A es­tos ado­les­cen­tes les so­bran los ar­gu­men­tos

Den­les un po­co de tiem­po, y es­te gru­po se­rá ca­paz de con­ven­cer­les de una co­sa... y de la con­tra­ria

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - RO­SA ESTÉVEZ

El pre­mio que el pa­sa­do fin de se­ma­na ga­nó el equi­po del co­le­gio Sa­gra­da Fa­mi­lia en el Par­la­men­to Xo­ve aca­ba­rá con­vir­tién­do­se en un via­je a Ita­lia. «Es­ta­mos mi­ran­do, pe­ro es un buen si­tio pa­ra ir. Hay mu­chas co­sas que ver y ade­más una de las pro­fe­so­ras que coor­di­nan el pro­gra­ma es­tu­dió His­to­ria del Ar­te, así que pue­de ser muy in­tere­san­te», ra­zo­na Uxía, una de las in­te­gran­tes de es­te gru­po. Sus ar­gu­men­tos son de pe­so y sus com­pa­ñe­ros asien­ten con la ca­be­za. Si no es­tu­vie­sen de acuer­do con ella no du­da­rían en re­ba­tir su pos­tu­ra. Por al­go son cam­peo­nes de de­ba­te.

El su­yo es un tí­tu­lo que se con­si­gue «con mu­cho tra­ba­jo», se­gún apun­ta Pau­la. «Co­me­tien­do mu­chos erro­res y co­rri­gién­do­los», si­gue Yai­za. «Y te­nien­do al­go de don de ora­to­ria, no lo po­de­mos ne­gar; sin ma­de­ra no hay fue­go», com­ple­ta Bruno. Uxía cierra el ci­clo: «Lo im­por­tan­te es la esen­cia del gru­po». Ellos —es­tá cla­ro— for­man un gran equi­po car­ga­do de ra­zo­nes. El fin de se­ma­na tu­vie­ron que sa­car to­do su ar­se­nal pa­ra res­pon­der a una pre­gun­ta pe­lia­gu­da: ¿Es ne­ce­sa­rio res­trin­gir el ac­ce­so de los ado­les­cen­tes a las nue­vas tec­no­lo­gías? Bruno y Pau­la ha­bían pre­pa­ra­do un dis­cur­so pa­ra de­fen­der que no, que ni de bro­ma se pue­de cen­su­rar a los jó­ve­nes. Yai­za y Uxía sos­te­nían jus­to lo con­tra­rio. Y fue a ellas a las que les to­có sa­lir a la pa­les­tra pa­ra me­dir­se con sus ri­va­les, unos es­tu­dian­tes de Lu­go «que lo hi­cie­ron muy bien».

Pe­ro, ¿qué opi­nan ellos en reali­dad so­bre es­ta cues­tión? «Yo, la ver­dad, em­pe­cé pen­san­do jus­to lo con­tra­rio a lo que me to­ca­ba de­fen­der. Es­ta­ba com­ple­ta­men­te a fa­vor de res­trin­gir el ac­ce­so a In­ter­net, pe­ro a me­di­da que fui in­ves­ti­gan­do fui cam­bian­do de idea y aho­ra es­toy to­tal­men­te en con­tra», cuen­ta Pau­la. Esa es una de las gran­de­zas de la ac­ti­vi­dad en la que par­ti­ci­pan es­tos ra­pa­ces: les obli­ga a in­for­mar­se, a do­cu­men­tar­se, y a mi­rar un te­ma des­de to­das las óp­ti­cas po­si­bles. «A ve­ces te ha­ce cam­biar de opi­nión y otras ve­ces no», ex­pli­ca el equi­po. Yai­za, por ejem­plo, re­cuer­da una oca­sión en la que le to­có de­fen­der que no hay ma­chis­mo en­tre los ado­les­cen­tes. «Pa­ra mí es tan evi­den­te que sí lo hay... Me pa­re­cía ab­sur­do de­fen­der que no, pen­sé que no me iba a dar la ca­be­za pa­ra ha­cer­lo», cuen­ta. Pe­ro lo hi­zo. Y lo hi­zo muy bien, ase­gu­ran sus com­pa­ñe­ros.

Eso da que pen­sar. Y nues­tros pro­ta­go­nis­tas han re­fle­xio­na­do, y mu­cho, so­bre eso de la for­ma y el fon­do de los dis­cur­sos. Por­que «pue­des de­cir co­sas muy in­tere­san­tes, pe­ro si no las di­ces bien, na­die te va a pres­tar aten­ción. Y al re­vés, si te ex­pre­sas bien pue­des con­ven­cer a la gen­te de la na­da», na­rran. Ya ven, no se­rá fá­cil dar a es­tos ra­pa­ces ga­to por lie­bre; se han acos­tum­bra­do a ana­li­zar, a es­cu­char con oí­do crí­ti­co has­ta a los po­lí­ti­cos. El pre­si­den­te del go­bierno no les con­ven­ce de­ma­sia­do. A Pa­blo Igle­sias, sin em­bar­go, lo con­si­de­ran un maes­tro en eso de la ora­to­ria. «Pue­des es­tar o no de acuer­do con lo que di­ce, pe­ro la for­ma de ex­po­ner­lo es muy bue­na», di­ce Uxía. Yai­za abre el ob­je­ti­vo. «En ge­ne­ral, hay un gru­po de po­lí­ti­cos jó­ve­nes que lo ha­ce muy bien», apun­ta.

Ha­ga­mos un es­fuer­zo pa­ra re­cor­dar que es­ta­mos ha­blan­do con unos cha­va­les de cuar­to de la ESO.

Pre­pa­rar los te­mas les ayu­da a po­ner­se en el lu­gar de los otros, a am­pliar su pers­pec­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.