El ca­pi­tán Su­so de­ja el La­lín tras die­ci­sie­te tem­po­ra­das con crí­ti­cas a la jun­ta di­rec­ti­va

El ca­pi­tán la­men­ta­ba el aban­dono de la di­rec­ti­va con im­pa­gos de va­rios me­ses que ge­ne­ra­ron el desáni­mo en la plan­ti­lla y ba­jas

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - JA­VIER BE­NI­TO

Es­te do­min­go hu­bo cham­pán en el ves­tua­rio del CD La­lín. Más pa­ra ho­me­na­jear al eterno ca­pi­tán —go­lea­dor ese día— que por re­fren­dar la per­ma­nen­cia en la re­cién es­tre­na­da ca­te­go­ría, tras caer el pa­sa­do año de Preferente a Pri­me­ra Au­to­nó­mi­ca. Un «lo­gro» co­se­cha­do a fal­ta tan so­lo de un par­ti­do pa­ra el fi­nal. Je­sús Gran­ja Fon­de­vi­la Su­so de­ja la en­ti­dad ro­ji­ne­gra a sus 37 años y des­pués de die­ci­sie­te tem­po­ra­das inin­te­rrum­pi­das en el club. Y lo ha­ce con desáni­mo, con tris­te­za, «moi abu­rri­do e moi can­sa­do de men­ti­ras á xen­te».

Su­so re­co­no­cía ayer ha­ber afron­ta­do su tem­po­ra­da más di­fí­cil. Ha­bía de­ci­di­do se­guir en el CD La­lín por pe­ti­ción ex­pre­sa del en­tre­na­dor Al­ber­to Pe­rei­ra Ta­ma­yo —des­pués de­fe­nes­tra­do por los re­sul­ta­dos— tras el des­cen­so de ca­te­go­ría. Uno de los po­cos que re­pe­tían en la plan­ti­lla. Na­cía una nue­va sin­gla­du­ra di­rec­ti­va con el pá­rro­co Marcos To­rres co­mo pre­si­den­te y de­ci­dió apor­tar su gra­ni­to de are­na. Pe­ro el ca­pi­tán ter­mi­na la cam­pa­ña es­cal­da­do. No se an­da con pa­ños ca­lien­tes, re­sal­tan­do que en los úl­ti­mos tiem­pos en­tre­na­ban so­lo seis ju­ga­do­res des­pués de la des­ban­da­da de quie­nes no co­bra­ban y ade­más po­nían dine- ro de su bol­si­llo pa­ra des­pla­zar­se des­de sus lu­ga­res de re­si­den­cia.

El ca­pi­tán ro­ji­ne­gro re­cal­ca­ba la ne­ce­si­dad de pe­dir fa­vo­res a ju­ga­do­res pa­ra que si­guie­sen, co­mo Aya­so. Y con­tra vien­to y ma­rea «un gru­po de cha­va­les fe­no­me­na­les con­se­gui­ron sal­var a ca­te­go­ría», di­jo. La­men­tó es­pe­cial­men­te las pro­me­sas in­cum­pli­das de la di­rec­ti­va a fut­bo­lis­tas que se des­pla­za­ban cen­te­na­res de ki­ló­me­tros. «Des­fi­xe­ron o equi­po», afir­ma­ba con ro­tun­di­dad. Y no atis­ba un cam­bio de rum­bo a cor­to pla­zo por lo que «non que­ro par­ti­ci­par máis des­tes pro­xec­tos».

En mí­ni­mos an­te el Fla­via

Ejem­pli­fi­ca­ba lo acon­te­ci­do con el par­ti­do en Fla­via, don­de sin es­tar to­da­vía sal­va­dos acu­dían «dez xo­ga­do­res e un le­sio­na­do». Se pre­gun­ta por­qué se tra­jo a ju­ga­do­res de fue­ra si lue­go no iba a ha­ber di­ne­ro pa­ra afron­tar los pa­gos. In­clu­so hu­bo un mo­men­to don­de es­tu­vo a pun­to de es­ta­llar to­do es­ta tem­po­ra­da, con fut­bo­lis­tas dis­pues­tos no so­lo a no en­tre­nar sino tam­bién a no acu­dir a los par­ti­dos. Pe­ro lo­gra­ron sal­var esa cri­sis y aho­ra tam­bién la ca­te­go­ría.

«A xen­te aca­ba moi quei­ma­da», in­ci­día Su­so, apun­tan­do que fue clave el te­són del téc­ni­co, Brais Cal­vo, y Miguel. Tam­bién se in­clu­yó en­tre quie­nes lo­gra­ron ca­pear el tem­po­ral y traer por amis­tad a fut­bo­lis­tas co­mo Ma­tías o Ríos pa­ra bus­car la sal­va­ción. Cree que la jun­ta di­rec­ti­va no es­tu­vo a la al­tu­ra y tam­po­co se de­jó acon­se­jar. Y al fi­nal, afir­mó Su­so, son cua­tro me­ses sin co­brar. Ade­más con ju­ga­do­res la­li­nen­ses que de­cli­na­ron es­tar en la plan­ti­lla pre­ci­sa­men­te por ese mo­ti­vo. Re­cor­da­ba a fut­bo­lis­tas que es­tu­vie­ron en su día en la fa­se de as­cen­so, con vein­te años, y que aho­ra con 27 o 28 po­dían ju­gar en el CD La­lín.

Su­so con­fía en un cam­bio de rum­bo del club ro­ji­ne­gro por­que, di­jo, hay mu­chos que pien­san co­mo él. Es­pe­ra que pue­da en­de­re­zar­se el rum­bo e in­clu­so as­pi­rar de nue­vo a re­cu­pe­rar ca­te­go­rías per­di­das y «des­fru­tar en Ter­cei­ra, que on­de de­be es­tar o La­lín». La apues­ta por los ju­ga­do­res lo­ca­les de­be ser una de las cla­ves de fu­tu­ro y re­cu­pe­rar a aque­llos que aho­ra es­tán fue­ra «por­que xa non hai di­ñei­ro su­cu­len­to no fút­bol e non es­tán aquí por­que non se preo­cu­pa­ron por eles».

El ca­pi­tán re­cuer­da con es­pe­cial ca­ri­ño la fa­se de as­cen­so a Se­gun­da B. A sus 37 años ase­gu­ra en­con­trar­se bien fí­si­ca­men­te, res­pe­ta­do por las le­sio­nes, y es­pe­ra no re­ti­rar­se del fút­bol. Se­rá en otro pro­yec­to. Pe­ro del CD La­lín le que­da­rá siem­pre «os bos ami­gos que fi­xen, que é o máis im­por­tan­te».

R. A.

Su­so re­ca­ló en el club ro­ji­ne­gro de la mano de Ace­ve­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.