La USC abri­rá el pró­xi­mo cur­so el pri­mer Cam­pus da Ci­da­da­nía mundial

Tra­ta de de­fen­der los es­tu­dios de hu­ma­ni­da­des y me­jo­rar la ca­li­dad de su do­cen­cia

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - SANTIAGO - SU­SA­NA LUAÑA

Na­die se atre­ve­rá a po­ner en du­da la im­por­tan­cia de las in­ves­ti­ga­cio­nes que el equi­po del ar­queó­lo­go de la USC Ar­tu­ro de Lom­be­ra rea­li­za en Co­va Ei­rós (Tria­cas­te­la), que son co­mo un li­bro abier­to so­bre los orí­ge­nes del hom­bre. Y sin em­bar­go, cuan­do se ha­bla de la ex­ce­len­cia de los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, ca­si siem­pre se ha­ce re­fe­ren­cia a gru­pos cien­tí­fi­cos, de­jan­do en un se­gun­do plano los tra­ba­jos en el cam­po de las hu­ma­ni­da­des. In­ver­tir esa ten­den­cia, so­bre to­do en una uni­ver­si­dad que se asien­ta so­bre una fuer­te tra­di­ción hu­ma­nís­ti­ca, es uno de los ob­je­ti­vos de la crea­ción del Cam­pus da Ci­da­da­nía. Pe­ro no el úni­co, por­que co­mo in­di­ca Jo­sé An­to­nio Ca­ri­de, que coor­di­na una co­mi­sión de on­ce miem­bros que tra­ba­ja en la pues­ta en mar­cha de es­te am­bi­cio­so pro­yec­to, aun­que el cam­pus gi­ra­rá en torno a las cien­cias so­cia­les y ju­rí­di­cas, las ar­tes y las hu­ma­ni­da­des, «que­re­mos que se­xa un cam­pus de to­dos», por­que a fin de cuen­tas se ar­ti­cu­la so­bre sa­be­res que tie­nen que ver con la pro­pia esen­cia y ra­zón de ser del hom­bre.

Es­te nue­vo es­pa­cio, que se su­ma al Cam­pus Vi­da y al Cam­pus Te­rra en San­tia­go, al Cam­pus do Mar en Vi­go y a los pro­yec­tos de crea­ción del Cam­pus Au­ga en Ou­ren­se y el Cam­pus Ar­te en Pon­te­ve­dra, fue pre­sen­ta­do en el mes de di­ciem­bre y la co­mi­sión tra­ba­ja aho­ra en la ela­bo­ra­ción del plan es­tra­té­gi­co. Si to­do mar­cha bien, se pre­ten­de que sea una reali­dad el pró­xi­mo cur­so. Y si el Cam­pus Vi­da se re­la­cio- na con el Cam­pus Sur y el Te­rra con Lu­go, el Cam­pus da Ci­da­da­nía ten­drá su re­fe­ren­te fí­si­co en el cas­co an­ti­guo de San­tia­go, y es pro­ba­ble que su se­de se em­pla­ce en Ca­sa Ji­me­na y Eli­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, en Ca­sas Reais, apro­ve­chan­do que los ser­vi­cios de aten­ción a los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros se tras­la­dan a Fon­se­ca.

Es un pro­yec­to am­bi­cio­so y pio­ne­ro en to­do el mun­do. Des­de lue­go, no hay nin­guno en Es­pa­ña, y sus pro­mo­to­res tam­po­co tie­nen cons­tan­cia de otro si­mi­lar en nin­guno de los lu­ga­res del mun­do con los que con­tac­ta­ron. «É al­go to­tal­men­te no­vi­do­so, po­de que o con­cep­to en si o desen­vol­van nou­tros lu­ga­res, pe­ro non coa es­tru­tu­ra que nós es­ta­mos a pre­pa­rar».

El ob­je­ti­vo es tra­ba­jar en tres ám­bi­tos: La me­jo­ra de la ca­li­dad do­cen­te, la in­ves­ti­ga­ción y trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to y la pro­yec­ción in­ter­na y ex­ter­na pa­ra que se vi­sua­li­ce el tra­ba­jo que San­tia­go lle­va a ca­bo en el cam­po de las hu­ma­ni­da­des.

Ca­len­da­rio y fi­nan­cia­ción

El plan es­tra­té­gi­co abar­ca un ca­len­da­rio que tra­ba­ja­rá a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo con ac­cio­nes pro­gra­ma­das has­ta el 2020 y que, en al­gu­nos as­pec­tos, coin­ci­den con el plan es­tra­té­gi­co de la USC, so­bre to­do en lo que tie­ne que ver con la in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Irá acom­pa­ña­do de una me­mo­ria eco­nó­mi­ca, fun­da­men­tal pa­ra la con­tra­ta­ción de más pro­fe­so­ra­do que per­mi­ta re­cu­pe­rar la ex­ce­len­cia en la en­se­ñan­za que la mayoría de las dis­ci­pli­nas afec­ta­das tie­nen por tra­di­ción.

Sus pro­mo­to­res son op­ti­mis­tas, ya que de mo­men­to no fal­ta­ron las ayu­das. La Xun­ta les con­ce­dió 40.000 eu­ros en el 2016 y 30.000 en el 2017 pa­ra la pues­ta en mar­cha de una ini­cia­ti­va que no tar­da­rá en ha­cer­se reali­dad y que be­ne­fi­cia­rá a mi­les de alum­nos de la USC; los de His­to­ria, los de Fi­lo­lo­xía, Fi­lo­so­fía, De­rei­to y otras mu­chas es­pe­cia­li­da­des que, co­mo sub­ra­ya el ca­te­drá­ti­co Ca­ri­de, em­pie­zan a va­lo­rar­se de nue­vo tam­bién en el mer­ca­do la­bo­ral por­que «ca­da vez pre­ci­sa­mos pro­fe­sio­nais que poi­dan tra­ba­llar den­de un­ha pers­pec­ti­va po­li­va­len­te, trans­ver­sal e in­no­va­do­ra, non só po­las súas ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas se­nón ta­mén por un­ha ma­nei­ra de pen­sar máis fle­xi­ble, con máis ca­pa­ci­da­de de diá­lo­go e con­sen­so, re­cu­pe­ran­do así un­ha vi­sión hu­ma­nis­ta».

Pa­ra ello, des­de lue­go, no ayu­da la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de asig­na­tu­ras co­mo el La­tín o la Fi­lo­so­fía de los pla­nes de es­tu­dios de la en­se­ñan­za obli­ga­to­ria. «Se­ría un re­tro­ce­so», afir­ma el pro­fe­sor de Pe­da­go­xía So­cial.

ÁL­VA­RO BALLESTEROS

La bi­blio­te­ca de His­to­ria al­ber­ga bue­na par­te de la tra­di­ción hu­ma­nís­ti­ca de la USC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.