El «cam­pa­nu» ca­yó en Xi­mon­de pe­ro se hi­zo es­pe­rar has­ta las 5 de la tar­de

El vi­gués Joa­quín Igle­sias pes­có el sal­món sal­va­je, de 4,23 ki­los, des­de Penedo Re­don­do, con cu­cha­ri­lla

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - O. P. AR­CA

De nue­vo fue Xi­mon­de quien dio el cam­pa­nu del Ulla. Pe­ro en es­ta oca­sión se hi­zo es­pe­rar. El vi­gués Joa­quín Igle­sias cap­tu­ró es­te ejem­plar de sal­món sal­va­je, que pe­só 4,23 ki­los y mi­dió 75 cen­tí­me­tros a las 16.45 ho­ras: «Por la ma­ña­na fue bas­tan­te du­ro, no se pre­veían mu­chas cap­tu­ras. Nos fui­mos a co­mer y ha­cia las cua­tro vol­vi­mos, re­la­ja­dos», por­que pa­re­cía que la suer­te de ha­ber lo­gra­do el nú­me­ro 1 en el sor­teo y po­der ele­gir Xi­mon­de no se iba a co­rres­pon­der con el an­sia­do pre­mio. Pe­ro Igle­sias vio li­bre el co­no­ci­do pues­to de Penedo Re­don­do –«no lo to­ca­ra en to­do el día»– , y allá se di­ri­gió a pro­bar for­tu­na: «Lan­cé con una cu­cha­ri­lla do­ra­da, y ha­cia aba­jo na­da. Así que lan­cé ha­cia el cho­rro, y al ter­cer lan­ce lo cla­vé. Lo sa­qué rá­pi­do, a mano por­que no te­nía sa­ca­de­ra, pe­ro sin pro­ble­mas: uno tie­ne sus años, así que ac­tué con bas­tan­te tran­qui­li­dad». No es el pri­mer ejem­plar que se lle­va del Ulla: en el 2012 se lle­vó un sal­món de 6,2 ki­los, pe­ro lo pes­có en Sin­de. Co­mo ayer, Igle­sias –es­ti­ba­dor en el puer­to de Vi­go– ha­bía acu­di­do jun­to a sus com­pa­ñe­ros de la so­cie­dad de pes­ca Ci­troën PSA. Aun­que lle­va to­da la vi­da pes­can­do, con­fie­sa que no es asi­duo al sal­món: «Es al­go es­po­rá­di­co, so­lo cuan­do sa­ca­mos nú­me­ros in­tere­san­tes en los sorteos. Soy más de mar», con par­ti­ci­pa­cio­nes en el Cam­peo­na­to de España de cor­cheo­mar, y pre­sen­cia en el Eu­ro­peo.

De­gus­ta­ción en fa­mi­lia

Joa­quín Igle­sias da­rá cuen­ta con su fa­mi­lia del ejem­plar sa­li­do ayer de las aguas del Ulla: «La ver­dad es que el an­te­rior lo re­par­ti­mos, y lo pro­bé cuan­do ya ca­si no me que­da­ba en ca­sa: y la ver­dad es que es­ta­ba ex­qui­si­to». Con ese pre­ce­den­te, se des­mar­có an­tes de ini­ciar la jor­na­da de la idea de sus com­pa­ñe­ros de de­vol­ver al río las pie­zas que pu­die­ran cap­tu­rar: «Yo res­pe­to que pes­quen sin muer­te, pe­ro ya les di­je que ha­bía pa­ga­do el co­to, y que si pes­ca­ba me lo iba a co­mer con mi fa­mi­lia». Así que se­rá su es­po­sa la en­car­ga­da de co­ci­nar la pie­za, por­que Joa­quín ad­mi­te que es más de ca­ñas que de fo­go­nes. Se­rá una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra am­pliar una de­gus­ta­ción que se que­dó muy es­ca­sa en el año 2012.

M. SOU­TO

Joa­quín Igle­sias lo­gró un ejem­plar sal­va­je, de 4,23 ki­los de pe­so y una lon­gi­tud de 75 cen­tí­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.