Va­len­ti­na Díaz di­ce que O Men­cer am­plia­rá au­las pa­ra ni­ños en un lo­cal anexo al ac­tual

El Con­ce­llo re­vi­sa­rá las ins­ta­la­cio­nes con­ti­guas que po­drían re­for­mar­se es­te ve­rano

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - AME­LIA FE­RREI­ROA LALÍN / LA VOZ

Vi­ve el vo­lun­ta­ria­do des­de pe­que­ña qui­zás, en bue­na me­di­da, por el he­cho de que su pa­dre tra­ba­jó va­rios años en pro­yec­tos de la FAO (Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra) y es­tre­chó con­tac­to con cru­das reali­da­des co­mo la vi­vi­da años atrás en Mo­zam­bi­que. Va­len­ti­na Díaz Ya­co­baz­zo (Montevideo-Uru­guay), que lle­va vi­vien­do en Lalín con su ma­ri­do y sus dos hi­jos des­de me­dia­dos del 2010, con­ti­núa cen­tran­do bue­na par­te de su tra­ba­jo y es­fuer­zo en la ayu­da a los de­más; en es­te ca­so en los ni­ños del Co­le O Men­cer en el que se les brin­da apo­yo ex­tra­es­co­lar. —¿Có­mo sur­gió to­do es­to? —Real­men­te yo co­men­cé a rea­li­zar vo­lun­ta­ria­do en la Aso­cia­ción O Men­cer en el área de ali­men­tos. Ahí fue don­de co­no­cí a La­la Gar­cía-Por­ti­llo, y con ella co­mo coor­di­na­do­ra, co­men­za­mos a dar­le for­ma al pro­yec­to de es­te co­le. Con to­da la ge­ne­ro­si­dad y apo­yo de nues­tros com­pa­ñe­ros de O Men­cer que nos per­mi­tie­ron usar las ins­ta­la­cio­nes en el lo­cal de ali­men­tos ini­cia­mos es­te ca­mino. Ob­via­men­te to­dos éra­mos cons­cien­tes de que no era el me­jor si­tio pa­ra com­bi­nar las cla­ses con los ni­ños y con la en­tre­ga de ali­men­tos a las fa­mi­lias, pe­ro no dis­po­nía­mos de otro lu­gar. Fi­nal­men­te el con­ce­llo pu­so a nues­tra dis­po­si­ción es­tas ins­ta­la­cio­nes que es­tán fren­te del CEIP Xe­sús Gol­mar, nos mu­da­mos y es don­de es­ta­mos fun­cio­nan­do ac­tual­men­te. —¿Atien­den ni­ños de to­das las eda­des?

—Es pre­ci­so co­men­tar que es un co­le en el que se atien­den a los cha­va­les cu­yos pa­dres es­tán den- tro del pro­gra­ma de O Men­cer ya que allí fue don­de se ges­tó el pro­yec­to, fue don­de to­ma­mos con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de po­ner en mar­cha es­te ti­po de ayu­da. El cen­tro fun­cio­na pues con ni­ños a par­tir de los 3 años has­ta chi­cos de 18 años. En las ins­ta­la­cio­nes se im­par­ten cla­ses de las di­fe­ren­tes asig­na­tu­ras y se les brin­da to­do el apo­yo que ne­ce­si­tan a la ho­ra de ha­cer los de­be­res. El cen­tro es­tá abier­to siem­pre por las tar­des, de lu­nes a vier­nes. —¿Qué cam­bió des­de aquel pri­mer cur­so de apo­yo que pu­sie­ron en mar­cha?

—Creo que la es­cue­la evo­lu­cio­nó mu­cho y muy rá­pi­do a me­di­da que he­mos ido de­tec­tan­do las di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des. Fui­mos in­cor­po­ran­do ini­cia­ti­vas se­gún se pre­sen­ta­ron de­man­das con­cre­tas que de­tec­ta­mos.

—¿Por ejem­plo?

—Pues co­men­za­mos a tra­ba­jar en el área de la salud con la pues­ta en mar­cha de re­vi­sio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de Esther Cortés, e in­ten­ta­mos fi­nan­ciar si es ne­ce­sa­rio la co­lo­ca­ción de ga­fas. Tam­bién se lle­van a ca­bo re­vi­sio­nes den­ta­les y tra­ta­mien­tos no cu­bier­tos por la Se­gu­ri­dad So­cial, y to­do es­to es po­si­ble tam­bién gra­cias a la doc­to­ra Ma­ría Fon­tán y su equi­po que nos han ayu­da­do des­de el mi­nu­to uno, des­de el mo­men­to en que se lo plan­tea­mos. Im­par­ti­mos ta­lle­res en el co­le de hi­gie­ne y ce­pi­lla­do a car­go de la doc­to­ra Car­men Gar­cía. —¿Tie­nen es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra tan­ta ac­ti­vi­dad?

—Va­mos cor­tos de au­las y pla­nea­mos am­pliar a un lo­cal anexo al ac­tual. Ca­be des­ta­car la gran co­la­bo­ra­ción que te­ne­mos por par­te del Con­ce­llo de Lalín pa­ra el fun­cio­na­mien­to del co­le que nos ce­dió es­te lo­cal y a fi­na­les de mes es­tá pre­vis­to que re­vi­sen las ins­ta­la­cio­nes ane­xas pa­ra po­der ini­ciar las obras de acon­di­cio­na­mien­to en ve­rano. Así ten­dría­mos una bi­blio­te­ca ade­cua­da pa­ra los ni­ños más pe­que­ños y más au­las pa­ra las cla­ses. Co­mo otro pro­yec­to pa­ra el año que vie­ne es­tá el eva­luar la po­si­bi­li­dad de im­par­tir cla­ses de cas­te­llano pa­ra las ma­dres y con­ti­nuar con los cur­sos de coaching.

ROBER AMADO

Va­len­ti­na Díaz Ya­co­baz­zo, en las ins­ta­la­cio­nes del Co­le O Men­cer don­de se im­par­ten cla­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.