El re­fu­gia­do que con­mo­vió al cá­ma­ra de Ma­rín

Da­ni An­te­lo co­no­ció a Noah de ca­mino a una gran­ja de fresas en Co­pen­ha­gue. Aho­ra es pro­fe­sor en Lima

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Cuan­do Da­ni co­no­ció a Noah se en­gan­chó a su his­to­ria. No fue ca­paz de cor­tar­la. Aun­que su pri­me­ra idea era edi­tar­la e in­cluir­la en un cua­derno de via­je so­bre su ex­pe­rien­cia co­mo jor­na­le­ro en una gran­ja de fresas de Co­pen­ha­gue y las di­fe­ren­cias en­tre el sis­te­ma edu­ca­ti­vo da­nés y el es­pa­ñol, no su­po dón­de cor­tar. Era la his­to­ria de un pro­duc­tor de mú­si­ca que tu­vo que es­ca­par de Si­ria cuan­do su vi­da co­rría pe­li­gro y atra­ve­só me­dia Eu­ro­pa en bus­ca de un po­co de vi­da. To­do lo que le die­ran ex­tra se­ría un re­ga­lo. Pe­ro te­nía que sa­lir de aquel in­fierno.

«Noah no pa­re­ce si­rio», ex­pli­ca Da­niel An­te­lo, el pon­te­ve­drés de 32 años que se con­vir­tió vo­lun­ta­ria­men­te en su al­ta­voz en el mun­do. «Era mo­reno, y te­nía pír­si­nes y ta­tua­jes. Me de­cía que, co­mo la gen­te pen­sa­ba que era ita­liano, no te­nía mu­chos pro­ble­mas de ra­cis­mo. Por­que en Di­na­mar­ca, por aquel en­ton­ces, nos ha­bían lle­ga­do a ad­ver­tir de que tu­vié­ra­mos cui­da­do. A no­so­tros nun­ca nos pa­só na­da, pe­ro sí hu­bo una oca­sión en la que nos prohi­bie­ron la en­tra­da a una dis­co­te­ca por­que pen­sa­ban que éra­mos ru­ma­nos. Tu­vi­mos que ex­pli­car­les que éra­mos es­pa­ño­les, y aún así no nos de­ja­ron en­trar».

El ca­so es que Da­ni y Noah se sen­ta­ron una no­che en las es­ca­le­ras del al­ber­gue de la ca­pi­tal da­ne­sa en el que se ha­bían co­no­ci­do. El cá­ma­ra y rea­li­za­dor ma­ri­nen­se ape­nas lle­va­ba en el país unas ho­ras, y aún no ima­gi­na­ba lo que le que­da­ba por vi­vir aquel ve­rano, ni que ha­ría es­ta en­tre­vis­ta des­de su casa de Lima, en Pe­rú. Los dos jó­ve­nes pa­sa­ron más de una ho­ra gra­ban­do, ha­blan­do uno y es­cu­chan­do el otro, y fi­nal­men­te Da­ni col­gó la en­tre­vis­ta ín­te­gra en You­Tu­be pa­ra que quien quie­ra es­cu­char­lo pue­da oír a Noah con­tar có­mo fue su via­je en lan­cha has­ta Gre­cia, có­mo por el ca­mino per­die­ron a una ni­ña por el fuer­te olea­je, fue­ron tes­ti­gos de có­mo la po­li­cía in­ten­ta pin­char las lan­chas en las que via­jan los hui­dos, lo du­ro que es ver a unos pa­dres aban­do­nar a su be­bé por­que ya no pue­den car­gar más con él o có­mo fun­cio­nan las ma­fias de­di­ca­das a los re­fu­gia­dos. Da­ni no su­po qué par­te de­jar fue­ra.

El ma­ri­nen­se, li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual, ha­bía lle­ga­do a Di­na­mar­ca con la in­ten­ción de aho­rrar di­ne­ro pa­ra ir­se a Pe­rú. Te­nía cla­ro que en la ciu­dad del Lé­rez no iba a en­con­trar las sa­li­das pro­fe­sio­na­les que bus­ca­ba, y el año que pa­só en Bris­tol de Erasmus le sir­vió pa­ra dar­se cuen­ta de to­do el mun­do que le que­da­ba por re­co­rrer. Con­vir­tió sus seis me­ses de be­ca en tres años de es­tu­dios y prác­ti­cas. De mo­do que re­gre­só a Ga­li­cia, reali­zó al­gu­nos tra­ba­jos y co­men­zó a ges­tar la idea de Pe­rú.

En col­cho­nes en el sue­lo

Una gran­ja de fresas en Co­pen­ha­gue y una de man­za­nas en el sur de Gran Bre­ta­ña pa­re­cían las dos ex­pe­rien­cias per­fec­tas pa­ra ha­cer al­go de di­ne­ro y acu­mu­lar his­to­rias. Lo que no es­pe­ra­ba es que el pro­pie­ta­rio de la gran­ja da­ne­sa fue­se «no­va­to» y ha­ci­na­ra a los más de vein­te tra­ba­ja­do­res que con­tra­tó en una bo­ni­ta casa de cam­po con un so­lo re­tre­te que, por si fue­ra po­co, no fun­cio­na­ba. Co­mo en el con­tra­to se fi­ja­ba que los jor­na­le­ros co­bra­rían por ki­lo re­co­lec­ta­do y no por día tra­ba­ja­do, una ma­la pa­sa­da cli­ma­to­ló­gi­ca que arra­só los te­rre­nos de la gran­ja los de­jó sin co­brar na­da. Ape­nas te­nían pa­ra co­mer y en oca­sio­nes se veían obli­ga­dos a apro­ve­char los ali­men­tos que los su­per­mer­ca­dos desecha­ban por su pró­xi­ma ca­du­ci­dad pa­ra lle­var­se al­go a la bo­ca. Aún así, Di­na­mar­ca le fas­ci­nó tan­to que lle­gó a plan­tear­se pos­po­ner su pro­yec­to de fu­tu­ro in­me­dia­to pa­ra que­dar­se allí una tem­po­ra­da y, co­mo la uni­ver­si­dad es gra­tis pa­ra to­dos los eu­ro­peos (su pri­me­ra idea de reportaje era com­pa­rar es­te sis­te­ma con el es­pa­ñol), es­tu­diar otra ca­rre­ra y, de pa­so, apren­der da­nés. Pe­ro es un idio­ma muy com­pli­ca­do.

En la gran­ja de man­za­nas to­do fue bien. Las ex­pe­rien­cias que se lle­vó de am­bas son lo que más va­lor tie­ne pa­ra el ma­ri­nen­se. Eso, y los aho­rros que le per­mi­tie­ron ir­se a Pe­rú a pa­sar un mes. El gu­sa­ni­llo de la en­se­ñan­za le ha­bía ido en­tran­do po­co a po­co, y cuan­do lle­gó a Lima (don­de, por cier­to, se en­con­tró a la ami­ga de su ma­dre que lo cui­da­ba de pe­que­ño, que es­ta­ba allí de va­ca­cio­nes) apro­ve­chó pa­ra en­viar al­gu­nos cu­rrícu­los. Aca­ba­ba de lle­gar a Es­pa­ña cuan­do lo lla­ma­ron pa­ra ha­cer una en­tre­vis­ta en el pri­mer ins­ti­tu­to al que lo en­vió. Así que vol­vió a aho­rrar di­ne­ro, y aho­ra es pro­fe­sor coor­di­na­dor del de­par­ta­men­to de Co­mu­ni­ca­ción del IES Tou­lou­se Lau­trec, don­de ayu­da a or­ga­ni­zar un fes­ti­val de fes­ti­val de web­se­ries, los Web­se­ries Awards de Pe­rú.

Por­que de eso sa­be. Tan­to co­mo dos de sus com­pa­ñe­ros en va­rios ro­da­jes, y es­pe­cial­men­te en el úl­ti­mo al que se lan­zó en Pon­te­ve­dra: un cor­to mu­si­cal. Es­ta­ble­ció una co­ne­xión vía Sky­pe con Pa­blo Ca­che­da y An­drés Ro­za­dos, y sus alum­nos se que­da­ron fas­ci­na­dos. De có­mo se ha­ce un pro­yec­to tan no­ve­do­so, de có­mo fun­cio­nan las co­sas en Es­pa­ña y de lo fá­cil que es rom­per ba­rre­ras y cru­zar el Atlán­ti­co a lo­mos del ci­ne. Y de un pro­fe­sor vo­ca­cio­nal que cuan­do ve una his­to­ria hu­ma­na se de­ja con­mo­ver y la con­vier­te en ar­te.

CEDIDA

Da­niel An­te­lo apro­ve­cha su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal en Pon­te­ve­dra pa­ra sus cla­ses en Lima a tra­vés de co­ne­xio­nes por Sky­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.