Un juez prohí­be a un la­drón acer­car­se al su­per­mer­ca­do en el que ac­tuó

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - L. P.

Día sí, día tam­bién ac­ce­día con una mo­chi­la al in­te­rior de un su­per­mer­ca­do de la ca­lle Lou­rei­ro Cres­po de Pon­te­ve­dra, se di­ri­gía al es­pa­cio re­ser­va­do a las be­bi­das al­cohó­li­cas y des­an­da­ba sus pa­sos. Y siem­pre las alar­mas sal­ta­ban cuan­do pre­ten­día sa­lir del es­ta­ble­ci­mien­to, por lo que los em­plea­dos le re­que­rían que mos­tra­se y en­tre­ga­se lo que por­ta­ba en la mo­chi­la, co­sa que ha­cía.

Así fue­ron pa­san­do los días has­ta que el 12 de abril del pa­sa­do año, el pon­te­ve­drés res­pon­dió vio­len­ta­men­te a es­tos re­que­ri­mien­tos. Em­pu­jó a uno de los ca­je­ros del es­ta­ble­ci­mien­to e in­ten­tó al­can­zar­le con sen­dos pu­ñe­ta­zos que gol­pea­ron al ai­re, si bien, ac­to se­gui­do, en­tre­gó las seis cer­ve­zas que ha­bía pre­ten­di­do sus­traer.

Tres días des­pués, se pre­sen­tó de nue­vo en el ne­go­cio y otra vez se re­pi­tió la his­to­ria, aun­que, en es­ta oca­sión, se ne­gó a mos­trar el con­te­ni­do de la mo­chi­la. De he­cho, in­clu­so, lle­gó a ame­na­zar al mis­mo em­plea­do al que se­ten­ta y dos ho­ras an­tes ha­bía in­ten­ta­do agre­dir.

Can­sa­dos de la reite­ra­ción de es­te ti­po de si­tua­cio­nes, los res­pon­sa­bles del su­per­mer­ca­do de la ca­pi­tal pro­vin­cial de­nun­cia­ron los he­chos. Y es­te ve­cino pon­te­ve­drés aca­ba de ser con­de­na­do a va­rias mul­tas por de­li­tos le­ves de hur­to, ame­na­zas y mal­tra­to de obra, al tiem­po que el juez le prohí­be acer­car­se al su­per­mer­ca­do en un ra­dio de al me­nos cua­ren­ta me­tros du­ran­te los pró­xi­mos tres me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.