La fi­sio que no tie­ne pa­cien­tes, sino hi­jos adop­ti­vos

Tra­ba­ja con ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des. Sus ma­nos son su he­rra­mien­ta. Pe­ro lo que más usa es el co­ra­zón

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HER­MI­DA

Da igual el día. Da igual la ho­ra. Da igual el mo­men­to en el que se la pi­lle. Cuan­do uno se sien­ta fren­te a fren­te con Ma­ría Bernárdez, de Ma­rín y fi­sio­te­ra­peu­ta, no pue­de de­jar de pre­gun­tar­se: ¿es­ta mu­jer de son­ri­sa abier­ta y tra­to ama­ble no tie­ne días ma­los, siem­pre es ca­paz de ver la vi­da con tan­to en­tu­sias­mo y ener­gía? Ella res­pon­de en­se­gui­da a la pre­gun­ta: «No te creas. A ve­ces sí. Pe­ro la ver­dad es que es­toy muy con­ten­ta con la vi­da o más bien muy agra­de­ci­da, so­mos muy afor­tu­na­dos mu­chas ve­ces sin dar­nos cuen­ta. A mí an­tes igual me pa­sa­ba eso, que me pa­re­cía que cual­quier co­sa era im­por­tan­te, pe­ro ca­da vez va­lo­ro más lo bueno que ten­go». ¿Qué le pa­só a ella pa­ra que su ca­be­za sea ca­paz de po­ner siem­pre blan­co so­bre ne­gro, de ver el va­so ya no me­dio lleno, sino a re­bo­sar? Ma­ría tra­ba­ja en la aso­cia­ción pro­vin­cial de aten­ción a per­so­nas con pa­rá­li­sis ce­re­bral y pa­to­lo­gías afi­nes Amen­cer-As­pa­ce des­de ha­ce 21 años. Se es­pe­cia­li­zó en fi­sio­te­ra­pia neu­ro­ló­gi­ca pe­diá­tri­ca y tra­ba­ja con ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des. Se da cuen­ta ca­da día de mu­chas co­sas. Es­tá con­ven­ci­da de que to­dos te­ne­mos ca­pa­ci­da­des y dis­ca­pa­ci­da­des, que to­dos po­de­mos ha­cer gran­des co­sas; de que no hay que ren­dir­se. Y de que, a me­nu­do, no nos da­mos cuen­ta de que po­der ha­blar o an­dar sin te­ner que ha­ber lu­cha­do pa­ra con­se­guir­lo es un triun­fo que no va­lo­ra­mos.

Ma­ría, de Ma­rín, per­te­ne­ce a una de las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes de fi­sio­te­ra­peu­tas que sa­lie­ron de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña. Al ter­mi­nar la ca­rre­ra, se em­pleó co­mo vo­lun­ta­ria en un ge­riá­tri­co. Tra­ba­jó lue­go pa­ra el Ser­gas. Re­co­rrió me­dia Ga­li­cia de am­bu­la­to­rio en am­bu­la­to­rio. Es­tu­vo en el ám­bi­to pri­va­do. Y un día Amen­cer lle­gó a su vi­da pa­ra no mar­char­se más. Ahí des­cu­brió que que­ría tra­ba­jar con ni­ños. Sin de­jar de for­mar­se nun­ca, por sus ma­nos y su co­ra­zón em­pe­za­ron a pa­sar pa­cien­tes. Bueno, en reali­dad, ella nun­ca los lla­mó así: «Yo siem­pre los con­si­de­ré co­mo mis hi­jos adop­ti­vos. Es mu­cha la cer­ca­nía que tie­nes con ellos, los sien­tes un po­co co­mo tus hi­jos tam­bién. Da­te cuen­ta de que ade­más yo re­ci­bo a las fa­mi­lias en un mo­men­to muy de­li­ca­do. Aca­ban de te­ner al hi­jo so­ña­do y se en­cuen­tran con un via­je ines­pe­ra­do, con que no es lo que es­pe­ra­ban por una dis­ca­pa­ci­dad. En­ton­ces, to­ca des­cu­brir que ese via­je al­ter­na­ti­vo por la vi­da tam­bién pue­de ser ma­ra­vi­llo­so, que pue­de ha­ber tam­bién co­sas bue­nas, que no to­do va a ser ho­rri­ble», di­ce. Su com­pa­ñe­ro vi­tal, su ma­ri­do, al que co­no­ció un día de fies­ta en la ría de Mu­ros y del que ya no se se­pa­ró, so­lía de­cir­le que era po­si­ti­va su im­pli­ca­ción en el tra­ba­jo, pe­ro que aun­que con­si­de­ra­se que te­nía mu­chos hi­jos adop­ti­vos, se da­ría cuen­ta de que lo que sien­te una ma­dre es mu­cho más cuan­do ella lo fue­se.

Una vi­sión dis­tin­ta

Su ma­ri­do es­ta­ba en lo cier­to. Ma­ría di­ce que na­da la ha cam­bia­do más que con­ver­tir­se en ma­dre. La cam­bió per­so­nal­men­te. Pe­ro tam­bién en su tra­ba­jo. Lo cuen­ta, y la emo­ción se cuela en la en­tre­vis­ta: «Es que des­de que fui ma­dre, ha­ce ya quin­ce años, me di cuen­ta mu­cho más de mi pa­pel en el tra­ba­jo. De lo que po­día sen­tir otra ma­dre cuan­do le ha­bla­ba de su hi­jo. An­tes, di­ga­mos que ve­nía a tra­ba­jar, y lo ha­cía con ilu­sión y de­di­ca­ción, pe­ro cuan­do me mar­cha­ba pues me mar­cha­ba... aho­ra en­tien­do mi tra­ba­jo, con el que es­toy en­can­ta­da, un po­co co­mo al­go de 24 ho­ras», di­ce. Qui­zás por eso Ma­ría no pue­de de­jar de man­dar un men­sa­je de áni­mo, aun­que sea a des­ho­ra, a unos pa­dres que tie­nen a un hi­jo a pun­to de ope­rar­se. O to­da­vía se le po­ne un nu­do en la gar­gan­ta cuan­do vuel­ve con su men­te a aquel día do­lo­ro­sí­si­mo del 2015 en el que fa­lle­ció un ni­ño del cen­tro muy es­pe­cial pa­ra ella. Es ahí, cuan­do va a con­tar al­go real­men­te tris­te, cuan­do uno se da cuen­ta de su po­si­ti­vis­mo, de có­mo sa­be sa­car siem­pre blan­co del ne­gro: «Ese día uno de mis hi­jos se ha­bía ro­to va­rios de­dos y ade­más te­nía as­ma. Lle­ga- De «gran pre­mio» ca­li­fi­ca Ma­ría el he­cho de que la ha­yan nom­bra­do coor­di­na­do­ra de la uni­dad de desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co in­fan­til de Amen­cer-As­pa­ce, don­de tra­tan a ni­ños de 0 a 6 años con tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos o psi­co­mo­tri­ces, re­tra­sos ma­du­ra­ti­vos o diag­nós­ti­cos sin de­ter­mi­nar. Di­ce que es­te cen­tro, el más jo­ven de Amen­cer, es un sue­ño he­cho reali­dad. Y ahí si­gue. En él.

mos del hos­pi­tal ya por la no­che y me avi­sa­ron de que ha­bía fa­lle­ci­do ese ni­ño, y de que su ma­dre de­cía mi nom­bre. Qui­se ir y mi ma­ri­do, sin el que no po­dría ha­cer na­da de lo que ha­go por­que es un apo­yo vi­tal, se vino con­mi­go. Sa­bía lo im­por­tan­te que era. ¿Sa­bes qué me en­con­tré de vuel­ta a ca­sa? A mi hi­ja des­pier­ta en ca­ma y abra­zan­do a su her­mano, cui­dán­do­le en to­do mo­men­to pa­ra que es­tu­vie­se bien. ¿No es al­go real­men­te ma­ra­vi­llo­so?».

Ma­ría, que pa­ra la char­la da­do que apa­re­ce una de sus ni­ñas de Amen­cer y to­ca vol­ver al tra­ba­jo, di­ce que sus ma­nos son su prin­ci­pal he­rra­mien­ta. «Las ma­nos son lo me­jor que te­ne­mos, has­ta es al­go mi­la­gro­so to­do lo que po­de­mos ha­cer con ellas», afir­ma. Pe­ro se­ría cues­tión de pre­gun­tar a las fa­mi­lias a las que atien­de. Se­gu­ro que creen que, co­mo mí­ni­mo, tra­ba­ja tan­to con las ma­nos co­mo con el co­ra­zón.

Di­ce ella que to­dos, «ab­so­lu­ta­men­te to­dos», te­ne­mos ca­pa­ci­da­des y dis­ca­pa­ci­da­des

RA­MÓN LEI­RO

Ma­ría lle­va 21 años li­ga­da a Amen­cer-As­pa­ce y da cla­ses prác­ti­cas a es­tu­dian­tes de Fi­sio­te­ra­pia. SU «GRAN PRE­MIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.