El sue­ño del úl­ti­mo te­je­dor de «pa­te­las»

El ofi­cio va ca­mino de la ex­tin­ción y Enrique tie­ne una idea pa­ra no per­der­lo: crear una escuela

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - BEA COS­TA

De­cir que es el úl­ti­mo ces­tei­ro de Ga­li­cia pue­de ser arries­ga­do. Qui­zá ha­ya al­gún an­ciano, de la ge­ne­ra­ción de su pa­dre, que con­ser­ve la pe­ri­cia y la fuer­za pa­ra ar­mar una pa­te­la de cai­xón, pe­ro Enrique Tá­boas no lo co­no­ce. Es más, ni si­quie­ra que­dan ya mu­chos en ac­ti­vo en el res­to de Es­pa­ña, afir­ma, y su gran te­mor es que, con él, se pier­da es­te ofi­cio y la tra­di­ción que arras­tra con­si­go. Lle­va años lla­man­do a las puer­tas de dipu­tacio­nes y de con­ce­llos pro­po­nien­do la pues­ta en mar­cha de una escuela de ces­te­ría, pe­ro na­die re­co­ge el guan­te. «Si, to­do o mun­do di que é moi boa idea, pe­ro non fan na­da, e es­ta­mos fa­lan­do de al­go que ca­se non ten gas­to», se la­men­ta.

En­tre tan­to, Enrique debe con­for­mar­se con dar al­gún cur­so a tí­tu­lo par­ti­cu­lar, en su ca­sa o co­mo el que or­ga­ni­za­ron en Cam­ba­dos pa­ra re­cu­pe­rar los vie­jos ofi­cios, esos que hace me­dio si­glo da­ban sus­ten­to a fa­mi­lias en­te­ras y que los jó­ve­nes de hoy ni si­quie­ra sa­ben que exis­ten. Por eso es tan im­por­tan­te que las au­to­ri­da­des se im­pli­quen en la pre­ser­va­ción de es­te le­ga­do, in­sis­te Tá­boas. «¿Co­mo é po­si­ble que no Mu­seo de Pon­te­ve­dra non ha­xa un­ha soa ces­ta de ma­dei­ra, co im­por­tan­te que foi es­te sec­tor nas Rías Baixas? Hai un gran des­co­ñe­ce­men­to», re­fle­xio­na.

Que na­die se con­fun­da con la ar­te­sa­nía de mim­bre, es­ta go­za de bue­na sa­lud. Sin em­bar­go, la ces­te­ría de ma­de­ra está en ex­tin­ción por­que los re­ci­pien­tes que hace tres dé­ca­das se uti­li­za­ban pa­ra traer y lle­var las pa­ta­tas y las sar­di­nas via­jan aho­ra en plás­ti­co. «A che­ga­da do plás­ti­co, alá po­lo 1981, ma­tou­nos». Es más ba­ra­to y el úni­co ma­te­rial que per­mi­ten las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias pa­ra trans­por­tar ali­men­tos, aun­que, en opi­nión de Enrique, na­da co­mo una ces­ti­lla de las su­yas pa­ra con­ser­var las ce­re­zas o una de sus pa­te­las pa­ra que el pes­ca­do man­ten­ga to­das sus pro­pie­da­des. «Ta­mén está prohi­bi­do ser­vir o pol­bo á fei­ra en pra­tos de ma­dei­ra, e sé­gue­se fa­cen­do, pe­ro, cla­ro, ese sec­tor ten moi­ta for­za».

Su sue­ño es po­der mon­tar una escuela en la que trans­mi­tir a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes lo que él apren­dió de su abue­lo, y es­te, a su vez, del pa­dre de su pa­dre. «Es­te ofi­cio non se po­de apren­der cun ví­deo ou ven­do fo­tos, ten que ex­pli­ca­lo al­guén, por iso non po­do dar­lle cla­ses a grupos moi nu­me­ro­sos». Ha­cer ces­tos va mu­cho más allá de tren­zar lá­mi­nas de ma­de­ra. Enrique Tá­boas se en­car­ga de to­do el pro­ce­so, des­de el prin­ci­pio. Él lo­ca­li­za la ma­de­ra ade­cua­da —ro­bles, sau­ces, cas­ta­ños, lau­re­les…—, la ta­la, la cor­ta y la lim­pia has­ta que con­si­gue El pro­ta­go­nis­ta. La ces­te­ría dio sus­ten­to a to­da su sa­ga fa­mi­liar. Él em­pe­zó a los 13 años, con su abue­lo

El ta­ller. El Con­ce­llo de Cam­ba­dos ha pues­to en mar­cha el pro­gra­ma «VBe­llas ar­tes» pa­ra que los vie­jos ofi­cios no cai­gan en el ol­vi­do, es­pe­cial­men­te en­tre los más jó­ve­nes la ma­te­ria pri­ma que des­pués co­bra in­fi­ni­dad de for­mas. En la ex­po­si­ción que mon­tó en el sa­lón Pe­ña (Cam­ba­dos) se pue­den ver do­ce­nas de mo­de­los de ces­tos y de pa­te­las que se usa­ban en las la­bo­res del mar y del cam­po, pe­ro tam­bién hay al­gu­na que otra vir­gue­ría, co­mo una bu­ta­ca con la que que­dó fi­na­lis­ta en un con­cur­so en Ca­ta­lu­ña, en la que in­vir­tió se­sen­ta ho­ras de tra­ba­jo y que no ven­de por me­nos de 600 eu­ros; un ces­to de pes­car que le en­car­gó la repu­tada ar­te­sa­na Idoia Cues­ta, y sen­ci­llas pa­ne­ras de las que le en­car­gan los restaurantes, a 25 eu­ros la pie­za. «Is­to é un mun­do a par­te, se me po­ño a con­tar non re­ma­ta­mos máis». Tá­boas no so­lo sa­be tra­ba­jar con sus ma­nos; se ha con­ver­ti­do en to­do un ex­per­to en la ma­te­ria has­ta el pun­to de que co­la­bo­ró con el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción fo­res­tal de Lou­ri­zán en la rea­li­za­ción de una se­lec­ción y plan­ta­ción de las va­rie­da­des de cas­ta­ño, in­mu­nes a cier­tas en­fer­me­da­des, más apro­pia­das pa­ra la ces­te­ría.

Es­te ve­cino de A Vi­cho­na (San­xen­xo) se re­en­con­tró con es­te ofi­cio hace co­sa de ocho años. Él fue una de las mu­chas víc­ti­mas de la cri­sis y, al que­dar­se en el pa­ro, de­ci­dió re­to­mar aquel tra­ba­jo que aban­do­nó a los 26 años, cuan­do el plás­ti­co se cru­zó en su ca­mino y tu­vo que bus­car­se la vi- da co­mo chó­fer, ven­dien­do po­llos y emi­gran­do a Sui­za. Cuan­do vol­vió a Ga­li­cia se de­di­có a sus fin­cas y a cons­truir po­zos de ba­rre­na, pe­ro el tra­ba­jo se aca­bó y pen­só, ¿por qué no vol­ver a sus ces­tas? Hoy, a sus 61 años, so­bre­vi­ve con con­tra­tos tem­po­ra­les en el ser­vi­cio de la re­co­gi­da de la ba­su­ra de San­xen­xo y, pre­ci­sa­men­te es­ta pre­ca­rie­dad la­bo­ral, le im­pi­de po­der de­di­car­se co­mo qui­sie­ra a la ar­te­sa­nía, «por­que se co­bras a axu­da fa­mi­liar, non po­des fac­tu­rar, son as cou­sas da bu­ro­cra­cia des­te país».

Hay otros sin­sen­ti­dos, aña­de, co­mo que la ar­te­sa­nía sea com­pe­ten­cia de la Con­se­lle­ría de In­dus­tria o que se or­ga­ni­cen cur­sos en fun­ción de la sub­ven­ción de turno, sin una pla­ni­fi­ca­ción que ga­ran­ti­ce una for­ma­ción con­ti­nua­da. «Pa­ra apren­der fai fal­ta un ano». Uno de sus pu­pi­los lle­va ya to­do el in­vierno. Qui­zá le to­que a él con­ti­nuar la tra­di­ción.

MARTINA MISER

Enrique Tá­boas, ayer en Cam­ba­dos, don­de im­par­te un ta­ller so­bre la ela­bo­ra­ción de ces­te­ría en ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.