Los ob­je­ti­vos de la Fun­da­ción So­cie­dad Ci­vil y Em­pre­sa

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - Jo­sé R. Gon­zá­lez Ex­pre­si­den­te de la AED y em­pren­de­dor ju­bi­la­do

Con el nom­bre de Fun­da­ción So­cie­dad Ci­vil y Em­pre­sa (fun­da­ción apo­lí­ti­ca) pre­ten­do te­ner una reunión a fi­na­les de es­te mes o prin­ci­pios de ju­nio con los co­lec­ti­vos que pa­so a men­cio­nar. Al­cal­des de la co­mar­ca y por­ta­vo­ces de to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos y no ads­cri­tos, res­pon­sa­bles edu­ca­ti­vos es­pe­cial­men­te los de­di­ca­dos a for­ma­ción pro­fe­sio­nal, Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios de De­za, aso­cia­cio­nes de co­mer­cio y hos­te­le­ría de la co­mar­ca, re­pre­sen­tan­tes de sin­di­ca­tos agra­rios, re­pre­sen­tan­tes de to­dos los sin­di­ca­tos mul­ti­sec­to­ria­les así co­mo a em­pre­sa­rios de to­da la co­mar­ca, pa­ra rea­li­zar un aná­li­sis ri­gu­ro­so de la si­tua­ción co­mar­cal des­pués de úl­ti­mo te­rre­mo­to.

Quie­ro ha­cer las si­guien­te re­fle­xio­nes: ¿Dón­de va el te­ji­do em­pre­sa­rial de la co­mar­ca?, ¿Dón­de va el sec­tor pri­ma­rio?, ¿Qué he­mos he­cho mal?, ¿Qué po­de­mos ha­cer? En de­fi­ni­ti­va de tra­ta de ha­cer un DA­FO de la co­mar­ca, ana­li­zar nues­tras fuer­zas y opor­tu­ni­da­des así co­mo po­ner en va­lor nues­tra ex­pe­rien­cia, co­no­ci­mien­to, es­fuer­zo, dedicación, ilu­sión y pen­sar en po­si­ti­vo y so­bre to­do de­jar­nos de lamentaciones (agua pa­sa­da no mue­ve mo­lino).

Te­ne­mos que po­ner las ba­ses y ci­men­ta­ción de un edi­fi­cio só­li­do, com­pac­to, sol­ven­te y ge­ne­ro­so (en la so­cie­dad ac­tual, to­do el mun­do tie­ne que ga­nar di­ne­ro, pe­ro cum­plien­do con sus obli­ga­cio­nes) y con es­te com­pro­mi­so co­lec­ti­vo va­mos a ser ca­pa­ces de cons­truir esa gran torre que re­sis­ta to­dos los te­rre­mo­tos, su­na­mis y hu­ra­ca­nes que por su­pues­to vol­ve­rán, pe­ro de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos y so­bre to­do prevenidos pa­ra to­do lo que ven­ga.

Tam­bién quie­ro re­fle­xio­nar so­bre la ban­ca, en ge­ne­ral no pue­de ha­ber el «no a to­do», es ne­ce­sa­rio arries­gar más, con­fiar más y no ba­sar­se sim­ple­men­te en que las cuen­tas de ex­plo­ta­ción de to­das las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas de nues­tra co­mar­ca, sean las que in­cli­nen la ba­lan­za ha­cia un la­do u otro. Es pre­ci­so te­ner en cuen­ta la cla­se de per­so­na, su ca­pa­ci­dad, ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to. De­be ha­ber cri­te­rios de se­gun­da opor­tu­ni­dad, ana­li­zar bien cuán­do los con­cur­sos de acree­do­res son for­tui­tos o frau­du­len­tos y mu­chas más co­sas que sal­drán a la luz pe­ro en esen­cia se tra­ta de re­pe­tir lo men­cio­na­do an­te­rior­men­te que to­do el mun­do en la ca­de­na de va­lor tie­ne que ga­nar di­ne­ro y si en al­gún ca­so se pier­de, si se sa­be el por­que su­ce­de, el pro­ble­ma de­ja de ser gra­ve. Es­ta fun­da­ción pre­ten­de co­la­bo­rar en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des a la pre­ven­ción, in­ves­ti­ga­ción y cu­ra­ción de los da­ños oca­sio­na­dos por los ic­tus y de­rra­mes ce­re­bra­les.

Quie­ro de­jar muy cla­ro que el áni­mo de crear es­ta fun­da­ción, no pre­ten­de com­pe­tir ni su­plan­tar a la AED, jus­ta­men­te to­do lo con­tra­rio, tie­ne que ser com­ple­men­ta­ria so­bre to­do en fa­ce­tas en las cua­les la AED po­co pue­de ha­cer, pe­ro se le re­co­no­cen los mé­ri­tos que ha te­ni­do y que tie­ne en es­te mo­men­to, pues­to que se desem­pe­ña una im­por­tan­te la­bor en la mis­ma.

Yo co­mo em­pren­de­dor en la ju­bi­la­ción ac­ti­va, si­go pen­san­do exac­ta­men­te lo mis­mo que cuan­do te­nía vein­te años a ni­vel men­tal, co­mo es ló­gi­co a ni­vel fí­si­co los años pa­san fac­tu­ra.

Cen­tro de for­ma­ción pro­fe­sio­nal pri­va­do

He te­ni­do ya contactos con la Di­rec­ción Xe­ral de Em­pre­go de la Con­se­lle­ría de Economía e In­dus­tria de la Xun­ta de Ga­li­cia pa­ra crear un cen­tro de for­ma­ción pro­fe­sio­nal pri­va­do, pues­to que co­mo he pen­sa­do y di­cho siem­pre la for­ma­ción y el I+D+I son la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de cual­quier ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, a pos­te­rio­ri ven­drá la ca­li­dad, la pre­ven­ción de riesgos la­bo­ra­les y la ges­tión de nues­tro me­dio am­bien­te que lle­va mu­cho tiem­po que­ján­do­se y es­te no ha­bla, pe­ro res­pon­de con ges­tos.

No quie­ro ex­ten­der­me más, cual­quier per­so­na pue­de lla­mar­me pre­fe­ren­te­men­te en­tre las 20.00 y las 22.00 ho­ras pa­ra cam­biar im­pre­sio­nes. Avi­sa­ré a su de­bi­do tiem­po y con la an­te­la­ción su­fi­cien­te pa­ra ce­le­brar una reunión, en la cual ana­li­za­re­mos si la ini­cia­ti­va tie­ne sen­ti­do o nos con­for­ma­mos con pro­se­guir con el desas­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.