Ro­bots que en­se­ñan a tra­ba­jar en equi­po

Es­tu­dian­tes de se­gun­do de ESO han ga­na­do el pre­mio al ro­bot más ori­gi­nal en un cer­ta­men de la UVI

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - EL FACTOR HUMANO - RO­SA ES­TÉ­VEZ

¿Qué tie­nen en co­mún un oso pan­da, un co­ne­jo y un ra­tón? Pues que esos ani­ma­les fue­ron ele­gi­dos por los alum­nos de se­gun­do de la ESO del ins­ti­tu­to Cas­tro Alo­bre (Vi­la­gar­cía) pa­ra cus­to­mi­zar los ro­bots con los que par­ti­ci­pa­ron en un con­cur­so or­ga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad de Vi­go. Es­tos ani­ma­les, de piel de go­ma eva y es­truc­tu­ra ro­bó­ti­ca, par­ti­ci­pa­ron el pa­sa­do vier­nes en dos du­ras prue­bas en las cua­les tu­vie­ron que tum­bar unas la­tas de re­fres­co va­cías, pri­me­ro, y se­guir un ca­mino pre­fi­ja­do sin sa­lir­se de la ra­ya mar­ca­da en el sue­lo, des­pués. So­lo el co­ne­jo pre­sen­ta­do por el equi­po Bugs (en ho­me­na­je a los mos­qui­tos que pro­vo­ca­ban fa­llos in­for­má­ti­cos en los pri­me­ros or­de­na­do­res) con­si­guió co­lar­se en la fi­nal. Eso sí, el oso pan­da di­se­ña­do por el equi­po Hal­co­nes 3.0 lo­gró ha­cer­se con el pre­mio al ro­bot más crea­ti­vo.

Aun­que los pre­mios, en es­te ca­so, son lo de me­nos. Al me­nos, así lo cuen­ta Su­sa­na Ou­bi­ña, la pro­fe­so­ra de Pro­gra­ma­ción. Ella ha si­do la res­pon­sa­ble de em­bar­car a do­ce alum­nos de se­gun­do de la ESO, y a otros do­ce de Ba­chi­lle­ra­to, en una aven­tu­ra que tar­da­rán en ol­vi­dar. Por­que en esa sin­gla­du­ra han apren­di­do mu­chas co­sas. Lo re­su­me en una so­la frase Die­go, uno de los miem­bros del equi­po Los Jerry, así lla­ma­do en ho­me­na­je al ve­loz ra­tón que huía de las ga­rras del ga­to Tom. «He­mos apren­di­do com­pa­ñe­ris­mo», di­ce. Y un mur­mu­llo si­gue a su afir­ma­ción. «Tie­nes que lle­var­te bien con tus com­pa­ñe­ros, ha­blar con ellos, pa­ra que el pro­gra­ma es­té bien he­cho. Si ca­da uno ha­ce lo que le da la ga­na, al fi­nal es un caos», ra­zo­nan los cha­va­les, to­mán­do­le la de­lan­te­ra a mu­chos adul­tos. ¿En qué con­sis­te?. Los alum­nos te­nían que pro­gra­mar y tu­near ro­bots pa­ra con­se­guir que rea­li­za­sen, en el me­nor tiem­po po­si­ble, dos prue­bas.

La em­ba­ja­da. Del Cas­tro Alo­bre par­ti­ci­pa­ron tres equi­pos de la ESO y otros tres de Ba­chi­lle­ra­to. Los Hal­co­nes 3.0 se lle­va­ron el pre­mio al ro­bot más crea­ti­vo

Su­sa­na, la pro­fe­so­ra, los de­ja ha­blar. Es su mo­men­to, su vic­to­ria. A ellos les to­ca ser pro­ta­go­nis­tas, di­ce. Lue­go, en un apar­te, re­co­no­ce que la ro­bó­ti­ca tie­ne mu­chas co­sas bue­nas. Y no so­lo por los co­no­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos que pue­dan ad­qui­rir los alum­nos. «Es una he­rra­mien­ta pa­ra mo­ti­var­los y en­se­ñar­les cien­cias, len­gua o in­glés, de una for­ma di­fe­ren­te». Ade­más, cla­ro es­tá, de to­dos esos va­lo­res de tra­ba­jo en equi­po, coor­di­na­ción y res­pon­sa­bi­li­dad de los que ha­blan los es­tu­dian­tes.

Por­que los cha­va­les que te­ne­mos de­lan­te han si­do «muy cum­pli­do­res», y han sa­cri­fi­ca­do mu­chas tar­des pa­ra con­se­guir di­se­ñar los me­jo­res pro­gra­mas pa­ra sus ro­bots. «Bueno, es que es­tos chi­cos fue­ron ele­gi­dos. La ro­bó­ti­ca es al­go fan­tás­ti­co, pe­ro es muy ca­ra. Ca­da uno de los ro­bots con los que tra­ba­ja­ron es­tos equi­pos cues­ta unos cien eu­ros; por la Uni­ver­si­dad de Vi­go los con­se­gui­mos por 55, y los pa­gó el ins­ti­tu­to», ex­pli­ca­ba Su­sa­na Ou­bi­ña. Así que, co­mo no po­dían par­ti­ci­par to­dos los es­tu­dian­tes en el con­cur­so, hi­zo un sor­teo pa­ra ele­gir a los que iban a par­ti­ci­par en el cer­ta­men. Les pi­dió se­rie­dad y com­pro­mi­so, «y se por­ta­ron, va­ya si se por­ta­ron». Ho­ras ex­tra por la tar­de y mu­cho dar­le a la ca­be­za pa­ra afi­nar los pro­gra­mas pa­ra sus ro­bots.

«La ver­dad es que han he­cho un gran tra­ba­jo», cuen­ta Su­sa­na. Ella se li­mi­tó a guiar­los. «Cuan­do al­go no fun­cio­na­ba me de­cían, ¿por qué no sa­le? Yo les de­cía: pien­sa. Y pen­sa­ron, va­ya si pen­sa­ron». Si­guen ha­cién­do­lo, por­que el con­cur­so ha aca­ba­do, pe­ro ellos si­guen que­rien­do me­jo­rar sus cria­tu­ras ro­bó­ti­cas. Y eso que nin­guno tie­ne pre­vis­to ex­plo­rar pro­fe­sio­nal­men­te ese cam­po. «Yo, más bien, to­do lo con­tra­rio», di­ce Wen­ces­lao, Uve pa­ra sus com­pa­ñe­ros. ¿Y qué es lo con­tra­rio de ro­bó­ti­ca? «Bio­lo­gía», con­tes­ta con la se­gu­ri­dad de un cha­val que no ha lle­ga­do a los quin­ce años.

Pe­ro es que es­tos ra­pa­ces tie­nen mu­chas co­sas cla­ras. En la prue­ba, ce­le­bra­da en la Es­co­la da In­xe­ne­ría In­dus­trial de Vi­go, se or­ga­ni­za­ron a la per­fec­ción, sin ayu­da. Se re­par­tie­ron las ta­reas, co­mo ya ha­bían he­cho en la pre­pa­ra­ción del con­cur­so, y de­mos­tra­ron un gran tem­ple. «Cuan­do so­lo uno de los tres gru­pos pa­só a la fi­nal se re­agru­pa­ron y pa­sa­ron a re­pre­sen­tar to­dos al co­le­gio. In­ter­cam­bia­ron pro­gra­mas y tra­ba­ja­ron co­mo si fue­ran un úni­co equi­po», cuen­ta la pro­fe­so­ra.

A to­dos, vol­ver­se sin más pre­mio que el de crea­ti­vi­dad les su­po a po­co. Y eso que su aven­tu­ra ten­drá re­per­cu­sio­nes, y de las bue­nas, en el ins­ti­tu­to. Por­que los ro­bots con los que tra­ba­ja­ron se que­da­rán en el cen­tro. Su­ma­dos a los otros tres del equi­po de pri­me­ro de Ba­chi­lle­ra­to, son seis pie­zas que per­mi­ti­rán, a los fu­tu­ros es­tu­dian­tes de pro­gra­ma­ción y ro­bó­ti­ca, se­guir avan­zan­do.

MÓ­NI­CA IRAGO

Die­go, Wen­ces­lao, Pe­dro, Nés­tor, Álex, Ya­go, Car­la, Ne­li, Nuria, Lei­re, Marta y Ta­nia son los in­te­gran­tes de los tres equi­pos de la ESO que, ca­pi­ta­nea­dos por la pro­fe­so­ra Su­sa­na Ou­bi­ña, han lo­gra­do traer­se a Vi­la­gar­cía un pre­mio de la Uni­ver­si­dad de Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.