El in­ten­to de lin­cha­mien­to del ase­sino de Lu­pe ter­mi­na con sie­te acu­sa­dos

En­tre los en­cau­sa­dos, una de las hi­jas y, al me­nos, una her­ma­na de la fa­lle­ci­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - LÓ­PEZ PENIDE

El 24 de fe­bre­ro del 2014, Jo­sé Luis Cor­ti­ñas Ro­me­ro aca­bó con la vi­da de su es­po­sa Lu­pe Jiménez Jiménez, que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de cin­co se­ma­nas, ases­tán­do­le do­ce pu­ña­la­das.

Dos años des­pués, el 17 de fe­bre­ro del 2016, Cor­ti­ñas Ro­me­ro era juz­ga­do en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra. El jui­cio has­ta aquel mo­men­to se ha­bía desa­rro­lla­do en me­dio de una cal­ma ten­sa, cir­cuns­tan­cia que ha­bía de­ter­mi­na­do que se hu­bie­se re­for­za­do la se­gu­ri­dad en torno a la sa­la de vis­tas.

La si­tua­ción se des­bor­dó so­bre la una de la tar­de de aquel día. Apro­ve­chan­do que se in­ten­ta­ba es­ta­ble­cer un trans­mi­sión por vi­deo­con­fe­ren­cia, al­guien des­de el pú­bli­co gri­tó «¡Su­so!». De in­me­dia­to, un nu­tri­do gru­po de fa­mi­lia­res y alle­ga­dos de Lu­pe Jiménez —aquel día ha­bía una trein­te­na asis­tien­do a la vis­ta oral— se aba­lan­za­ron so­bre el acu­sa­do con cla­ras in­ten­cio­nes de agre­dir­le.

De in­me­dia­to, los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil y de la Po­li­cía Na­cio­nal in­ter­vi­nie­ron ge­ne­rán­do­se un gran tu­mul­to al­re­de­dor del pro­ce­sa­do. El fis­cal, que sen­ta­rá en bre­ve a sie­te acu­sa­dos por es­tos he­chos en el ban­qui­llo del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro uno, man­tie­ne que una de es­tas per­so­nas, con­cre­ta­men­te una her­ma­na de Lu­pe —Azu­ce­na Jiménez Jiménez— con­si­guió al­can­zar en la ca­be­za al que ha­bía si­do su cu­ña­do con una bo­te­lla de una co­no­ci­da mar­ca de re­fres­cos.

Jun­to a la her­ma­na de Lu­pe Jiménez, fi­gu­ra co­mo acu­sa­da una de las hi­jas de es­ta úl­ti­ma, Es­me­ral­da Cor­ti­ñas Jiménez, y una se­rie de fa­mi­lia­res que com­par­ten el he­cho de que has­ta el mo­men­to ca­re­cen de an­te­ce­den­tes pe­na­les. En­tre es­tos, el fis­cal re­se­ña el ca­so de Ja­co­bo Mon­to­ya Jiménez, quien, ade­más de su­pues­ta­men­te par­ti­ci­par en el tu­mul­to, «in­ci­ta­ba a las de­más acu­sa­das».

Por es­tos he­chos, se con­si­de­ra que los acu­sa­dos son au­to­res de un de­li­to de des­ór­de­nes pú­bli­cos por per­tur­bar «gra­ve­men­te el or­den en la au­dien­cia de un tri­bu­nal o juz­ga­do», de­li­to por el que se so­li­ci­ta una pe­na de cin­co me­ses de pri­sión. En el ca­so con­cre­to de Azu­ce­na Jiménez, a ma­yo­res, se le impu­ta un se­gun­do car­go de le­sio­nes le­ves, por el que se pi­de un mul­ta de seis­cien­tos eu­ros.

Cor­ti­ñas pi­de ser in­dem­ni­za­do

En su es­cri­to, el fis­cal con­sig­na que, co­mo con­se­cuen­cia del im­pac­to de la bo­te­lla, Cor­ti­ñas re­qui­rió úni­ca­men­te de una pri­me­ra asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, to­da vez que las he­ri­das que su­frió le cu­ra­ron al ca­bo de ape­nas cua­tro días. En es­te pun­to, de­ja cla­ro que el ase­sino de Lu­pe Jiménez, cu­ya con­de­na a vein­te años de pri­sión fue ra­ti­fi­ca­da el pa­sa­do mar­zo por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, fi­gu­ra co­mo de­nun­cian­te de es­tos he­chos, así co­mo que re­cla­ma una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca.

El mi­nis­te­rio pú­bli­co ci­fra en 120 eu­ros la in­dem­ni­za­ción que de­be abo­nar­le su cu­ña­da por la agre­sión. Es­ta ya vio co­mo el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia con­cluía que no de­bía ser in­dem­ni­za­da por la muer­te a pu­ña­la­das de su her­ma­na. Los ma­gis­tra­dos en­ten­die­ron que, en su ca­so con­cre­to, no se ha­bía acre­di­ta­do «la exis­ten­cia de víncu­los es­pe­cia­les más allá de los que se pre­su­men por el me­ro pa­ren­tes­co» que, se­gún el al­to tri­bu­nal ga­lle­go, son «in­su­fi­cien­tes pa­ra jus­ti­fi­car la in­dem­ni­za­ción es­ta­ble­ci­da» por la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra de seis mil eu­ros.

LÓ­PEZ PENIDE

Un mo­men­to del tu­mul­to que se for­mó cuan­do tra­ta­ron de agre­dir a Cor­ti­ñas Ro­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.