Bo­ca­dos de Ga­li­cia ma­ri­da­dos con un buen té

Es­ta arou­sa­na lan­za un re­to a los aman­tes de la gas­tro­no­mía: es­ta­ble­cer alian­zas en­tre co­mi­da e in­fu­sión

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - EL FACTOR HUMANO - RO­SA ES­TÉ­VEZ

Laura Ro­drí­guez es su­mi­ller. Pe­ro no es una su­mi­ller cual­quie­ra: lo su­yo es el té. Cre­ció en una ca­sa en la que es­ta in­fu­sión siem­pre es­tu­vo en el am­bien­te. Ha­ce unos años, cuan­do des­cu­brió que la in­for­má­ti­ca con­ta­ble no era lo su­yo, de­ci­dió dar rien­da suel­ta a su pa­sión por un bre­ba­je que si­gue sien­do un gran des­co­no­ci­do en Ga­li­cia. Así que le­yó y le­yó —y si­gue le­yen­do—, pro­bó y pro­bó, y aca­bó en la aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal de maes­tros del té, don­de ob­tu­vo su tí­tu­lo de su­mi­ller. Aho­ra, jun­to con sus com­pa­ñe­ros del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Té de Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Za­ra­go­za y Ali­can­te, se ha em­bar­ca­do en la or­ga­ni­za­ción de la Tea Mas­ters Cup, «la com­pe­ti­ción más pres­ti­gio­sa den­tro del mun­do del té», que se ce­le­bra­rá en Za­ra­go­za el 6 de ju­nio.

«En nues­tro país, de mo­men­to, no hay de­ma­sia­da cul­tu­ra del té. Así que, pa­ra es­te pri­mer cer­ta­men, he­mos de­ci­di­do or­ga­ni­zar una prue­ba de tea pa­ra­ining o ma­ri­da­je de té con al­gún pro­duc­to de nues­tra gas­tro­no­mía», re­la­ta. Cual­quie­ra pue­de asu­mir ese re­to. «Es una in­vi­ta­ción abier­ta a los apa­sio­na­dos de la gas­tro­no­mía o del té», ex­pli­ca.

¿De­ma­sia­do com­pli­ca­do?

Se nos an­to­ja una prue­ba har­to com­pli­ca­da. «¿Tú crees?», pre­gun­ta Laura, son­rien­do. «En los paí­ses asiá­ti­cos usan el té en co­ci­na co­mo no­so­tros usa­mos el vino. Yo no creo que sea tan com­pli­ca­do». Por­que, ade­más, lo que se pre­mia es la ar­mo­nía, la bue­na unión. «No hay por qué pre­pa­rar un pla­to com­pli­ca­do ni na­da por el es­ti­lo. De lo que se tra­ta es de es­co­ger un té en­tre los que no­so­tros va­mos a proponer, y ma­ri­dar­lo con un pe­que­ño bo­ca­do que no tie­ne que ser sú­per ela­bo­ra­do ni mu­cho me­nos. Pue­de ser un que­so, un pro­duc­to de re­pos­te­ría, al­go sa­la­do...».

Echa­mos mano de ecos li­te­ra­rios y nos ima­gi­na­mos en una me­sa, sen­ta­dos an­te una humean­te ta­za de té y una fuente de em­pa­re­da­dos de pe­pino. ¿Eso cuen­ta co­mo ma­ri­da­je? «Los in­gle­ses to­man el té acom­pa­ña­do tan­to de ese ti­po de sánd­wi­ches co­mo de bo­llos de cre­ma y man­te­qui­lla. El té se pue­de ma­ri­dar con mu­chas co­sas. Cla­ro que, pa­ra par­ti­ci­par, es ne­ce­sa­rio te­ner unos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de gas­tro­no­mía y de té».

Cuen­ta Laura, que ya lle­va tiem­po ha­cien­do apos­to­la­do de es­ta be­bi­da en Ga­li­cia, que ya hay «al­gu­nos si­tios» en nues­tro país en los que han pro­ba­do a ma­ri­dar té con pro­duc­tos lo­ca­les. Y es que, has­ta pa­ra eso, nues­tra des­pen­sa atlán­ti­ca es una ma­ra­vi­lla. «La gas­tro­no­mía ga­lle­ga tie­ne un mon­tón de po­si­bi­li­da­des de ma­ri­da­je con el té». ¿Por ejem­plo?. La pre­gun­ta se que­da sin res­pues­ta. «¡No pue­do dar pis­tas!», re­pli­ca la su­mi­ller. «Pe­ro so­lo hay que mi­rar y ver que en nues­tros ma­res hay un mon­tón de pro­duc­tos es­tu­pen­dos, nues­tras car­nes son es­tu­pen­das, y has­ta los pro­duc­tos que crecen en nues­tra tie­rra son fe­no­me­na­les. So­lo hay que pa­rar­se un po­co, in­ves­ti­gar qué es lo que me­jor ca­sa con los tés que se van a en­viar». Cons­cien­tes de que en Es­pa­ña dis­ta­mos bas­tan­te de ser ex­per­tos en la pre­pa­ra­ción de ta­zas de té per­fec­tas, en esos pa­que­tes pa­ra la ex­pe­ri­men­ta­ción se en­via­rá tam­bién una guía so­bre có­mo de­be ser pre­pa­ra­da ca­da in­fu­sión.

Rein­ven­tar la co­ci­na

«La gas­tro­no­mía ga­lle­ga es­tá en un mo­men­to es­plén­di­do. Y es­ta es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar su ver­sa­ti­li­dad», ra­zo­na Laura. «Aho­ra la ten­den­cia es la rein­ven­ción de la co­ci­na a tra­vés de las nue­vas crea­cio­nes, fru­to de la in­ves­ti­ga­ción y la ex­pe­ri­men­ta­ción, pe­ro man­te­nien­do la tra­di­ción, y en es­te re­to apa­re­ce to­do ello», re­cal­ca. Y es que, aun­que el té pue­da pa­re­cer­nos exó­ti­co — que cier­ta­men­te al­go de eso tie­ne—, es tam­bién la se­gun­da be­bi­da más con­su­mi­da en el mun­do, so­lo por de­trás del agua. Y en Ga­li­cia no pa­ra de ga­nar adep­tos, tal y co­mo Laura com­prue­ba a dia­rio des­de de­trás del mos­tra­dor de su tien­da de in­fu­sio­nes y com­ple­men­tos pa­ra to­mar el té.

Y es que es­te pro­duc­to abre una puer­ta a to­do ti­po de ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les que ca­da vez atraen a un nú­me­ro ma­yor de «tea lo­vers». ¿Sal­drá de en­tre ellos el ga­na­dor del Tea Mas­ters Cup de es­te año? El tiem­po lo di­rá. «Es­te es el pri­mer año que or­ga­ni­za­mos es­ta prue­ba. Es­ta­mos em­pe­zan­do el ca­mino y es­pe­ra­mos ir cre­cien­do po­co a po­co», di­ce, for­mu­lan­do un de­seo, la su­mi­ller de té.

El Tea Mas­ters Cup es un con­cur­so abier­to a to­do el mun­do; so­lo ha­ce fal­ta buen gus­to

Es­ta es, di­ce, una gran oca­sión pa­ra de­mos­trar la ver­sa­ti­li­dad del pro­duc­to gallego

M.F.

Laura Ro­drí­guez for­ma par­te del Ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción del té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.