Pon­te­ve­dra y Eu­ro­pa se dan lec­cio­nes en la «Fa­cul­ta­de da Com­pos­ta­xe»

El crea­dor del mo­de­lo aus­tría­co y el di­rec­tor del ita­liano im­par­ten cla­ses ma­gis­tra­les

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

La idea era que dos de los gu­rús del com­pos­ta­je en Eu­ro­pa, el pa­dre del mo­de­lo aus­tría­co, Flo­rian Am­lin­ger, y el di­rec­tor téc­ni­co de re­si­duos del nor­te de Ita­lia, Mi­che­le Gia­vi­ni, vi­nie­ran a im­par­tir sen­das cla­ses ma­gis­tra­les a los alum­nos de la Fa­cul­ta­de da Com­pos­ta­xe crea­da por la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra, pe­ro fue al re­vés. O ca­si. Am­bos ex­per­tos se mos­tra­ron ayer sor­pren­di­dos y ad­mi­ra­dos por la ca­pa­ci­dad de Pon­te­ve­dra pa­ra unir es­fuer­zos en torno a un mo­de­lo co­mu­ni­ta­rio co­mo el del Prín­ci­pe Fe­li­pe que, si bien to­da­vía tie­ne al­gu­nos de­fec­tos —co­mo un li­ge­ra­men­te ele­va­do ín­di­ce de im­pro­pios, los re­si­duos no re­ci­cla­bles—, des­ta­ca por otras mu­chas vir­tu­des. Es la otra ca­ra de un sis­te­ma de com­pos­ta­je que mues­tra mu­cho de Es­pa­ña, de Ga­li­cia y, so­bre to­do, de los ga­lle­gos.

En Aus­tria, el mo­de­lo ins­tau­ra­do en 1986 en Vie­na se fue ex­tien­do a par­tir de la ca­pi­tal has­ta re­par­tir más de cua­tro­cien­tos con­te­ne­do­res. Ca­da uno de ellos rea­li­za una do­ble fun­ción en el en­torno ru­ral en el que se ubi­ca: por una par­te, eli­mi­na los re­si­duos or­gá­ni­cos que pue­den ser uti­li­za­dos y, por otro, fa­bri­ca con ellos el com­post que uti­li­zan las gran­jas en las que es­tán si­tua­dos. En ellos se de­po­si­tan los re­si­duos de las huer­tas ur­ba­nas y de los jar­di­nes, así co­mo los de las co­ci­nas. Se tra­ta de un me­ca­nis­mo des­cen­tra­li­za­do que se ba­sa en la in­di­vi­dua­li­dad. «Los aus­tría­cos pre­fie­ren que los co­lec­to­res es­tén en un jar­dín con fron­te­ras pa­ra no te­ner que so­cia­li­zar con el ve­cino», ex­pli­có Am­lin­ger.

Por eso el ex­per­to se mos­tró tan gra­ta­men­te sor­pren­di­do por las ins­ta­la­cio­nes del Prín­ci­pe Fe­li­pe: «Es un ejem­plo de com­pos- ta­je co­mu­ni­ta­rio —di­jo en un es­pa­ñol téc­ni­co con so­lo pe­que­ños erro­res gra­ma­ti­ca­les—. Es la pri­me­ra ini­cia­ti­va en gran for­ma­to pa­ra to­da una pro­vin­cia». Jun­to a él, el pre­si­den­te de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra y prin­ci­pal im­pul­sor del com­pos­ta­je en Pon­te­ve­dra, César Mos­que­ra; el maes­tro com­pos­ta­dor Ra­món Pla­na; el in­ge­nie­ro Car­los Pé­rez; y el con­sul­tor Frederic Puig, asen­tían mien­tras es­cu­cha­ban.

¿Qué le que­da?

En­ton­ces, ¿qué tie­ne que im­por­tar Pon­te­ve­dra del país cen­troeu­ro­peo? Pre­ci­sa­men­te esa men­ta­li­dad, la de los gran­je­ros que apues­tan por en­trar a for­mar par­te de un en­gra­na­je tan be­ne­fi­cio­sos pa­ra el me­dio am­bien­te co­mo pa­ra quie­nes ha­cen uso de él. «Can­do em­pe­za­mos con is­to un­ha das pri­mei­ras cou­sas que fi­xe­mos foi vi­si­tar ex­plo­ta­cións gan­dei­ras e de vi­ño pa­ra explorar esa vía, pe­ro vai máis len­ta, e na ou­tra es­ta­mos in­do moi­to me­llor», re­co­no­ció Mos­que­ra. «No es fá­cil en­con­trar agri­cul­to­res en­tu­sias­tas so­bre la idea de com­pos­ta­je», aña­dió Am­lin­ger. Por eso la edu­ca­ción y la in­for­ma­ción son tan im­por­tan­tes en es­te mo­men­to: «Se o agri­cul­tor é cons­cien­te da im­por­tan­cia da ca­li­da­de do com­post ve­rá a me­llo­ra de ca­li­da­de e can­ti­da­des nos seus cul­ti­vos», le ayu­dó a ter­mi­nar, a mo­do de tra­duc­tor, Car­los Pé­rez

Y eso a pe­sar de ser la co­mu­ni­dad ga­lle­ga el es­ce­na­rio idó­neo pa­ra aven­tu­rar­se. «Por eso —aña­día es­te úl­ti­mo—, la ex­pe­rien­cia de Pon­te­ve­dra gra­cias a sus téc­ni­cos y pa­sos da­dos em­pie­za a ser y se­rá un re­fe­ren­te a ni­vel eu­ro­peo, se­gu­ro». Ce­rrar el ci­clo bio­ló­gi­co de los re­si­duos es ca­si una cues­tión de ló­gi­ca pa­ra Puig. «Ga­li­cia, con tan­tos mu­ni­ci­pios, es el lu­gar per­fec­to pa­ra desa­rro­llar­lo por­que se­gui­mos el cur­so na­tu­ral del bos­que», te­nien­do en cuen­ta que el 95 % de la ma­te­ria or­gá­ni­ca que ge­ne­ra­mos es agua, tras­la­dar­la «es una bru­ta­li­dad a ni­vel de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca».

Tam­bién Mi­chel Gia­va­ni, quien lle­gó di­rec­ta­men­te des­de el ae­ro­puer­to —adon­de se di­ri­gió nue­va­men­te al ter­mi­nar su in­ter­ven­ción en la «Fa­cul­ta­de de Com­pos­ta­xe» pa­ra regresar a Mi­lán— ala­bó el mo­de­lo pon­te­ve­drés. Y no so­lo eso, sino tam­bién el en­torno le­gal en el que se mue­ve. Ita­lia aca­ba de apro­bar, de he­cho, una ley so­bre com­pos­ta­je co­mu­ni­ta­rio en el que se han in­tro­du­ci­do as­pec­tos con los que el Con­sor­cio Ita­liano de Com­pos­ta­do­res que ope­ra en el nor­te del país no es­tá de acuer­do. «Ve­ni­mos a ad­qui­rir ex­pe­rien­cias y a apren­der», re­co­no­ció el ex­per­to sin ayu­da de tra­duc­to­res.

No los ne­ce­si­ta­ron tam­po­co pa­ra ala­bar el ele­va­do ni­vel de co­no­ci­mien­tos de los que hi­cie­ron ga­la los alum­nos del cen­tro edu­ca­ti­vo pues­to en mar­cha por la Dipu­tación el pa­sa­do año en la vi­si­ta que reali­zó la co­mi­ti­va el lu­nes.

EMI­LIO MOL­DES

Pla­na, Am­lin­ger, Gia­vi­ni, Puig, Mos­que­ra y Pé­rez, ayer por la ma­ña­na, en el Pa­zo Pro­vin­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.