La fa­mi­lia Agu­lló Can­da ha­bla de des­con­si­de­ra­ción y cri­ti­ca el afán de pro­ta­go­nis­mo del go­bierno la­li­nen­se

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

La fa­mi­lia Agu­lló Can­da par­ti­ci­pó ayer en Madrid en una reunión en torno a la tra­ge­dia del Yak 42, un ac­ci­den­te aé­reo en el 2003 en el que fa­lle­ció el mi­li­tar la­li­nen­se Vi­cen­te Agu­lló. Y qui­sie­ron apro­ve­char es­te ac­to pa­ra ha­cer pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do don­de agra­de­cen el apo­yo re­ci­bi­do siem­pre por los ve­ci­nos pe­ro cues­tio­nar el apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co en La­lín en los úl­ti­mos me­ses de «un te­ma tan do­lo­ro­so» y tras el pleno de enero don­de la cor­po­ra­ción apro­bó de­cla­rar per­so­na non gra­ta al ex­mi­nis­tro de De­fen­sa, Federico Tri­llo, tras pre­sen­tar una mo­ción el gru­po de go­bierno.

«No en­ten­de­mos la ac­ti­tud del al­cal­de», re­sal­tan, alu­dien­do a de­cla­ra­cio­nes a una te­le­vi­sión don­de su­pues­ta­men­te ha­bía co­mu­ni­ca­ción pre­via con la fa­mi­lia —«que no se pro­du­jo nunca»— en torno a esa in­ten­ción de lle­var a pleno la mo­ción y a un me­dio di­gi­tal don­de ha­bría ha­bla­do con Car­los Agu­lló, «una in­for­ma­ción que no es real». Re­cuer­dan que an­tes de co­no­cer­se el dic­ta­men del Con­se­jo de Es­ta­do so­bre la ca­tás­tro­fe ya hu­bo homenajes en La­lín or­ga­ni­za­dos por la fa­mi­lia de Vi­cen­te Agu­lló «pa­ra ayu­dar a de­nun­ciar las in­jus­ti­cias de es­ta tra­ge­dia, a la que fue­ron in­vi­ta­dos, a pe­ti­ción ex­pre­sa de es­ta fa­mi­lia, los ac­tua­les di­ri­gen­tes del go­bierno mu­ni­ci­pal de La­lín, por aquel en­ton­ces en la opo­si­ción, que lue­go no asis­tie­ron».

An­te es­ta cir­cuns­tan­cia, la fa­mi­lia afir­ma en su es­cri­to no en­ten­der «es­ta ac­ti­tud tan con­tra­dic­to­ria por par­te de los miem­bros del ac­tual go­bierno lo­cal la­li­nen­se. ¿Aca­so la muer­te del se­gún ellos ami­go y ve­cino Vi­cen­te Agu­lló no era igual­men­te in­jus­ta tan­to an­tes co­mo des­pués de la pu­bli­ca­ción del fa­mo­so in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do?». «Cree­mos —pro­si­guen— que es­ta fue una ac­ti­tud de fal­ta de res­pe­to». Aña­den que «los ar­tí­fi­ces e im­pul­so­res de di­cha mo­ción ba­sa­ron su res­pe­to ha­cia es­te mi­li­tar, trá­gi­ca­men­te fa­lle­ci­do, en co­men­ta­rios re­la­ti­vos a la vi­da de ocio que dis­fru­ta­ba cuan­do se en­con­tra­ba de per­mi­so en La­lín y no en los va­lo­res pro­fe­sio­na­les o en el cu­rrícu­lo que Vi­cen­te Agu­lló Can­da lle­gó a ate­so­rar co­mo pa­ra­cai­dis­ta, co­mo con­tro­la­dor aé­reo o co­mo con­tin­gen­te en mi­sio­nes, mu­chas de ellas de ayu­da so­cial, gue­rras, ca­tás­tro­fes, en paí­ses co­mo Ko­so­vo, Afganistán (...) y el Pres­ti­ge, arries­gan­do su vi­da en más de una oca­sión».

«El se­ñor Cuí­ña, ac­tual al­cal­de, no so­lo ha co­me­ti­do una fal­ta de con­si­de­ra­ción, sino lo que es más gra­ve, min­tió a la fa­mi­lia cuan­do di­jo que ha­bía ha­bla­do con quien no ha ha­bla­do», ex­po­ne la fa­mi­lia. Creen gran con­tra­dic­ción no ha­ber apo­ya­do ac­tos or­ga­ni­za­dos en el 2014 por familiares de las víc­ti­mas y «aho­ra se mien­te a la gen­te, no se pide per­mi­so par aca­pa­rar pro­ta­go­nis­mo de un te­ma tan do­lo­ro­so; en to­do ca­so re­sul­ta una ac­ti­tud tre­men­da­men­te va­ni­do­sa. «De­cla­rar a Tri­llo non grato a ba­se de men­ti­ras a la fa­mi­lia, al res­to del pue­blo y del Es­ta­do so­bre es­ta tra­ge­dia es sino de­cla­rar­se a sí mis­mo non grato», re­cal­can, ase­gu­ran­do que ellos no ne­ce­si­tan el dic­ta­men del Con­se­jo de Es­ta­do y Tri­llo era no grato des­de el 2003.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.