Re­vi­san­do la vis­ta a lo lar­go de 3.300 ki­ló­me­tros

Fue una de las ele­gi­das pa­ra via­jar a Ma­rrue­cos, don­de exa­mi­nó a 764 per­so­nas de po­bla­cio­nes sin re­cur­sos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RI­NA SANTALÓ

A la ter­ce­ra va la ven­ci­da. El pro­ver­bio se adap­ta co­mo un guan­te a la ex­pe­rien­cia que vi­vió Ve­ró­ni­ca Al­fon­sín la pa­sa­da Se­ma­na San­ta. La óp­ti­ca pon­te­ve­dre­sa pu­do dis­fru­tar de una vie­ja as­pi­ra­ción gra­cias al tra­ba­jo que desa­rro­lla en la fran­qui­cia que Alain Af­fle­lou tie­nen en Vilagarcía: via­jar a Ma­rrue­cos pa­ra re­vi­sar la vis­ta de 764 per­so­nas de pe­que­ñas po­bla­cio­nes del país. «Es el ter­cer año que me ano­ta­ba y por fin hu­bo suer­te. En ca­da oca­sión van seis per­so­nas de los 320 cen­tro que hay en Es­pa­ña», ex­pli­ca Ve­ró­ni­ca, que es­tá desean­do ser la per­so­na del gru­po de es­te año que re­pi­ta pa­ra el pró­xi­mo. «Siem­pre vuel­ve uno de la edi­ción an­te­rior pa­ra po­der ser­vir de re­fe­ren­cia al res­to del equi­po», se­ña­la. ¿Los re­qui­si­tos? Te­ner la ca­rre­ra de Óp­ti­ca, car­né de con­du­cir y mu­chas ga­nas de lan­zar­se a re­co­rrer 3.300 ki­ló­me­tros en una se­ma­na.

El re­co­rri­do

Ve­ró­ni­ca Al­fon­sín y otros cin­co óp­ti­cos par­tie­ron de Ma­drid a Al­ge­ci­ras, pa­ra co­ger des­de allí un bar­co has­ta Ma­rrue­cos y con­ti­nuar un via­je que les lle­vó a re­co­rrer los pue­blos de Douar Si­fa, Ta­mar­na, Ah­bi­bat y Gla­gla. «Fue­ron cua­tro días de re­vi­sio­nes y el res­to de des­pla­za­mien­tos», in­di­ca Ve­ró­ni­ca. Las jor­na­das fue­ron in­ten­sas, apro­ve­chan­do to­das las ho­ras de luz. Co­men­za­ban las ob­ser­va­cio­nes a las 9.00 ho­ras y las pro­lon­ga­ban has­ta las 18.30 o las 19.00 ho­ras. Vis­to un pue­blo, pa­sa­ban al si­guien­te.

De las 764 re­vi­sio­nes rea­li­za­das, 541 con­clu­ye­ron con preins­crip­ción de ga­fas. To­da una sor­pre­sa pa­ra el jo­ven equi­po. «De to­das las per­so­nas a las que se le en­via­rán, cer­ca de la mi­tad lo ha­rán con una gra­dua­ción muy ele- con­cre­ta Ve­ró­ni­ca.

La par­te más du­ra pa­ra la pon­te­ve­dre­sa y sus com­pa­ñe­ros fue la re­vi­sión de las 223 per­so­nas res­tan­tes. La mi­tad de ellas no re­ci­bie­ron pres­crip­ción de ga­fas por­que son ca­sos en los que su­fren de­for­ma­cio­nes cor­nea­les, oca­sio­na­das por el re­fle­jo del sol en la are­na; o en­fer­me­da­des vin­cu­la­das con una dia­be­tes muy al­ta, co­mo el glau­co­ma o la re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca. «A pe­sar de que no pu­di­mos ha­cer na­da por ellos, su agra­de­ci­mien­to si­gue sien­do enor­me», se­ña­la Ve­ró­ni­ca. Ma­ti­za tam­bién que re­ci­bi­rán unas ga­fas de sol «con las que pro­te­ger unos ojos que, de­bi­do a es­tas en­fer­me­da­des, se vuel­ven más sen­si­bles».

El agra­de­ci­mien­to es la sen­sa­bién ción con la que se que­da Ve­ró­ni­ca: «Es gran­dí­si­mo. Y eso ha­ce que el tra­ba­jo sea muy gra­ti­fi­can­te, vuel­ves con la sen­sa­ción de ha­ber pues­to tu gra­ni­to de are­na».

In­mer­sión

En­tre unas re­vi­sio­nes y otras, pa­ra las que ela­bo­ra­ron una ca­de­na de tra­ba­jo en la cual ro­ta­ban de ta­rea ca­da trein­ta pa­cien­tes, tu­vie­ron tiem­po pa­ra su­mer­gir­se en la vi­da de los pue­blos que vi­si­ta­ban. Te­nían dos pau­sas. En la pri­me­ra, de quin­ce mi­nu­tos, to­ma­ban un té. En la se­gun­da, de trein­ta mi­nu­tos, co­mían en una de las ca­sas del pue­blo. «Al­mor­zá­ba­mos con los hom­bres, por­que cuan­do hay in­vi­ta­dos las mu­je­res lo ha­cen en otro si­tio. Tam­va­da», lo ha­cía­mos des­cal­za­dos y sin cu­bier­tos», cuen­ta so­bre la ex­pe­rien­cia de in­te­gra­ción.

Las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra re­vi­sar la vis­ta se las en­con­tra­ron, pre­ci­sa­men­te, con bue­na par­te de las mu­je­res. «Co­lo­car­les las ga­fas a las que vis­ten con ni­cab —ve­lo que so­lo de­ja los ojos al des­cu­bier­to— fue una odi­sea». «Al te­ner úni­ca­men­te los ojos a la vis­ta tu­vi­mos que ser bas­tan­te pru­den­tes».

El per­can­ce

Al vehícu­lo en el que par­tió el equi­po de Alain Af­fle­lou te­nía que se­guir­le otro con par­te del equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer las re­vi­sio­nes. Se ave­rió en Ma­rrue­cos y las ins­ti­tu­cio­nes lo man­da­ron de vuel­ta a Es­pa­ña. «El óp­ti­co de allí que nos acom­pa­ñó du­ran­te el via­je y nos sir­vió de tra­duc­tor tu­vo que con­tac­tar con otro pa­ra pe­dir­le que nos pres­ta­ra al­gu­nos apa­ra­tos. Aun­que eran más ru­di­men­ta­rios que los que no­so­tros lle­vá­ba­mos, nos per­mi­tie­ron se­guir ade­lan­te», in­di­ca Ve­ró­ni­ca.

Tam­bién es­tu­vie­ron acom­pa­ña­dos de la aso­cia­ción El de­sier­to de los ni­ños, cu­yos miem­bros ejer­cie­ron de in­ter­me­dia­rios con la gen­te de los pue­blos que fue­ron vi­si­tan­do. Tra­ba­jan con ellos des­de ha­ce sie­te años, sien­do los en­car­ga­dos de trans­por­tar pró­xi­ma­men­te las ga­fas con la gra­dua­ción fi­ja­da por Ve­ró­ni­ca y sus com­pa­ñe­ros. Con un po­co de suer­te, a la ter­ce­ra va la ven­ci­da y a la cuar­ta se man­tie­ne.

MÓ­NI­CA IRAGO

«Es un tra­ba­jo muy gra­ti­fi­can­te, vuel­ves con la sen­sa­ción de ha­ber pues­to tu gra­ni­to de are­na», se­ña­la la jo­ven pon­te­ve­dre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.