El mís­ter con «swing» que ha­ce oro

En so­lo dos años y me­dio Lui­si­to lle­vó al equi­po de ser dé­ci­mo en Ter­ce­ra a ju­gar­se el as­cen­so a Se­gun­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - CAR­MEN GARCÍA DE BURGOS

Lle­gó el 19 de oc­tu­bre del 2014 a un Pon­te­ve­dra que ha­bía des­cen­di­do con el pa­so de las dé­ca­das de li­de­rar la Pri­me­ra Di­vi­sión, en los 60 del Hai que roe­lo, a la dé­ci­ma po­si­ción de Ter­ce­ra. En dos años y me­dio no so­lo as­cen­dió al equi­po a Se­gun­da B, sino que se si­tuó en los pues­tos de sa­li­da ha­cia Se­gun­da. El sá­ba­do por la no­che cer­ti­fi­ca­ban su pa­se al play off. Has­ta aquí, lo que ya se sa­bía. Pe­ro, ¿qué es lo que ha cam­bia­do en el club gra­na­te des­de en­ton­ces? Se lla­ma Luis Míguez, lo lla­man Lui­si­to, y es uno de los en­tre­na­do­res con más ca­ris­ma y éxi­tos del fút­bol ga­lle­go.

Es cier­to, y pre­vi­si­ble­men­te ló­gi­co, que a par­tir de la se­gun­da tem­po­ra­da al fren­te del pri­mer equi­po gra­na­te el mís­ter pu­do mol­dear la plan­ti­lla a su gus­to a tra­vés de los fi­cha­jes. Pe­ro cuan­do obró el pe­que­ño pri­mer mi­la­gro del Pon­te­ve­dra, as­cen­der­lo ma­te­má­ti­ca­men­te a Se­gun­da B a fal­ta de dos jor­na­das pa­ra el final de la li­ga, lo hi­zo con lo (im) pues­to.

Fue Ro­ber­to Feáns, el director de­por­ti­vo, quien se em­pe­ñó en lle­var­lo a la ciu­dad del Lé­rez. A Lu­pe Murillo, la fla­man­te pre­si­den­ta, no le gus­ta­ba. No lo cono- cía en per­so­na, pe­ro el per­fil del teen­se no le con­ven­cía. Am­bos ac­ce­die­ron a re­unir­se una no­che pa­ra ra­ti­fi­car­se en sus opi­nio­nes, y de aquel en­cuen­tro sa­lió, no so­lo una de las his­to­rias más pro­me­te­do­ras del fút­bol ga­lle­go de los úl­ti­mos años, sino una amis­tad. Se ba­sa, prin­ci­pal­men­te, en la con­fian­za mu­tua que se pro­fe­san dos per­so­nas con mu­cho ca­rác­ter, ideas y apa­ren­te­men­te tan di­fe­ren­tes co­mo com­pa­ti­bles en la prác­ti­ca.

Cuan­do lle­gó a Pa­sa­rón, el re­cién es­tre­na­do en­tre­na­dor gra­na­te es­tu­vo a pun­to de rec­ti­fi­car y vol­ver­se. Se en­con­tró con un ves­tua­rio ero­sio­na­do, di­vi­di­do y con al­gu­nos ju­ga­do­res en du­do­sa for­ma fí­si­ca. El club atra­ve­sa­ba una si­tua­ción fi­nan­cie­ra com­pli­ca­da y el equi­po, por no te­ner re­cur­sos, no te­nía ni don­de en­tre­nar. Pa­só las pri­me­ras se­ma­nas ob­ser­van­do, ana­li­zan­do a ca­da fut­bo­lis­ta y miem­bro de la plan­ti­lla pa­ra sa­ber qué lu­gar ocu­pa­ba ca­da uno y dón­de es­ta­ban los fa­llos.

A de­jar­se la piel

Una vez de­tec­ta­dos, apos­tó por los ele­men­tos del ves­tua­rio que más po­dían apor­tar y los pu­so a tra­ba­jar. De ver­dad. A dar­lo to­do y a de­jar­se la piel en ca­da en­tre­na­mien­to pa­ra lue­go po­der ha­cer­lo en ca­da par­ti­do. Creo un equi­po so­li­da­rio. Co­men­za­ron a es­ca­lar po­si­cio­nes y lle­ga­ron a la pri­me­ra. Y de ahí a Se­gun­da B.

Mien­tras, Murillo y Feáns se po­nían ma­nos a la obra con el res­to del club. Co­men­za­ron a lle­gar a acuer­dos con otras en­ti­da­des que tie­ne cam­pos de hier­ba na­tu­ral pa­ra de­jar de ha­cer su­frir a los ju­ga­do­res en los de ar­ti­fi­cial. Aho­ra en­tre­nan ca­da día en un ayun­ta­mien­to, pe­ro ase­gu­ran que no les im­por­ta. Ade­más, com­pra­ron ba­lo­nes su­fi­cien­tes, aca­ban de es­tre­nar una sa­la de ví­deo y un gim­na­sio en Pa­sa­rón, al que le han cam­bia­do el cés­ped, y con­sen­súan en­tre los tres los fi­cha­jes. Son los que me­jor sa­ben có­mo ex­pri­mir 300.00 eu­ros pa­ra se­guir su­bien­do a los cie­los.

CAPOTILLO

Lui­si­to bus­ca a Ro­ber­to Valdés, pre­pa­ra­dor fí­si­co, an­te Mon­cho Martínez, en­tre­na­dor de por­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.