Una es­tre­lla pop le­to­na, en Ra­xó por amor

Vi­ta Ivas­ke­vi­ca de­jó su ca­rre­ra y su vi­da cuan­do era nú­me­ro 1 en ven­tas en su país pa­ra mu­dar­se a Poio

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BURGOS

Tras dos años gra­ban­do su dis­co por fin sa­lió a la ven­ta. En cues­tión de me­ses su pri­mer sen­ci­llo, High­way, lle­gó al nú­me­ro de to­das las lis­tas de ven­tas del país. Del su­yo, Le­to­nia. Vi­ta Ivas­ke­vi­ca no po­día creer que, por fin, tan­to es­fuer­zo per­so­nal, pro­fe­sio­nal y eco­nó­mi­co es­tu­vie­ra dan­do sus fru­tos y la mú­si­ca le es­tu­vie­ra re­com­pen­san­do to­da la ilu­sión de­po­si­ta­da. Su can­ción so­na­ba en las prin­ci­pa­les emi­so­ras de ra­dio, su vi­deo­clip se pa­sa­ba por las ca­de­nas de te­le­vi­sión son es­pa­cios mu­si­ca­les y el éxi­to em­pe­za­ba, cla­ra­men­te, a son­reír­le. So­lo ha­bía una co­sa que no en­ca­ja­ba en el cua­dro: se ha­bía enamo­ra­do irre­me­dia­ble­men­te y has­ta las tran­cas de un ga­lle­go. De Ra­xó, pa­ra más se­ñas.

To­do ha­bía co­men­za­do unos tres años an­tes. Aun­que es­tu­dió Teo­lo­gía y Cien­cias de la Re­li­gión en la ca­pi­tal le­to­na, Ri­ga, Vi­ta siem­pre sin­tió in­cli­na­ción por el pe­rio­dis­mo. De ado­les­cen­te en su pro­vin­cia na­tal, Jel­ga­va, co­la­bo­ró en pe­rió­di­cos y ra­dios lo­ca­les. Le gus­ta­ba la poe­sía y la li­te­ra­tu­ra, y es­cri­bir en un me­dio co­mu­ni­ca­ción hu­bo un sal­to ca­si in­vo­lun­ta­rio e im­per­cep­ti­ble.

Así que ter­mi­nó tra­ba­jan­do en el de­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en un pe­que­ño ayun­ta­mien­to de Le­to­nia lla­ma­do Jauns­vir­lau­ka. Co­mo je­fa de­la sec­ción, es­ta­ba cons­tan­te­men­te via­jan­do pa­ra par­ti­ci­par en pro­gra­mas de vo­lun­ta­ria­do ju­ve­nil con el fin de co­ger ideas que más tar­de pu­die­ra apli­car en el mu­ni­ci­pio en el que vi­vía. Fue en una de es­tas ex­pe­rien­cias, en Tbi­li­si, Geor­gia, don­de co­no­ció a una pon­te­ve­dre­sa. Pron­to hi­cie­ron bue­nas mi­gas y si­guie­ron en con­tac­to un par de años. Los su­fi­cien­tes pa­ra que Vi­ta tu­vie­ra que re­gre­sar a Es­pa­ña, es­ta vez a San­tan­der, pa­ra asis­tir a un cur­so de for­ma­ción pa­ra coor­di­na­do­res de lo que en­ton­ces se lla­ma­ba Youth in Ac­tion, y aho­ra Eras­mus+. Cuan­do su ami­ga pon­te­ve­dre­sa se en­te­ró, la in­vi­to a pa­sar unos días en la ciu­dad del Lé­rez. Coin­ci­día que un ter­cer vértice del trián­gu­lo, Rubén Cou­so, es­ta­ba de via­je por tra­ba­jo y po­dría re­co­ger­la en As­tu­rias pa­ra lle­var­la a Pon­te­ve­dra.

Sin pen­sár­se­lo mu­cho, ac­ce­dió y tras un can­sa­do via­je, al día si­guien­te le enseñaron La Boa Vi­la y le pre­sen­ta­ron a sus ami­gos. Tino apa­re­ció con el «sol me­dio ro­jo del atar­de­cer», re­cuer­da, «y ade­más se pa­re­cía a mi ac­tor fa­vo­ri­to, Eduard Nor­ton. No po­día ser», bro­mea. Si no fue­ra por sus ojos azu­les, su pe­lo ro­jo y su acen­to mar­ca­da­men­te ex­tran­je­ro, se po­dría pen­sar que Vi­ta ha es­tu­dia­do en cual­quie­ra de las uni­ver­si­da­des ga­lle­gas. Do­mi­na el len­gua­je ca­si a la per­fec­ción, y uti­li­za ex­pre­sio­nes cul­tas y com­ple­jas. Son las de quien es­tá acos­tum­bra­do a ha­blar con pro­pie­dad en un idio­ma; de he­cho, en cual­quie­ra de los cua­tro que ha­bla con flui­dez: le­tón, in­glés, es­pa­ñol y ru­so.

Pe­ro en­ton­ces no co­no­cía la len­gua de Cer­van­tes: «Apren­dí mi ca­si pri­me­ra en pa­la­bra en es­pa­ñol, ho­la, y con ella co­no­cía a mi fu­tu­ro ma­ri­do». Él, por su par­te, apor­tó un «I lo­ve rock» que no con­tri­buía a me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción. Vi­ta di­ce que no cree en el amor a pri­me­ra vis­ta, pe­ro sí en la atrac­ción, en la quí­mi­ca que lo­gró que ca­ye­ran ren­di­dos el uno an­te los en­can­tos del otro en ape­nas dos días y me­dio. «Eran co­mo ca­bles in­vi­si­bles», ma­ti­za. Sa­be que fue un fle­cha­zo, pe­ro que se enamo­ró de él más tar­de. Co­mo ve­nía de una ma­la ex­pe­rien­cia con otra re­la­ción a dis­tan­cia, se pu­so una fe­cha lí­mi­te: si en dos me­ses no vol­vían a ver­se, to­ca­ba ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va. Pe­ro Tino no le dio ese gus­to, y se plan­tó en Le­to­nia an­tes de que ven­cie­ra el pla­zo. Allí pa­só cin­co o seis días, y des­pués pi­dió un eras­mus en Li­tua­nia. Él fue to­man­do cla­ses de in­glés, ella fue apren­dien­do es­pa­ñol po­co a po­co por su cuen­ta, y en diez me­ses es­ta­ban ca­sa­dos.

Fue cuan­do a Vi­ta le lle­gó su éxi­to pro­fe­sio­nal con Iva. Pe­ro con las ideas tan cla­ras no pu­do más que can­ce­lar gi­ra y pro­mo­ción y co­ger su ca­ja de dis­cos pa­ra traér­se­los a Ga­li­cia. Y fue así co­mo ate­rri­zó, sin sa­ber bien lo que le es­pe­ra­ba, en el «pin­to­res­co y ro­mán­ti­co pue­blo de Ra­xó». Vi­ta do­mi­na la iro­nía y la dul­zu­ra. Es in­te­li­gen­te y va­lien­te. Fir­me y sin­ce­ra. Y, al mis­mo tiem­po, su edu­ca­ción y ama­bi­li­dad dul­ci­fi­can Vi­ta lle­va ocho años to­can­do con di­fe­ren­tes mú­si­cos y es­ti­los. Me­nos el su­yo. Du­ran­te to­do el tiem­po que lle­va en Ga­li­cia ha se­gui­do com­po­nien­do te­mas otros nom­bres de ban­das, y aho­ra ya no le im­por­ta que la gen­te co­me­ta erro­res cuan­do es­cri­ba o pro­nun­cia su ape­lli­do de ori­gen po­la­co. Es­te sá­ba­do a las 23.45 ho­ras, en la Ta­ber­na de Jazz, to­ca­rá sus can­cio­nes con su nom­bre y su voz. Le acom­pa­ña­rá Ra­fa Ote­ro, pe­ro la ma­gia se­rá su­ya.

sus ras­gos nór­di­cos. Y son­ríe mu­cho. Y ha­bla sin mie­do, y apren­de sin mie­do y se equi­vo­ca sin mie­do. Y, so­bre to­do, can­ta sin mie­do.

La mú­si­ca ha si­do su ne­xo con el res­to de su vi­da du­ran­te los ocho años que lle­va vi­vien­do en Ga­li­cia. Aho­ra se han mu­da­do en Pon­te­ve­dra, pe­ro si­gue sien­do di­fí­cil ol­vi­dar to­do lo que has apren­di­do du­ran­te dé­ca­das pa­ra re­ci­clar­se, en es­te ca­so co­mo pro­fe­so­ra de in­glés. Por eso tan pron­to se asen­tó en la cos­ta atlán­ti­ca co­men­zó a co­la­bo­rar con di­fe­ren­tes ban­das y mú­si­cos de to­dos los es­ti­los. For­mó A Dol­ce Vi­ta, en­tre otros pro­yec­tos, y si­guió pro­ta­go­ni­zan­do la su­ya pro­pia. No se arre­pien­te de la de­ci­sión que ha to­ma­do, y a Tino y a ella se le si­guen no­tan­do esos ca­bles in­vi­si­bles. So­lo que aho­ra en­tien­den lo que trans­mi­ten por ellos.

R. LEIRO

Vi­ta Ivas­ke­vi­ca ha­bla cua­tro len­guas con flui­dez, y aho­ra es­tu­dia ga­lle­go. Le pa­re­ce «más poé­ti­ca». RE­ES­TRENO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.