El Con­ce­llo de­man­da a los hos­te­le­ros de La­lín más ri­gor en el cum­pli­mien­to de los ho­ra­rios de cie­rre

El ne­go­cio de mo­bi­lia­rio de co­ci­nas se ce­rró ca­si de in­me­dia­to

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - JA­VIER BE­NI­TO

Mien­tras la Ope­ra­ción Kit­chen pues­ta en mar­cha por la Guar­dia Ci­vil con­ti­núa abier­ta, el em­pre­sa­rio de La­lín de­te­ni­do por un pre­sun­to de­li­to de es­ta­fa y fal­se­dad do­cu­men­tal ce­rró ca­si de in­me­dia­to el ne­go­cio de mo­bi­lia­rio de co­ci­nas. Pe­ro ade­más las que­jas de al­gu­nos de los vein­ti­nue­ve afec­ta­dos con­tras­ta­dos por el mo­men­to an­te la res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra que otor­ga­da los créditos al ou­ren­sano O. O. R. sin su au­to­ri­za­ción tam­bién han sur­ti­do efec­to.

Uno de los afec­ta­dos con­fir­ma­ba ayer que ha­bía re­ci­bi­do en días pa­sa­dos un in­gre­so pró­xi­mo a los 600 eu­ros por par­te de Evo Fi­nan­ce. Es­te la­li­nen­se fue uno de los que de­nun­ció an­te la Guar­dia Ci­vil los he­chos pos­te­rior­men­te in­ves­ti­ga­dos y que su­pu­sie­ron la de­ten­ción del em­pre­sa­rio. Ha­bía que­da­do en li­ber­tad con car­gos, con com­pa­re­cen­cias ca­da día 1 y 15 del mes en el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 2 de La­lín.

El ou­ren­sano O. O. R. con­se­guía fi­nan­cia­ción pa­ra la ac­ti­vi­dad de su fir­ma de mue­bles de co­ci­na, Ro­de­za, a tra­vés de créditos que cur­sa­ba per­so­nal­men­te a nom­bre de clien­tes usur­pan­do su iden­ti­dad pa­ra tra­mi­tar­los. Al­guno de los afec­ta­dos se per­ca­tó de su exis­ten­cia al com­pro­bar el pa­go de cuo­tas en su cuen­ta ban­ca­ria so­bre los que des­co­no­cía su cau­sa. El em­pre­sa­rio lo­gra­ba con esos prés­ta­mos di­ne­ro en efec­ti­vo, en un pro­ce­so de ro­ta­ción don­de al pa­re­cer no lo­gra­ba lu­cro per­so­nal. Tras tra­mi­tar el cré­di­to y lo­grar di­ne­ro, una vez te­nía fon­dos por otra vía, pro­ce­día a su can­ce­la­ción.

Apro­ve­cha­ba la do­cu­men­ta­ción dis­po­ni­ble en Ro­de­za pa­ra cur­sar las so­li­ci­tu­des de prés­ta­mos a tra­vés de In­ter­net, cam­bian­do di­rec­cio­nes y nú­me­ros de te­lé­fono pa­ra ser el quien re­ci­bía las lla­ma­das de po­si­bles com­pro­ba­cio­nes. Las cuan­tías de los prés­ta­mos no su­pe­ra­ban los 6.000 eu­ros y evi­tar un ma­yor con­trol an­tes de su con­ce­sión.

El afec­ta­do que aho­ra ha co­bra­do esos ca­si 600 eu­ros de cuo­tas abo­na­das en esos créditos frau­du­len­tos se con­gra­tu­ló de que Evo Fi­nan­ce aten­die­se su re­cla­ma­ción. Cree que ha­ber sal­ta­do a la opi­nión pú­bli­ca su la­xi­tud en el con­trol de los prés­ta­mos mo­ti­vó la de­vo­lu­ción y evi­tar dar una ma­la ima­gen.

RO­BER AMA­DO

La se­de de Ro­de­za en la ca­pi­tal de­za­na es­tá ce­rra­da y las cris­ta­le­ras ta­pa­das con pa­pel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.