El le­ga­do si­len­cio­so de Cas­tro­vi­te

Va­lo­ran la pues­ta en va­lor del cas­tro de Ora­zo y la di­fu­sión de los re­le­van­tes ha­llaz­gos de la ex­ca­va­ción de 1986

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GARCÍA

Pa­ra el co­mún de los es­tra­den­ses Cas­tro­vi­te es un mirador in­tere­san­te, un acier­to se­gu­ro pa­ra una ex­cur­sión en pa­re­ja o el es­ce­na­rio de la con­cu­rri­da ro­me­ría de San­ta Ma­ri­ña. La pro­pia to­po­ni­mia evi­den­cia la exis­ten­cia de un cas­tro, pe­ro po­cos ve­ci­nos sa­ben al­go de ese asen­ta­mien­to o de los in­tere­san­tes ha­llaz­gos de las ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en 1986. Pa­ra co­rre­gir es­ta si­tua­ción, la con­ce­ja­lía de Tu­ris­mo de A Es­tra­da y la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go ce­le­bra­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na unas jor­na­das en las que se re­pa­só la his­to­ria de la arqueología cas­tre­xa es­tra­den­se. En ese mar­co se ha abier­to el de­ba­te so­bre la con­ve­nien­cia de ins­ta­lar en Cas­tro­vi­te pa­ne­les in­for­ma­ti­vos que den cuen­ta de la his­to­ria del lu­gar y do­cu­men­ten las ex­ca­va­cio­nes — de los son­deos no que­da ras­tro vi­si­ble— y sus re­sul­ta­dos.

El ar­queó­lo­go de la Di­rec­ción Xe­ral de Pa­tri­mo­nio de la Xun­ta Xu­lio Carballo, que di­ri­gió en su día la ex­ca­va­ción, su­gi­rió al Con­ce­llo la pues­ta en va­lor del lu­gar des­de el pun­to de vis­ta in­for­ma­ti­vo, ya que en otros as­pec­tos co­mo ac­ce­sos o ma­le­za el en­cla­ve no pre­sen­ta pro­ble­mas. Por su par­te, el edil es­tra­den­se res­pon­sa­ble de Tu­ris­mo, Ós­car Ran­ca­ño, re­co­gió el guan­te y se com­pro­me­tió a bus­car me­dios pa­ra una pe­que­ña ac­tua­ción en es­te sen­ti­do.

En su día, los ha­llaz­gos de Cas­tro­vi­te no fue­ron su­fi­cien­te­men­te di­fun­di­dos. No obs­tan­te, las ex­ca­va­cio­nes per­mi­tie­ron des­ta­par va­rios si­glos de his­to­ria. La cronología del po­bla­do es uno de los as­pec­tos so­bre los que pu­do arro­jar­se luz. Se de­mos­tró que hu­bo ocu­pa­ción des­de el si­glo VIII an­tes de Cris­to y que el en­cla­ve es­tu­vo ha­bi­ta­do inin­te­rrum­pi­da­men­te has­ta el I an­tes de Cris­to. Los aná­li­sis es­tra­ti­grá­fi­cos tam­bién tra­je­ron evi­den­cias de la economía del po­bla­do.

Una agri­cul­tu­ra im­por­tan­te

En los 80 to­da­vía se creía que la economía cas­tre­xa era esen­cial­men­te ga­na­de­ra. Los ha­llaz­gos de Cas­tro­vi­te con­tra­di­je­ron es­ta hi­pó­te­sis. En las ex­ca­va­cio­nes se ha­lla­ron 40 ki­los de res­tos ve­ge­ta­les car­bo­ni­za­dos que se co­rres­pon­den con tres in­cen- dios ac­ci­den­ta­les re­gis­tra­dos en el po­bla­do: uno en el si­glo IV an­tes de Cris­to y dos en­tre el III y el I an­tes de Cris­to. Se tra­ta de res­tos de va­rias es­pe­cies cul­ti­va­das: mi­jo so­bre to­do, pe­ro tam­bién dis­tin­tas va­rie­da­des de tri­go, ce­ba­da y, en me­nor me­di­da, ave­na. Las enor­mes can­ti­da­des al­ma­ce­na­das —en al­gu­nos ca­sos en al­gún ele­men­to que se per­dió en el in­cen­dio, pro­ba­ble­men­te sa­cos— y los ti­pos de ce­rea­les que tes­ti­mo­nian la exis­ten­cia de cul­ti­vos con ci­clos bio­ló­gi­cos di­ver­sos apun­tan a una ac­ti­vi­dad agrí­co­la im­por­tan­te.

En el plano pa­leo­am­bien­tal, se en­con­tra­ron res­tos de ma­de­ras car­bo­ni­za­das, con cla­ro pre­do­mi­nio del ro­ble y el ave­llano. El es­tu­dio de los car­bo­nes re­mi­te a una ges­tión del bos­que que se orien­ta­ba a la ob­ten­ción de le­ña pa­ra com­bus­ti­ble, la car­pin­te­ría —un tra­ba­jo del que se han en­con­tra­do evi­den­cias— o la ela­bo­ra­ción de ma­nu­fac­tu­ras pa­ra el al­ma­ce­na­je del grano.

Por otra par­te, en las ex­ca­va­cio­nes se re­cu­pe­ra­ron más de 2.000 frag­men­tos de ce­rá­mi­ca que se con­ser­van en el Mu­seo de Pon­te­ve­dra. En­tre ellos pre­do­mi­nan los li­sos, aun­que tam­bién se han ha­lla­do va­rios de­co­ra­dos. Algunas pie­zas pre­sen­tan ti­po­lo­gías pro­pias de la zo­na de las Rías Bai­xas o el Miño, lo que apun­ta a una re­la­ción de in­ter­cam­bio co­mer­cial con es­tas zo­nas. In­clu­so se ha en­con­tra­do un ejem­plo de ce­rá­mi­ca pú­ni­ca del Mediterráneo que de­mues­tra que en el si­glo IV an­tes de Cris­to ha­bía un co­mer­cio en­tre el Mediterráneo y las Rías Bai­xas cu­yas im­pli­ca­cio­nes lle­ga­ban al in­te­rior.

El cas­tro ocu­pa una hec­tá­rea y cons­ta de dos pla­ta­for­mas, la su­pe­rior con una er­mi­ta de ori­gen me­die­val.

USC (GEPN)

En Cas­tro­vi­te se ha­lla­ron más de 2.000 frag­men­tos de ce­rá­mi­ca de pro­ce­den­cia lo­cal y fo­rá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.