El Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go es­tre­na­rá nue­va pá­gi­na web y fo­ros vir­tua­les

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - S. L.

El por­tal dio­ce­sano ya ha­ce tiem­po que se que­dó cor­to pa­ra las ne­ce­si­da­des del Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go de Com­pos­te­la. Por eso, su de­le­ga­ción de Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción ex­plo­ra to­das las he­rra­mien­tas que las nue­vas tec­no­lo­gías les ofre­cen. Cur­sos on li­ne, di­gi­ta­li­za­ción del Bo­le­tín Ofi­cial del Ar­zo­bis­pa­do, ver­sión en PDF de la re­vis­ta Bar­ca de San­tia­go, What­sapp y aho­ra tam­bién las re­des so­cia­les. Ni si­quie­ra Twit­ter se re­sis­te a la pa­la­bra de Dios en 140 ca­rac­te­res.

Ha­ce dos años se pu­so en mar­cha la nue­va pá­gi­na web dio­ce­sa­na en la di­rec­ción www.ar­chi­com­pos­te­la.es, to­tal­men­te re­mo­de­la­da en sus con­te­ni­dos y con un ob­je­ti­vo pre­do­mi­nan­te­men­te in­for­ma­ti­vo en el que se in­cor­po­ran ya las re­des in­ter­ac­ti­vas, con una he­rra­mien­ta que per­mi­te com­par­tir las no­ti­cias pu­bli­ca­das a tra­vés de las re­des so­cia­les y del ser­vi­cio de men­sa­je­ría What­sapp. Pe­ro ade­más, los usua­rios tie­nen la po­si­bi­li­dad de con­tac­tar con la ar­chi­dió­ce­sis a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co y de lo­ca­li­zar­la con el ser­vi­cio de Goo­gle Maps. Con to­do, ya se no­ta des­fa­sa­da. Los nue­vos tiem­pos gi­ran a ve­lo­ci­da­des de vér­ti­go y la Igle­sia no se quie­re que­dar al mar­gen del rit­mo de sus fie­les. Por eso se es­tá tra­ba­jan­do en una nue­va edi­ción de la web «con un es­ti­lo más ac­tual y más fun­cio­nal» que ve­rá la luz en los pró­xi­mos días.

A ma­yo­res, y coin­ci­dien­do con el Día das Le­tras Ga­le­gas del año pa­sa­do, la ar­chi­dió­ce­sis com­pos­te­la­na es­tre­nó el do­mi­nio .gal que per­mi­te fa­ci­li­tar la bús­que­da pa­ra las con­sul­tas en ga­lle­go, así co­mo dar más vi­si­bi­li­dad en In­ter­net al idioma pro­pio. Fá­ti­ma Fe­rrei­ra adop­tó a su hi­jo en Cos­ta de Mar­fil. Fue en el 2007, y por en­ton­ces era un país que re­ci­bía muy po­cas so­li­ci­tu­des. El pro­ce­so es lar­go, y fue así co­mo, po­co a po­co, fue co­no­cien­do a otros pa­dres de to­da Es­pa­ña. En to­tal de­be ha­ber un cen­te­nar de pe­que­ños ha­bi­tuán­do­se a la vi­da en la len­gua de Cer­van­tes, pe­ro so­lo al­re­de­dor de cua­ren­ta pro­fun­di­za­ron en el víncu­lo que les une al país afri­cano. En­tre ellas hay cin­co en Pon­te­ve­dra —ciu­dad en la que tie­nen su se­de—, tres en Vi­go, tres en San­tia­go de Com­pos­te­la, una en Lalín y otra más en Fe­rrol. Aho­ra el cor­dón um­bi­li­cal les lle­va a pa­gar­se de su pro­pio bol­si­llo a quie­nes pue­den per­mi­tír­se­lo una vez al año, de me­dia, un via­je al co­ra­zón del con­ti­nen­te ne­gro pa­ra su­per­vi­sar los pro­yec­tos so­li­da­rios que es­tán desa­rro­llan­do en él y co­men­zar a pla­ni­fi­car otros nue­vos.

Las obras be­né­fi­cas que es­tán le­van­tan­do allí tam­bién sa­len de lo que los miem­bros de la Aso­cia­ción Ko­moé de Ayu­da al Desa­rro­llo y Coope­ra­ción en Cos­ta de Mar­fil con­si­guen re­cau­dar ca­da año a tra­vés de mer­ca­di­llos afri­ca­nos en los que ven­den ar­te­sa­nía que traen ellos mis­mos de allí, co­mi­das be­né­fi­cas, ven­ta de lo­te­ría, de ca­mi­se­tas y otra cla­se de ini­cia­ti­vas so­li­da­rias. No re­ci­ben nin­gu­na sub­ven­ción. Por eso los pro­yec­tos se es­co­gen en fun­ción de la ca­pa­ci­dad de la oe­ne­gé y de sus po­si­bi­li­da­des de con­tar en el país con al­guien de con­fian­za que pue­da su­per­vi­sar las obras y dar fe de que el di­ne­ro se des­ti­na a lo que es­tá di­ri­gi­do.

Has­ta aho­ra ni si­quie­ra se ha- bían da­do a co­no­cer pú­bli­ca­men­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a pe­sar de lle­var cons­ti­tui­dos co­mo co­lec­ti­vo des­de el 2010 y de es­tar pre­si­di­dos por una pe­rio­dis­ta. Se tra­ta de una cues­tión de prio­ri­da­des, y la re­cau­da­ción de fon­dos se im­po­ne co­mo la prin­ci­pal pa­ra una agru­pa­ción que de­pen­de de sí mis­ma y de la solidaridad de la gen­te. Prin­ci­pal­men­te, de los ga­lle­gos, que son quie­nes más ni­ños han adop­ta­do en Cos­ta de Mar­fil. «Tal vez por­que es un país bas­tan­te nue­vo (en tér­mi­nos de adop­ción), y hu­bo al­gu­nas fa­mi­lias de la co­mu­ni­dad que lo co­no­cie­ron pri­me­ro, y el res­to fue ani­mán­do­se al ir te­nien­do con­tac­to con ellas», ex­pli­ca Fe­rrei­ra.

El ca­so es que en los sie­te años que tie­ne de vi­da, Ko­moé ya ha do­ta­do de ma­te­rial sa­ni­ta­rio y mo­bi­lia­rio de hos­pi­ta­li­za­ción al cen­tro de sa­lud de Oue­lle, si­tua­do en la re­gión mar­fi­le­ña que da nom­bre a la aso­cia­ción, N’zi Ko­moé; y de cuar­tos de ba­ño y su­mi­nis­tro eléc­tri­co al or­fe­li­na­to de Zouan Hou­nien, re­gen­ta­do por la oe­ne­gé Fun­da­ción Ami­gos de Ca­naan —que cuen­ta con dis­tin­tos cen­tros de aco­gi­da de me­no­res en di­fe­ren­tes lu­ga­res del país—, y en el que más de 7.000 ni­ños com­par­tían un so­lo gri­fo.

Tras pa­sar por la sa­ni­dad y la aten­ción so­cial ha lle­ga­do el mo­men­to de vol­ver a la edu­ca­ción. Tras to­par­se de fren­te con las inevi­ta­bles di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas pa­ra lle­var a ca­bo el pro­yec­to glo­bal con el que pre­ten­dían con­se­guir la me­jo­ra de las ins­ta­la­cio­nes y re­cur­sos ma­te­ria­les del Li­ceo Mu­ni­ci­pal de Abo­bo en el 2013 y el 2014, su nue­vo re­to va por fa­ses. La pri­me­ra con­sis­tió en sus­ti­tuir los tejados y fal­sos te­chos in­te­rio­res de una es­cue­la de edu­ca­ción pri­ma­ria en Ag­bo­vi­lle, que su­per­vi­sa­ron en no­viem­bre y que tu­vo un cos­te de 5.350 eu­ros. La se­gun­da —que re­que­ri­rá de una in­ver­sión ma­yor— con­clui­rá con la sus­ti­tu­ción de puer­tas, la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca el agua po­ta­ble y el mo­bi­lia­rio es­co­lar.

Es­te se­rá el úni­co fin de la co­mi­da be­né­fi­ca que, por pri­me­ra vez, se ce­le­bra­rá en Pon­te­ve­dra el sá­ba­do a las 14.30 ho­ras en el Li­ceo Ca­sino. Ese, y vol­ver a re­unir a las fa­mi­lias y al pú­bli­co in­tere­sa­do en co­no­cer más so­bre el país en torno a una mis­ma me­sa. Cuan­tas más, me­jor.

ASO­CIA­CIÓN KO­MOÉ

La aso­cia­ción ya ha rea­li­za­do va­rios pro­yec­tos so­li­da­rios en Cos­ta de Mar­fil, y en es­tos mo­men­tos es­tá reha­bi­li­tan­do la es­cue­la de edu­ca­ción pri­ma­ria de Ag­bo­vi­lle, ins­ta­lan­do nue­vos tejados, puer­tas y elec­tri­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.