La Pe­da­la­da exi­ge más res­pe­to y más in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra ci­clis­tas

La co­mi­ti­va que re­co­rrió Pon­te­ve­dra pi­de a los con­duc­to­res que ve­len por su se­gu­ri­dad

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - MAR­COS GAGO

Con el re­cuer­do de la muer­te de un ci­clis­ta en la co­mar­ca ha­ce me­nos de un mes —9 de abril en la ca­rre­te­ra PO-308 en Co­ve­lo, Poio— y con me­nos de trein­ta ki­ló­me­tros de sen­das y via­les se­gu­ros pa­ra bi­cis en la mi­tad nor­te de la pro­vin­cia, Pe­da­la­das ce­le­bró ayer una mar­cha reivin­di­ca­ti­va por la ciu­dad de Pon­te­ve­dra. El le­ma ya lo de­cía to­do —Non máis vio­len­cia via­ria—y pa­ra con­se­guir es­te ob­je­ti­vo es ne­ce­sa­rio ac­tuar en dos fren­tes. Por un la­do, se tra­ta de con­cien­ciar a los con­duc­to­res de que res­pe­ten a los ci­clis­tas en la ca­rre­te­ra y, por el otro, que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes com­pe­ten­tes asu­man la do­ta­ción de nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras. En am­bos pun­tos, los afi­cio­na­dos al mun­do de la bi­ci y los de­por­tis­tas coin­ci­den en que ha­cen fal­ta cam­bios ur­gen­tes. En Pe­da­la­das, por ejem­plo, no se en­tien­de la de­ci­sión del Con­ce­llo de Poio de prohi­bir el uso de la bi­ci­cle­ta en la sen­da de Os­trei­ra, en­tre Cam­pe­lo y A Se­ca. Es una me­di­da to­da­vía más preo­cu­pan­te pa­ra es­te co­lec­ti­vo por cuan­to con­si­de­ran to­do el tér­mino de Poio co­mo un con­ce­llo sen­si­ble en ma­te­ria de se­gu­ri­dad vial.

El se­cre­ta­rio de Pe­da­la­das, En­ri­que Pérez, re­cuer­da que hay una me­dia de un ci­clis­ta muer­to al año en la pro­vin­cia y que en el 2015 fue­ron dos. El nú­me­ro de he­ri­dos gra­ves, en­ten­dien­do co­mo ta­les aque­llos que tie­nen que pa­sar más de un día en el hos­pi­tal, fue­ron el año pa­sa­do 45. Y la ci­fra de ac­ci­den­tes con le­sio­nes le­ves o sin he­ri­dos son mul­ti­tud, de­ma­sia­das pa­ra con­tar­las.

La pe­da­la­da que se or­ga­ni­zó ayer, en co­la­bo­ra­ción con el Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra, as­pi­ra a dar vi­si­bi­li­dad a es­te co­lec­ti­vo y re­cor­dar­le al res­to de la so­cie­dad que son el seg­men­to de trá­fi­co más vul­ne­ra­ble. En la mar­cha de 8 ki­ló­me­tros par­ti­ci­pa­ron mu­chas fa­mi­lias y ni­ños.

Es­ta es la prác­ti­ca en la que se jue­gan la vi­da cuan­do cir­cu­lan en bi­ci por la N-550, ca­li­fi­ca­da co­mo una de las vías de un ma­yor pe­li­gro po­ten­cial en la pro­vin­cia, jun­to con la tris­te­men­te fa­mo­sa PO552 en A Guar­da. En el ca­so de la N-550, Pérez re­cla­ma a Fo­men­to que se in­ter­ven­ga pa­ra me­jo­rar, y cuan­to an­tes, la se­gu­ri­dad en el tra­mo que va des­de el cru­ce con la N-554 en O Tou­ral has­ta la en­tra­da de la ciu­dad de Pon­te­ve­dra. Otras vías muy pe­li­gro­sas son la PO-308 en San­xen­xo y Poio, la PO-546 de Pon­te­ve­dra a Marín y la PO-551 en O Mo­rra­zo.

RA­MÓN LEI­RO

La Pe­da­la­da que atra­ve­só la ciu­dad tu­vo co­mo le­ma «Non máis vio­len­cia via­ria».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.