«El juz­ga­do ar­chi­vó la de­nun­cia con­tra nues­tros hi­jos por una fal­sa vio­la­ción»

Las ma­dres de tres jó­ve­nes re­cla­man que la Jus­ti­cia ac­túe con­tra la de­nun­cian­te

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PROVINCIA - LÓ­PEZ PENIDE

Fue a prin­ci­pios de no­viem­bre pa­sa­do cuan­do una pon­te­ve­dre­sa lan­za­ba un gri­to de­ses­pe­ra­do: «Los tres que vio­la­ron a mi hi­ja es­tán en la ca­lle». Su re­la­to ha­bla­ba de con­ti­nuas ame­na­zas al en­torno fa­mi­liar, a la muer­te vio­len­ta de una pe­rra y un gato, al desa­so­sie­go de una ni­ña... Y sin em­bar­go, seis me­ses des­pués, to­do ha que­da­do ar­chi­va­do. La prác­ti­ca to­ta­li­dad de las de­nun­cias in­ter­pues­tas, en­tre ellas la de agre­sión se­xual, con­tra los tres jó­ve­nes han si­do so­bre­seí­das por un juez de Ins­truc­ción o por la ma­gis­tra­da de Me­no­res.

Ayer fue­ron las ma­dres de es­tos tres chi­cos, los cua­les lle­ga­ron a ser de­te­ni­dos por la Po­li­cía Na­cio­nal, las que exi­gie­ron que la Jus­ti­cia ac­túe con­tra la de­nun­cian­te con la mis­ma du­re­za con la que fue­ron tra­ta­dos sus hi­jos. Cri­ti­can que, por el mo­men­to, la Fis­ca­lía no ha­ya in­ter­ve­ni­do de ofi­cio, pe­se a que uno de los ma­gis­tra­dos ya les re­mi­ti­do las ac­tua­cio­nes por si ca­be la po­si­bi­li­dad de de­du­cir tes­ti­mo­nio pa­ra de­ter­mi­nar si exis­tió una de­nun­cia fal­sa: «Nos di­cen que no se ha de­mos­tra­do que lo ha­ya he­cho —la chi­ca— in­ten­cio­na­da­men­te y hay prue­bas fo­ren­ses que de­mues­tran que los ni­ños no han si­do los vio­la­do­res. El juz­ga­do ar­chi­vó la de­nun­cia con­tra nues­tros hi­jos», cla­mó Ra­quel Díaz.

Lo cier­to es que el ma­gis­tra­do es­ti­ma que «pro­ce­de so­bre­seer as pre­sen­tes ac­tua­cións por acre­di­tar­se a non pro­duc­ción do de­li­to in­ves­ti­ga­do po­la per­soa so­me­ti­da a in­ves­ti­ga­ción».

Es­ta pon­te­ve­dre­sa, ma­dre del me­nor de­nun­cia­do, alu­dió a que es­te ha te­ni­do que de­jar el ins­ti­tu­to co­mo con­se­cuen­cia de la de­nun­cia, mien­tras que «es­ta per­so­na que­da im­pu­ne». «¿Y los per­jui­cios de los ni­ños? ¿Y los da­ños de la fa­mi­lia? ¿Y los da­ños mo­ra­les?», son pre­gun­tas pa­ra las que, por aho­ra, Ra­quel Díaz no tie­ne res­pues­ta.

Tan­to ella co­mo Ma­ría An­to­nia Por­te­la sos­tie­nen que exis­ten in­di­cios más que su­fi­cien­tes pa­ra que el mi­nis­te­rio pú­bli­co in­ter­ven­ga, al tiem­po que apun­tan que ca­re­cen de me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra con­tra­tar a un le­tra­do que re­pre­sen­te sus in­tere­ses —«nos di­cen que de­man­de­mos no por lo pe­nal, sino por lo ci­vil y con un abo­ga­do de pa­go»—. Ma­ría An­to­nia in­ci­de en que «por un fo­ren­se se de­mos­tró que la ni­ña es vir­gen y mi hi­jo, tam­bién», mien­tras que los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les cons­ta­ta­ron que el per­fil des­de el que se pro­fi­rie­ron ame­na­zas ha­bía si­do crea­do por la pro­pia de­nun­cian­te, ex­tre­mo que es­ta ter­mi­na­ría con­fe­san­do en una de las en­tre­vis­tas que man­tu­vo con los in­te­gran­tes de la Uni­dad de Fa­mi­lia y Mu­jer de la Co­mi­sa­ría.

A los tres jó­ve­nes se les re­la­cio­nó con la vio­len­ta muer­te de dos mas­co­tas que te­nía la fa­mi­lia de la jo­ven, lo que de­ri­vó en una de­nun­cia por alla­na­mien­to de mo­ra­da. Es­ta ha­bría co­rri­do el mis­mo des­tino que la re­la­ti­va a la agre­sión se­xual.

L. PENIDE

Ra­quel Díaz y Ma­ría An­to­nia Por­te­la, an­te el edi­fi­cio ju­di­cial don­de in­ter­pu­sie­ron una de­nun­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.