EU re­cla­ma­rá su ac­ta de con­ce­jal al vi­la­gar­ciano Mi­guel Al­ves tras ha­ber­lo ex­pul­sa­do de la for­ma­ción

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - R.E.

El con­se­llo po­lí­ti­co na­cio­nal de Es­quer­da Uni­da acor­dó el sá­ba­do, por una­ni­mi­dad, la ex­pul­sión de dos de sus mi­li­tan­tes en Vi­la­gar­cía: Mi­guel Al­ves y Ra­món Bueno. El pri­me­ro os­ten­ta un ac­ta de con­ce­jal en Vi­la­gar­cía; el se­gun­do es un mi­li­tan­te his­tó­ri­co que, si bien ya no ocu­pa car­gos en la or­ga­ni­za­ción, ha si­do du­ran­te años uno de sus pi­la­res en la ca­pi­tal arou­sa­na. Con es­ta me­di­da, EU pre­ten­de zan­jar la cri­sis desata­da en Vi­la­gar­cía a raíz de las diferencias sur­gi­das en el seno del gru­po mu­ni­ci­pal. Unas diferencias que se han tra­du­ci­do en que, en la prác­ti­ca, Mi­guel Al­ves ha­ya fun­cio­na­do co­mo un gru­po apar­te de los que eran sus com­pa­ñe­ros de si­glas.

Una vez acor­da­da la ex­pul­sión, el con­se­llo na­cio­nal de EU dis­po­ne

de unos días de pla­zo pa­ra co­mu­ni­car su de­ci­sión a los afec­ta­dos, que ayer no ha­bía re­ci­bi­do no­ti­fi­ca­ción al­gu­na. En to­do ca­so, Ru­bén Pé­rez, el res­pon­sa­ble de or­ga­ni­za­ción en Es­quer­da Uni­da, da­ba ayer por zan­ja­do es­te asun­to, pues­to que anun­ció que la for­ma­ción pro­ce­de­rá a «pe­dir a ac­ta de Mi­guel Al­ves». No pa­re­ce te­ner de­ma­sia­da con­fian­za en que es­te se va­ya a ir de la cor­po­ra­ción, pues­to que EU ba­ra­ja tam­bién «pe­dir o seu pa­so a con­ce­llei­ro non ads­cri­to de non di­mi­tir».

El con­flic­to, que es­tá de­san­gran­do

la or­ga­ni­za­ción en Vi­la­gar­cía des­de ha­ce me­ses, sur­gió de los con­ti­nuos en­con­tro­na­zos de Al­ves con Suso Ló­pez, el por­ta­voz del gru­po mu­ni­ci­pal. La for­ma de tra­ba­jar de es­te, que se­gún Al­ves rom­pe la di­ná­mi­ca asam­blea­ria con la que siem­pre ha­bía fun­cio­na­do la or­ga­ni­za­ción, desató una cri­sis que se es­ce­ni­fi­có, por pri­me­ra vez, en ju­lio del año pa­sa­do, cuan­do Al­ves se abs­tu­vo en la vo­ta­ción de una or­de­nan­za que co­se­chó el vo­to con­tra­rio de sus com­pa­ñe­ros, Je­sús Ló­pez y Ma­ría Mos­que­ra. Des­de en­ton­ces, la frac­tu­ra no ha he­cho más que acre­cen­tar­se, ali­men­ta­da por la len­ti­tud de re­fle­jos de­mos­tra­da por la or­ga­ni­za­ción pa­ra re­sol­ver el con­flic­to.

Nue­ve me­ses

El ca­mino que ha cul­mi­na­do, al me­nos de mo­men­to, con la ex­pul­sión de Mi­guel Al­ves y Ra­món Bueno, ha si­do tor­tuo­so y lar­go. Nue­ve me­ses ha tar­da­do EU en to­mar la de­ci­sión de ex­pul­sar a dos mi­li­tan­tes a los que ha des­au­to­ri­za­do pú­bli­ca­men­te en más de una oca­sión, a la par que se res­pal­da­ba la la­bor de los con­ce­ja­les Ló­pez y Mos­que­ra.

Ese es, pre­ci­sa­men­te, uno de los mo­ti­vos de que­ja de Mi­guel Al­ves: el apa­ra­to del par­ti­do nun­ca ha es­cu­cha­do sus ar­gu­men­tos, que son, di­ce, los de bue­na par­te de las ba­ses vi­la­gar­cia­nas.

Co­mo por­ta­voz mu­ni­ci­pal, Suso Ló­pez ha re­ci­bi­do el apo­yo de la di­rec­ción del par­ti­do

Mi­guel Al­ves en­tró a for­mar par­te de la cor­po­ra­ción tras la sa­li­da de Fajardo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.