El cu­ra es­tra­den­se que anun­cia los en­tie­rros y mi­sas a gol­pe de Fa­ce­book

Di­ce que la Igle­sia tie­ne que es­tar con las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra lle­gar a más gen­te

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - CAR­ME­LA LÓPEZ

Mien­tras al­gu­nos cu­ras ma­yo­res no aban­do­nan la so­ta­na y los más pro­gres uti­li­zan ves­ti­men­tas que no los di­fe­ren­cias del res­to de los mor­ta­les, Jo­sé Car­los Ma­to To­sar (A Es­tra­da, 1974) op­ta por un tér­mino me­dio: Vis­te tra­je os­cu­ro y al­za­cue­llo. Es el sa­cer­do­te que es­tá al fren­te de la Uni­dad Pas­to­ral in­te­gra­da por las cua­tro pa­rro­quias del mu­ni­ci­pio mu­gar­dés: San Ju­lián de Mu­gar­dos, San­tia­go de Fran­za, San Vi­cen­te de Meá y San Juan de Pi­ñei­ro.

Des­de muy pe­que­ño le lla­ma­ba el sa­cer­do­cio, pe­ro no in­gre­só en el se­mi­na­rio de San­tia­go has­ta los 21 años, «gra­cias a la me­dia­ción de sa­cer­do­tes que me ayu­da­ron a res­pon­der y ser fe­liz ante la lla­ma­da de Dios».

Tras seis me­ses en pa­rro­quias pe­que­ñas de la zo­na de A Es­tra­da, Jo­sé Car­los lle­gó a Mu­gar­dos y, con él, la apli­ca­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías y las re­des so­cia­les. Co­men­zó co­mu­ni­cán­do­se con sus fe­li­gre­ses a tra­vés de una pá­gi­na web, pe­ro des­de el 2014 ya casi no re­gis­tra ac­ti­vi­dad, por­que su lu­gar fue ocu­pa­do por el Fa­ce­book. En la ac­tua­li­dad tie­ne unos 800 se­gui­do­res y ca­da día se re­gis­tran va­rias in­cor­po­ra­cio­nes.

Con­do­len­cias

A tra­vés de es­te sis­te­ma anun­cia los en­tie­rros que tie­nen lu­gar en sus cua­tro pa­rro­quias, fa­ci­li­tan­do el nom­bre del fa­lle­ci­do, su lu­gar de re­si­den­cia y la ho­ra de las ac­tos fú­ne­bres. Su ini­cia­ti­va es muy bien aco­gi­da por sus se­gui­do­res, que apro­ve­chan el mis­mo me­dio pa­ra ha­cer pú­bli­cas sus con­do­len­cias a la fa­mi­lia y ex­pre­sar un DEP pa­ra el di­fun­to.

Pe­ro el Fa­ce­book del sa­cer­do­te Jo­sé Car­los no so­lo se nu­tre de de­fun­cio­nes y fu­ne­ra­les, sino que tam­bién pu­bli­ca los ac­tos re­li­gio­sos que se ce­le­bran ca­da día, las obras que se rea­li­zan en las pa­rro­quias, sus ges­tio­nes ante el Con­ce­llo, los men­sa­jes del Pa­pa, las cam­pa­ñas con­tra el aco­so es­co­lar e in­clu­so deja en­tre­ver los gus­tos mu­si­ca­les de su ti­tu­lar. Y es que, ade­más de te­mas clá­si­cos y re­li­gio­sos, el pá­rro­co tam­bién com­par­te ví­deos con can­cio­nes del mo­men­to, co­mo Per­dó­na­me, de Pablo Al­bo­rán; o Sú­be­me la ra­dio, de En­ri­que Igle­sias.

Su apues­ta por el Fa­ce­book tie­ne por ob­je­to lle­gar al ma­yor nú­me­ro de se­gui­do­res po­si­ble. «Si que­re­mos lle­gar a mu­chos si­tios, te­ne­mos que es­tar con las nue­vas tec­no­lo­gías, no nos po­de­mos con­ten­tar con co­mo se ha­cían las co­sas siem­pre», ma­ni­fies­ta, aña­dien­do que se tra­ta de una ven­ta­na que abre mu­chas po­si­bi­li­da­des. Jo­sé Car­los ca­li­fi­ca el Fa­ce­book co­mo «una pa­rro­quia vir­tual», y ase­gu­ra que, de es­te mo­do, gen­te que so­lo re­si­de en Mu­gar­dos du­ran­te las va­ca­cio­nes del ve­rano y Se­ma­na San­ta lo si­gue des­de Ma­drid y otras lo­ca­li­da­des del res­to de Es­pa­ña.

Con­tac­to con los ma­yo­res

Lo con­si­de­ra fun­da­men­tal, asi­mis­mo, pa­ra man­te­ner el con­tac­to per­ma­nen­te con sus fe­li­gre­ses que, por ra­zo­nes de edad o en­fer­me­dad, ya no pue­den sa­lir de ca­sa. «Siem­pre hay al­gún hi­jo o un nieto que los co­nec­ta con In­ter­net y, por ejem­plo, pue­den ver las fo­tos de có­mo se de­co­ró la igle­sia a la que acu­dió to­da la vi­da pa­ra una ce­le­bra­ción de­ter­mi­na­da», apos­ti­lla.

Pe­ro la ali­men­ta­ción del Fa­ce­book no es la úni­ca for­ma que tie­ne Jo­sé Car­los de lle­gar a sus fe­li­gre­ses, por­que, en una épo­ca en la que, por la fal­ta de vo­ca­cio­nes, en al­gu­nas zo­nas se re­du­je­ron las ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas, él, que vi­ve so­lo y se en­car­ga de las co­sas de su ca­sa, si­gue ofi­cian­do tres mi­sas a dia­rio de mar­tes a sá­ba­do y cua­tro los do­min­gos.

Res­pec­to al des­cen­so de los in­gre­sos en los se­mi­na­rios, el pá­rro­co de Mu­gar­dos ma­ni­fies­ta que «Dios si­gue lla­man­do a los jó­ve­nes. Siem­pre hay vo­ca­cio­nes, aun­que po­dría ha­ber más», pe­ro, a su mo­do de ver, hay in­con­ve­nien­tes que pue­den fre­nar que si­gan ade­lan­te.

Se re­fie­re a los fa­mi­lias que las obs­ta­cu­li­zan, al con­tra­rio de lo que ocu­rría an­tes, cuan­do te­ner un pa­rien­te cu­ra era un or­gu­llo. «A pe­sar de esos obs­tácu­los, mu­chos jó­ve­nes res­pon­den y des­pués los pa­dres es­tán con­ten­tos de te­ner un sa­cer­do­te», apos­ti­lla.

CÉ­SAR TOIMIL

Jo­sé Car­los Ma­to To­sar, en su des­pa­cho de la Uni­dad Pas­to­ral de Mu­gar­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.