to­ma de de­ci­sio­nes y tra­ba­jan­do en equi­po con los com­pa­ñe­ros. Cuan­do el pre­si­den­te Gui­ller­mo Ro­drí­guez de­ci­dió no pre­sen­tar­se a la re­elec­ción, con­si­de­ré que por res­pon­sa­bi­li­dad de­bía ha­cer­lo al­guien que ya for­ma­se par­te del con­se­jo, y co­mo mis com­pa­ñe­ros no se ani­ma­ron, de­ci­dí dar un pa­so al fren­te y ha­cer­lo yo. Por su­pues­to, con­tan­do con su apo­yo y sa­bien­do que te­nía de­trás un equi­po ex­tra­or­di­na­rio, tan­to en el con­se­jo rec­tor co­mo en­tre los tra­ba­ja­do­res de la coo­pe­ra­ti­va. Es­tá sien­do una ex­pe­rien­cia muy en­ri­que­ce­do­ra a ni­vel per­so­nal, un pro­yec­to muy ilu­sio­nan­te car­ga­do de re­tos a su­pe­rar ca­da día, una vi­ven­cia que te po­ne a prue­ba cons­tan­te­men­te y que sa­le ade­lan­te por­que de­trás hay una so­cie­dad tra­ba­ja­do­ra, sa­cri­fi­ca­da, so­li­da­ria, que cree en el es­fuer­zo com­par­ti­do; hay un equi­po hu­mano en­tre­ga­do, pro­fe­sio­nal, im­pli­ca­do y com­pro­me­ti­do, dis­pues­to a su­pe­rar los desafíos.

—Di­ri­gir una em­pre­sa nun­ca es fá­cil. ¿Y una coo­pe­ra­ti­va? —Di­ri­gir una coo­pe­ra­ti­va es más com­pli­ca­do por va­rias ra­zo­nes. La to­ma de de­ci­sio­nes es muy len­ta, por­que las pro­pues­tas del con­se­jo rec­tor tie­nen que pa­sar por la asam­blea ge­ne­ral, que es el má­xi­mo ór­gano de de­ci­sión. Por otro la­do, al­can­zar un con­sen­so en­tre tres­cien­tas o cua­tro­cien­tas per­so­nas no es ta­rea fá­cil. Aun­que se per­si­guen ob­je­ti­vos co­mu­nes, a ve­ces los in­tere­ses de la em­pre­sa cho­can con los par­ti­cu­la­res de ca­da so­cio. Es fun­da­men­tal te­ner cla­ro que los in­tere­ses de la coo­pe­ra­ti­va tie­nen que pre­va­le­cer so­bre los in­di­vi­dua­les. Se pue­den te­ner ini­cia­ti­vas, pe­ro es to­do un re­to con­se­guir trans­mi­tir­las a tan­tos so­cios. —¿Qué es lo que más le gus­ta de la pre­si­den­cia?

—Lo que más me gus­ta es el fac­tor hu­mano, la re­la­ción con so­cios, tra­ba­ja­do­res y com­pa­ñe­ros. Tra­ba­jar en equi­po pa­ra la con­se­cu­ción de unos ob­je­ti­vos co­mu­nes. For­mar par­te de una ca­de­na uni­da don­de ca­da es­la­bón es el apo­yo y el so­por­te del si­guien­te, for­mar par­te de un to­do pa­ra su­pe­rar­se ca­da día.

M. IRAGO

Calvo, una de las po­cas ga­lle­gas que pre­si­den una coo­pe­ra­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.