Los ve­ci­nos de Ce­rei­xo im­pi­die­ron ila no­ve­na e in­sis­ten en su re­cha­zo al tras­la­do del pá­rro­co

Los ve­ci­nos re­ci­ben a su pá­rro­co con aplau­sos pe­ro des­oyen su in­vi­ta­ción a la cal­ma

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO GAR­CÍA

Tal co­mo ha­bían ad­ver­ti­do, los ve­ci­nos de Ce­rei­xo y Vin­sei­ro im­pi­die­ron ayer la ce­le­bra­ción de la no­ve­na de Santa Ri­ta en pro­tes­ta por el cam­bio de pá­rro­co apro­ba­do por el Ar­zo­bis­pa­do. De­ce­nas de ve­ci­nos acu­die­ron al san­tua­rio es­tra­den­se de Ce­rei­xo y re­ci­bie­ron al pá­rro­co sa­lien­te, Gil­ber­to Be­rríos, con aplau­sos y ví­to­res. Hu­bo has­ta can­cio­nes con le­tras com­pues­tas pa­ra la oca­sión pi­dién­do­le al sa­cer­do­te: «Qué­de­se con nós, por Dios».

Lo que no hi­cie­ron los ve­ci­nos fue abrir la igle­sia pa­ra la ce­le­bra­ción de la no­ve­na. Tan­to en Ce­rei­xo co­mo en Vin­sei­ro las lla­ves de los tem­plos es­tán cus­to­dia­das por los ve­ci­nos, que con­ti­núan de­ci­di­dos a no per­mi­tir más ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas mien­tras el Ar­zo­bis­pa­do no cam­bie de idea o se les dé una ex­pli­ca­ción con­vin­cen­te de la rees­truc­tu­ra­ción pas­to­ral en el Ar­ci­pres­taz­go de Ta­bei­rós que en­tra­rá en vi­gor la pró­xi­ma se­ma­na.

De na­da sir­vió el dis­cur­so del pá­rro­co de­fen­dien­do la ne­ce­si­dad de la re­or­ga­ni­za­ción —mo­ti­va­da por la ba­ja de un sa­cer­do­te— y pi­dien­do por fa­vor a los ve­ci­nos que aban­do­na­sen una lu­cha que has­ta le está em­pe­zan­do a ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud. Gil­ber­to Be­rríos ex­pli­có en de- ta­lle a los ve­ci­nos la re­or­ga­ni­za­ción pas­to­ral y les ro­gó que acep­ten la si­tua­ción y que ma­ña­na le per­mi­tan ofi­ciar las mi­sas en Vin­sei­ro (19.00 ho­ras) y en Ce­rei­xo (20.30 ho­ras) pa­ra des­pe­dir­se de sus fie­les, ya que el lu­nes se in­cor­po­ra ya el nue­vo pá­rro­co de­sig­na­do pa­ra la zo­na. Gil­ber­to Be­rríos con­fe­só que pa­de­ce hi­per­ten­sión y que las emo­cio­nes in­ten­sas no le sien­tan bien. Re­cor­dó un epi­so­dio de ner­vio­sis­mo y vó­mi­tos cuan­do tu­vo que en­fren­tar­se a su pri­me­ra ro­me­ría del San Xor­xe y ase­gu­ró que des­de que los ve­ci­nos han em­pe­za­do su gue­rra lo lle­va muy mal.

Los fie­les hi­cie­ron ca­so omi­so de los ra­zo­na­mien­tos del pá­rro­co in­vi­tan­do al so­sie­go. In­te­rrum­pie­ron su dis­cur­so ase­gu­ran­do que el sa­cer­do­te es­ta­ba ha­blan­do por bo­ca de sus su­pe­rio­res y se de­cla­ra­ron dis­con­for­mes con el nue­vo re­par­to pas­to­ral que les de­ja sin un cu­ra que ha­bía con­se­gui­do lle­nar la igle­sia y lo­grar la unión de la pa­rro­quia.

«Non fa­la el, ese é o dis­cur­so que lle im­pu­xe­ron, o que lle man­dan de arri­ba», re­pe­tían los ve­ci­nos mien­tras el pá­rro­co in­ten­ta­ba ex­pli­car­se. Los áni­mos se fue­ron cal­dean­do y los ve­ci­nos aca­ba­ron pi­dien­do res­pon­sa­bi­li­da­des al ar­ci­pres­te de Ta­bei­rós, Jo­sé An­to­nio Or­ti­guei­ra, a quien con­si­de­ra ar­tí­fi­ce de la re­or­ga­ni­za­ción pas­to­ral. «Que ve­ña dar a ca­ra el», pi­die­ron los ve­ci­nos.

Com­pa­re­cen­cia del ar­ci­pres­te

Los fe­li­gre­ses so­li­ci­ta­ron pú­bli­ca­men­te la pre­sen­cia de Or­ti­guei­ra hoy pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes. De lo con­tra­rio, ase­gu­ran que se­gui­rá sin ha­ber mi­sa.

MI­GUEL SOU­TO

Ve­ci­nos de Ce­rei­xo y Vin­sei­ro re­ci­bie­ron con aplau­sos a su pá­rro­co a la lle­ga­da a la igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.