«Nos to­có la lo­te­ría», di­ce la hi­ja de la an­cia­na de Cun­tis que des­apa­re­ció y fue en­con­tra­da con vi­da

Con­chi, hi­ja de la an­cia­na que apa­re­ció sa­na y sal­va tras pa­sar la no­che en el mon­te en Cun­tis, agra­de­ce la bús­que­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - MA­RÍA HER­MI­DA

«En­ho­ra­bue­na Con­chi», «me ale­gro Con­chi, fe­li­ci­da­des», «qué suer­te, Con­chi». Na­da más aso­mar la ca­be­za por la puer­ta de su ca­sa ayer a me­dia ma­ña­na, Con­chi Ba­rros no de­ja­ba de re­ci­bir fe­li­ci­ta­cio­nes. No era pa­ra me­nos. Ella es la hi­ja de Car­men de Ma­teo, la oc­to­ge­na­ria que des­apa­re­ció el vier­nes en Cun­tis y que fue en­con­tra­da sa­na y sal­va 24 ho­ras des­pués tras ha­ber pa­sa­do la no­che en un mon­te de di­fí­cil ac­ce­so, sen­ta­da jun­to a un ár­bol y úni­ca­men­te arro­pa­da por su ga­bar­di- na ne­gra, su bol­so y su pa­ra­guas.

Con­chi Ba­rros cuen­ta que su ma­dre, que tie­ne 86 años, siem­pre fue una mu­jer muy ac­ti­va. Era co­mer­cian­te del cen­tro de Cun­tis, de un co­mer­cio aho­ra ce­rra­do, pe­ro en el que la an­cia­na aún se en­tre­tie­ne tras­tean­do con las ca­jas. Ha­ce dos años Con­chi em­pe­zó a no­tar que a su ma­dre la me­mo­ria, de cuan­do en vez, le ju­ga­ba ma­las pa­sa­das. Aún así, Car­men, to­do vi­ta­li­dad, se­guía man­te­nien­do sus ru­ti­nas. La te­le no la en­tre­tie­ne. Y lo que le da vi­da son los paseos, por­que siem­pre le gus­tó an­dar. Ade­más, a ve­ces los com­bi­na con la asis­ten­cia a mi­sa, ya que vi­ve en el cen­tro de Cun­tis y le queda muy cer­ca la igle­sia y el con­ven­to. El vier­nes, su hi­ja con­ta­ba con que, como siem­pre, pa­sea­se al la­do de ca­sa y lue­go es­cu­cha­se mi­sa. Le te­nía ya la ce­na pre­pa­ra­da. Y le pa­re­ció ra­ro que Car­men se de­mo­ra­se más allá de las nue­ve de la no­che. Ahí em­pe­zó una no­che in­fer­nal. «Sa­li­mos a ha­cer su re­co­rri­do, em­pe­za­mos a bus­car por las pis­tas... pe­ro no ha­bía ma­ne­ra. Nos te­mi­mos lo peor. To­da la no­che lloviendo... fue ho­rri­ble».

El sá­ba­do, las ho­ras fue­ron pa­san­do sin que Car­men die­se se­ña­les de vi­da. Con­chi es­tá enor­me­men­te agra­de­ci­da al ejér­ci­to de vo­lun­ta­rios y me­dios de emer­gen­cia que se fue com­po­nien­do pa­ra bus­car a su ma­dre. «Vino mu­cha gen­te, so­bre to­do jo­ven, y se pu­do ras­trear to­do. Ella es­ta­ba en un si­tio de di­fi­ci­lí­si­mo ac­ce­so, de no ha­ber­la bus­ca­do tan­to se que­da­ría allí». Car­men apa­re­ció tran­qui­la, sen­ta­da jun­to a un ár­bol. La lle­va­ron al mé­di­co por pre­cau­ción, pe­ro pu­do ir­se a ca­sa rá­pi­da­men­te por­que es­ta­ba per­fec­ta­men­te. Ayer a me­dia ma­ña­na se­guía dur­mien­do. «La voy a dejar des­can­sar to­do lo que quie­ra, tie­ne que es­tar ago­ta­da. Ella no con­tó na­da, le pre­gun­ta­mos y no se acuer­da de don­de es­tu­vo, es­ta­ba muy tran­qui­la», di­jo Con­chi. A ella le lla­mó la aten­ción que su ma­dre lle­gó con la ro­pa prác­ti­ca­men­te se­ca pe­se a to­do lo llo­vi­do. «Se de­bió ta­par con el pa­ra­guas, y eso la pro­te­gió», re­cuer­da Con­chi. Lue­go, con los ojos lle­nos de emo­ción, la hi­ja con­clu­ye: «Es un mi­la­gro que mi ma­dre es­té vi­va, aún no me lo creo, nos to­có la lo­te­ría».

RA­MÓN LEIRO

Con­chi Ba­rros y su ma­dre vi­ven en el cen­tro de Cun­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.