«11866»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - Ali­cia Fer­nán­dez

Que es­ta­mos en un país de gol­fos, no hay du­da. Pe­ro aquí los po­lí­ti­cos ri­zan el ri­zo y ofen­den to­da­vía más con las ex­pli­ca­cio­nes o jus­ti­fi­ca­cio­nes: que a es­tas al­tu­ras Alí Ba­bá di­ga que no sa­bía que es­ta­ba con los 40 la­dro­nes de­be­ría ser otro de­li­to. Tam­po­co se ha­bla po­co del en­tra­ma­do de gran­des em­pre­sas que vi­ven en la im­pu­ni­dad, con nor­mas he­chas a su me­di­da, des­oyen­do in­clu­so a los tri­bu­na­les, san­gran­do a los ciudadanos. Ban­cos y eléc­tri­cas se lle­van la pal­ma, pe­ro hay más.

Ha­ce unos días, cuál es mi sor­pre­sa al ver la fac­tu­ra del te­lé­fono y ob­ser­var que por una lla­ma­da al 11866 me co­bra­ban más de sie­te eu­ros. Ante la cer­te­za de no ha­ber rea­li­za­do tal lla­ma­da, sos­pe­chan­do al­go ra­ro, bus­co en In­ter­net «11866 es­ta­fa» y me apa­re­cen 2.370 en­tra­das. Or­ga­ni­za­cio­nes y usua­rios ha­cen de­nun­cia pú­bli­ca de es­ta pre­sun­ta ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va que afec­ta a mi­les de per­so­nas. El mo­dus ope­ran­di con­sis­te en cap­tar lla­ma­das a tra­vés de un pri­mer nú­me­ro gra­tui­to que te de­ri­va al de pa­go o sim­ple­men­te per­so­nas a las que les apa­re­cen lla­ma­das sin ha­ber­las he­cho (es mi ca­so).

Pues­to al ha­bla con mi ope­ra­do­ra —R—, me di­cen que ellos se li­mi­tan a fac­tu­rar las lla­ma­das rea­li­za­das, a lo que con­tes­to que quién les da esa in­for­ma­ción y si co­no­cen las mi­les de de­nun­cias ha­cia ese nú­me­ro en par­ti­cu­lar.

Ante mi fir­me­za, me in­vi­tan a de­vol­ver la fac­tu­ra y que ya me co­mu­ni­ca­rán un nue­vo im­por­te. Días des­pués me fi­jan la can­ti­dad a pa­gar, des­con­tan­do esa lla­ma­da inexis­ten­te, lo cual me con­fir­ma que ellos co­no­cen per­fec­ta­men­te la si­tua­ción pe­ro no ha­cen na­da pa­ra pro­te­ger a sus clien­tes de esos abu­sos. A la Ad­mi­nis­tra­ción, ni se la es­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.