Los ca­ba­lle­ros que se con­vir­tie­ron en án­ge­les

Iban jun­tos de ru­tas ca­ba­lla­res; uno de ellos en­fer­mó y pi­dió ayu­da. La res­pues­ta fue sor­pren­den­te

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HER­MI­DA

Chema Fra­ga, de 62 años, es un co­ru­ñés de Cam­bre. De he­cho, re­si­de en ese mu­ni­ci­pio. Bueno, allí, está su cuer­po, su men­te... por­que su co­ra­zón, real­men­te, an­da des­per­di­ga­do es­tos días por dis­tin­tos pun­tos pon­te­ve­dre­ses co­mo Poio, Meis, O Gro­ve o Por­tas. ¿Có­mo pue­de ser eso? Pues por­que es­te hom­bre, que está pa­san­do uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su vi­da, ya que una en­fer­me­dad gra­ve de la que se está tra­tan­do le man­tie­ne sin po­der an­dar, se aca­ba de dar cuen­ta de que en las tie­rras pon­te­ve­dre­sas, don­de él pen­sa­ba que te­nía un buen gru­po de ami­gos, en reali­dad, lo que tie­ne son «unos án­ge­les de la guar­da». Lo cuen­ta él con la voz dé­bil y emo­cio­na­da des­de el hos­pi­tal co­ru­ñés don­de está in­gre­sa­do es­tos días: «Me pa­re­ce bien que cuen­tes lo que hi­cie­ron por mí mis ami­gos de ahí de Pon­te­ve­dra, por­que es ma­ra­vi­llo­so. Más no se pue­de pe­dir, son unos án­ge­les. Son lo má­xi­mo, de ver­dad», cuen­ta.

Va­ya­mos al prin­ci­pio de la his­to­ria. Chema, afi­cio­na­do a los ca­ba­llos, se de­ja­ba caer con fre­cuen­cia por las Rías Bai­xas pa­ra com­par­tir ru­tas ca­ba­lla­res con los Ami­gos do Ca­ba­lo de Poio, los com­po­nen­tes de Ru­ta Rum­ba de Meis o los miem­bros de Os de Sem­pre de Ro­mai. Él, que era un to­do­te­rreno de la do­ma o de la pre­pa­ra­ción de ca­ba­llos pa­ra sal­tos, hi­zo es­pe­cial amis­tad con Juan Pa­ti­ño, ve­cino de Poio y herrador de equi­nos. «A ver­da­de é que sem­pre nos le­va­mos moi ben, é moi bo ho­me», di­ce Pa­ti­ño. To­dos los ami­gos que Chema fue ha­cien­do en los mu­ni­ci­pios pon­te­ve­dre­ses re­ci­bían con tris­te­za las úl­ti­mas no­ti­cias que les iban lle­gan­do de él. No en vano, ha­ce al­gún tiem­po Chema en­fer­mó y, en­tre otras co­sas, de mo- men­to no pue­de an­dar. «Sa­bia­mos que es­ta­ba mal, que xa non po­día nin an­dar nin mon­tar a ca­ba­lo, por su­pos­to, e a ver­da­de é que es­ta­ba­mos to­dos bas­tan­te tris­tes por el», cuen­tan Pa­ti­ño y va­rios afi­cio­na­dos más des­de un bar en el que sue­len jun­tar­se. El ca­so es que un día Chema lla­mó a Pa­ti­ño pa­ra pe­dir­le ayu­da: «Cha­mou­me por­que co te­ma da en­fer­mi­da­de os seus re­cur­sos eco­nó­mi­cos ta­mén fo­ron a me­nos. E dí­xo­me que lle fa­cía fal­ta axu­da. Foi así co­mo em­pe­za­mos a pen­sar que se po­de­ría fa­cer pa­ra com­prar­lle un­ha si­lla con mo­tor, que non a ti­ña. Co­men­teino cos com­pa­ñei­ros e a res­pos­ta foi boí­si­ma».

De O Gro­ve a A Co­ru­ña

Se hi­zo un pe­ti­to­rio. Y unos y otros afi­cio­na­dos al ca­ba­llo em­pe­za­ron a po­ner di­ne­ro. Se tar­dó 48 ho­ras en jun­tar 900 eu­ros pa­ra com­prar la si­lla y que to­da­vía so­bra­se un po­co de di­ne­ro pa­ra el trans­por­te has­ta A Co­ru­ña. Cier­to es que por el me­dio hu­bo más so­li­da­ri­dad to­da­vía. «Al­gúns dos afec­cio­na­dos que axu­da­ron a mer­car a si­lla son de O Gro­ve, e re­sul­ta que alí sa­bían dun­ha per­soa, Pa­blo Prol, que ti­ña un­ha si­lla que usa­ra seu pai, e ac­ce­deu a ven­dér­no­la por un pre­zo mó­di­co por tra­tar­se des­ta cau­sa», cuen- ta Juan Pa­ti­ño mien­tras el res­to de los afi­cio­na­dos, ves­ti­dos con los cha­le­cos ce­les­tes que iden­ti­fi­can a su peña equi­na, asien­ten con la ca­be­za mien­tras son­ríen.

Con la si­lla ya pre­pa­ra­da, la idea era via­jar has­ta A Co­ru­ña y en­tre­gár­se­la a su nue­vo due­ño. Pe­ro, de mo­men­to, el via­je no se pu­do ha­cer. Re­sul­ta que Chema está in­gre­sa­do en el hos­pi­tal y no pue­de recibir vi­si­tas. Así que es- pe­ra­rán a que se va­ya re­cu­pe­ran­do pa­ra ha­cér­se­la lle­gar. Mien­tras tan­to, se guar­da en el bar que ha­ce de se­de ofi­cio­sa de los ca­ba­lei­ros. Allí, unos y otros cuen­tan que son una pi­ña. Pa­ti­ño, el herrador, pa­re­ce el je­fe de fi­las. Él lo nie­ga. Pe­ro una de las mu­je­res del gru­po cuen­ta una anéc­do­ta que re­fuer­za esa teo­ría: «Un­ha vez Juan caeu do ca­ba­lo e doía­lle o om­bro. Pe­ro Pa­ti­ño dí­xo­lle que su­bira ao ca­ba­lo e pun­to, que se­gui­ra pa­ra adian­te, se­nón des­pois se­gu­ro que non subía máis. E fí­xo­lle ca­so». To­dos ríen. Y las anéc­do­tas se si­guen su­ce­dien­do. Ha­blan de amis­tad. De días de ru­ta y fies­ta. Y da la sen­sa­ción de que esa no­ble­za que se le atri­bu­ye a los ca­ba­llos, a esos se­res de ojos gran­des que a ellos tan­to les gus­tan, se les ha ido con­ta­gian­do. Al me­nos así lo sien­te Chema, que pien­sa en sus ami­gos y ca­si no ha­bla. So­lo llo­ra.

RA­MÓN LEI­RO

Juan Pa­ti­ño, a la iz­quier­da, y los de­más afi­cio­na­dos al mun­do del ca­ba­llo que pro­mo­vie­ron el pe­ti­to­rio pa­ra con­se­guir una si­lla a mo­tor pa­ra su ami­go Chema. El apa­ra­to, en la ima­gen, aún no fue en­tre­ga­do. Se lle­va­rá a A Co­ru­ña en cuan­to Chema pue­da recibir vi­si­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.