Ce­rei­xo y Vin­sei­ro aban­do­nan con de­cep­ción la lu­cha por su pá­rro­co

La no­ve­na de Santa Ri­ta arran­ca­rá hoy en Ce­rei­xo ofi­cia­da por el nue­vo sa­cer­do­te

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GAR­CÍA

De­cep­ción. Es la pa­la­bra que me­jor de­fi­ne el sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do en­tre los ve­ci­nos de Ce­rei­xo y Vin­sei­ro tras la aclaración que su pá­rro­co, Gil­ber­to Be­rríos, ofre­ció ayer an­te quie­nes mo­vie­ron Ro­ma con San­tia­go pa­ra in­ten­tar man­te­ner­le al fren­te de am­bas pa­rro­quias. El sa­cer­do­te res­pal­dó cien por cien la ver­sión de Ar­zo­bis­pa­do y con­fe­só en pú­bli­co que el nue­vo re­par­to pas­to­ral que se apli­ca­rá en el ar­ci­pres­taz­go es­tra­den­se des­de es­ta se­ma­na —y con el que Ce­rei­xo y Vin­sei­ro pa­san a ma­nos de otro sa­cer­do­te— fue fra­gua­do ha­ce me­ses y con­sen­sua­do y apro­ba­do por to­dos los curas im­pli­ca­dos, in­clui­do él.

Esa no era la per­cep­ción que te­nían los ve­ci­nos. Se­gún ase­gu­ran, cuan­do se en­te­ra­ron del tras­la­do del pá­rro­co y co­men­ta­ron el asun­to con él, el sa­cer­do­te les de­jó cla­ro que es­ta­ba a gus­to en la pa­rro­quia y que el tras­la­do era una im­po­si­ción que le ve­nía de sus su­pe­rio­res. El pá­rro­co les ha­bló del vo­to de obe­dien­cia que tie­nen los sa­cer­do­tes y los ve­ci­nos no du­da­ron en al­zar ellos la voz en pro­tes­ta por una de­ci­sión que les pa­re­ce in­jus­ta y que, se­gún en­ten­dían, al pá­rro­co tam­bién se lo pa­re­cía. Fue así co­mo co­men­za­ron la lu­cha sin cuar­tel por su pá­rro­co, reunién­do­se con to­dos los es­ta­men­tos del cle­ro, boi­co­tean­do las ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas y con­tac­tan­do con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a su reivin­di­ca­ción.

Sin em­bar­go, el Ar­zo­bis­pa­do fue fir­me des­de el pri­mer mo­men­to en su de­fen­sa de la re­or­ga­ni­za­ción pas­to­ral y no dio a los ve­ci­nos ni un atis­bo de esperanza. Pa­ra col­mo, las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del pá­rro­co asu­mien­do la re­or­ga­ni­za­ción sin trau­mas y re­co­no­cién­do­se co­mo par­te im­pli­ca­da en ella han de­ja­do sin sen­ti­do la lu­cha. «Non é o mes­mo que che im­po­ñan al­go des­de arrri­ba que que se­xas tí o que o te­ñas acor­da­do aín­da que non che gus­te», acla­ra­ban ayer los ve­ci­nos.

Los re­pre­sen­tan­tes de las aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les de Ce­rei­xo y Vin­sei­ro —que en­ca­be­za­ron la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar pa­ra tra­tar de evi­tar la mar­cha del pá­rro­co— man­tu­vie­ron una reunión con el sa­cer­do­te la no­che del do­min­go. Le ad­vir­tie­ron que los fie­les no iban a en­ten­der su pos­tu­ra y lo ani­ma­ron a ir a ex­pli­car­la ayer a la pa­rro­quia. Él acep­tó, se re­trac­tó lue­go y fi­nal­men­te cum­plió su pro­me­sa a re­ga­ña­dien­tes. El sa­cer­do­te dio las ex­pli­ca­cio­nes de­bi­das, de­jó a los ve­ci­nos de­cep­cio­na­dos y se mar­chó, es­ta vez sin aplau­sos. Hoy se re­to­ma­rá la normalidad. El nue­vo pá­rro­co, Rubén Dié­guez, se es­tre­na­rá a las 21.00 ho­ras ofi­cian­do por fin la no­ve­na de Santa Ri­ta en Ce­rei­xo..

MI­GUEL SOU­TO

El pá­rro­co ofre­ció ayer a los ve­ci­nos una ex­pli­ca­ción de los he­chos que de­cep­cio­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.