Sa­lud, nue­vos ami­gos, y a echar a co­rrer En otra mues­tra de la na­tu­ra­le­za úni­ca de A Illa, es el club de atle­tis­mo el que sur­gió de su ca­rre­ra, y no al re­vés

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - PA­BLO PE­NE­DO

«Un si­tio bo­ni­to da Illa que nos gus­ta, e que iden­ti­fi­ca­mos co­mo al­go no­so». Nuria Santiago Ro­drí­guez (A Illa, 10 de Mar­zo de 1978) nos ex­pli­ca el nom­bre del quién de un re­por­ta­je que tie­ne su qué en la par­ti­cu­lar for­ma de en­ten­der el de­por­te pro­mo­vi­da por el Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners. Cuan­do ha­ce aho­ra tres años la Fun­da­ción de De­por­tes del úni­co con­ce­llo in­su­lar de Ga­li­cia de­ci­dió re­cu­pe­rar una ca­rre­ra po­pu­lar en la lo­ca­li­dad, con mu­chos de esos pa­ra­jes que han hip­no­ti­za­do a cuan­to cru­za el puen­te des­de el con­ti­nen­te co­mo es­ta­dio al ai­re li­bre, Nuria em­pe­zó a en­con­trar­se por ca­sua­li­dad con el por qué de un club que hoy reúne a cua­tro de­ce­nas de co­rre­do­res. De A Illa, pe­ro tam­bién de Vi­la­no­va, Vi­la­gar­cía, e in­clu­so Vi­la­lon­ga. «Son moi da­da a mi­rar es­ta­tís­ti­cas, e no pri­mei­ro Ca­rrei­rón 10K vin que ha­bía un mon­tón de xen­te da Illa apun­ta­da. En­tón dí­xen­lle ao meu ir­mán, Fernando, quen ani­ma­ra á Fun­da­ción de De­por­tes a fa­cer a pro­ba, e a un ami­go no­so, Jo­sé Ma­ría Po­ma­res, que podiamos xun­tar a par­te de to­da esa xen­te pa­ra ades­trar e pa­ra ir a al­gun­ha ca­rrei­ra xun­tos». Y ahí, re­cuer­da la en­tre­na­do­ra del equi­po le­van­ta­do so­bre la me­ta de una ca­rre­ra en na­ci­mien­to, co­men­zó la ges­ta­ción del Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners.

«O Ca­rrei­rón 10K co­rreu­se un do­min­go, e o luns ou o mar­tes co­me­za­mos con­tac­tar con to­dos. Pe­dí­mos­lle per­mi­so ao Con­ce­llo pa­ra usar o sa­lón de ple­nos pa­ra un­ha xun­tan­za» con la idea de for­mar un club de com­pe­ti­ción, re­la­ta Nuria, li­cen­cia­da en Cien­cias de la Edu­ca­ción Fí­si­ca y del De­por­te, pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca de Se­cun­da­ria, y du­ran­te mu­chos años pi­ra­güis­ta del club lo­cal. «Pe­ro che­ga­da a xun­tan­za, ti­ven que cam­biar o guion so­bre a mar­cha. Apa­re­ceu xen­te con ga­nas de com­pe­tir, pe­ro ta­mén ou­tra que nun­ca fi­xe­ra de­por­te, al­gun­ha con so­bre­pe­so. Di­cir­lles que ia­mos com­pe­tir po­día bo­ta­los pa­ra atrás». Y así, so­bre la mar­cha, sur­gió la ba­se fi­lo­só­fi­ca del Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners: «Dí­xen­lle á xen­te que ia­mos pro­mo­ver o de­por­te, pe­ro ta­mén as re­la­cións per­soais e a saú­de». Tres pi­la­res que hoy Nuria prio­ri­za en el or­den in­ver­so al enun­cia­do, y que el club pro­mue­ve co­mo un to­do que no se en­tien­de, ni se acep­ta, sin cual­quie­ra de sus tres par­tes.

Un año co­rrien­do con un gru­po del Club Atle­tis­mo Cam­ba­dos y su for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da do­tó a Santiago de los fun­da­men­tos pa­ra ma­te­ria­li­zar el có­mo con­ver­tir un gru­po de des­co­no­ci­dos más allá de su con­di­ción de ve­ci­nos en un co­lec­ti­vo con iden­ti­dad pro­pia.

«Mán­do­lles ca­tro se­sións se­ma­nais de ades­tra­men­tos. Pen­so que pa­ra man­ter­se en for­ma, ter cer­ta pre­pa­ra­ción fí­si­ca e en­ca­rar ca­rrei­ras, es­tá ben», cuen­ta Nuria Santiago. «A xen­te non é pro­fe­sio­nal, e a mi­ña ob­se­sión é que nin­guén se le­sio­ne co­rren­do e non po­da ir lo­go tra­ba­llar. O im­por­tan­te é o tra­ba­llo, a saú­de e a fa­mi­lia. E lo­go, co­rrer». De ahí que, si bien «eu ve­ño dun mun­do moi dis­ci­pli­na­do, o do piragüismo», en­tien­da que en un club co­mo el is­le­ño «a maio­ría fa­ga as ca­tro se­sión, pe­ro ta­mén ha­xa quen ve­ña de vez en can­do».

La que­da­da do­mi­ni­cal

De he­cho, ca­da uno en­tre­na por su cuen­ta en el Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners; si bien mu­chos de sus co­rre­do­res sue­len sa­lir en pe­que­ños gru­pos que­dan­do a tra­vés de un gru­po de what­tsapp. Sal­vo los do­min­gos. El día de club. En­ton­ces «xun­tá­mo­nos to­dos, pa­ra ver­nos as ca­ras, e tra­ba­llar en gru­pos de ni­vel, de ma­nei­ra que nin­guén ades­tre só», apun­ta la en­tre­na­do­ra. Una prác­ti­ca con la que ge­ne­rar iden­ti­dad de gru­po, y afian­za­da al final de la se­sión, cuan­do los co­rre­do­res se jun­tan pa­ra «to­mar­nos un ca­fé».

A par­tir de ahí vie­ne la com­pe­ti­ción. Y de los 40 de­por­tis­tas del Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners, lo cier­to es que «te­ño un gru­po duns 25 dun bo ni­vel com­pe­ti­ti­vo que, pa­ra que vou men­tir, ades­tran pa­ra me­llo­rar mar­cas», con­fie­sa la en­tre­na­do­ra. En su ma­yo­ría, pro­fe­sio­na­les del mar, al­go ló­gi­co en un pue­blo co­mo A Illa que vi­ve fun­da­men­tal­men­te de la ri­que­za que lo bor­dea. Por aho­ra ma­tan el gu­sa­ni­llo «en ca­rrei­ras po­pu­la­res da pro­vin­cia» con el me­dio ma­ra­tón co­mo dis­tan­cia te­cho, de for­ma que sus pu­pi­los mi­dan fuer­zas con com­pe­ti­do­res de un ni­vel si­mi­lar. En el fu­tu­ro, ¿quién sa­be? Lo úni­co se­gu­ro en el Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners es que a la cur­va de la com­pe­ti­ción so­lo se lle­ga cui­dan­do an­tes la sa­lud mien­tras se co­no­ce gen­te que va­le la pe­na.

MÓ­NI­CA IRAGO

Los in­te­gran­tes del Pun­ta Ca­ba­lo Arou­sa Run­ners en­tre­nan ba­jo las di­rec­tri­ces de Nuria Santiago, y jun­tos al me­nos ca­da do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.