El for­ca­ri­cen­se Vi­cen­te Cor­ti­zo en­se­ña a sus alum­nos en Pon­te­ve­dra la otra ca­ra de la ma­de­ra

El for­ca­ri­cen­se Vi­cen­te Cor­ti­zo mues­tra a sus alum­nos con sus tra­ba­jos la otra ca­ra de la ma­de­ra

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BURGOS

Vi­cen­te Cor­ti­zo es pro­fe­sor de Ma­de­ra en el Cen­tro In­te­gra­do de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal (CIFP) A Xun­quei­ra. Allí en­se­ña a sus alum­nos a tra­ba­jar los di­fe­ren­tes ti­pos de tron­cos y lá­mi­nas pa­ra ha­cer mue­bles y otros ob­je­tos de uti­li­dad. Se ajus­ta al te­ma­rio ofi­cial y a las prác­ti­cas es­ti­pu­la­das por la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción. Y a to­do ello le po­ne un po­co más. De al­ma, de ar­te y de lec­cio­nes. Y con se­llo ga­lle­go.

El for­ca­ri­cen­se lle­va trein­ta años dan­do cla­ses. Pri­me­ro en Pal­ma de Ma­llor­ca; des­pués en Ma­drid, San­tan­der, Fe­rrol y el Prín­ci­pe Fe­li­pe; y des­de ha­ce quin­ce años, jun­to al río Lé­rez, a unos pa­sos de la Illa das Es­cul­tu­ras. To­ma la ma­te­ria pri­ma pa­ra sus tra­ba­jos de ár­bo­les y ar­bus­tos ga­lle­gos: pa­ra ta­llas, de ma­de­ras no­bles co­mo fresno, no­gal y cas­ta­ño; pa­ra el torno, co­deos, car­quei­xa, boj, ca­ro­zos de maíz —con ellos ha­ce bo­lí­gra­fos, cu­yo cuer­po prin­ci­pal son de to­jo—, xes­ta, ace­bo y cor­te­za de ro­ble ame­ri­cano del pro­pio país.

Lle­va los úl­ti­mos quin­ce días ex­pe­ri­men­tan­do con una téc­ni­ca nue­va que con­sis­te en des­hi­la­char la ma­de­ra has­ta que ad­quie­re la tex­tu­ra de ca­be­llo y lo «pei­na» y ti­ñe, dan­do co­lor a las flo­res que re­sul­tan de su ima­gi­na­ción. Vi­cen­te es un enamo­ra­do de lo que ha­ce y de la ma­de­ra, y eso es lo que pre­ten­de trans­mi­tir a sus alum­nos cuan­do les lle­va a cla­se sus tra­ba­jos: «O que que­ro é que, un­ha vez saian de aquí, que ve­xan que non soa­men­te é un mo­ble, ou un­ha fe­rra­xe ou es­tru­tu­ra; que hai al­go moi bo­ni­to que se po­de ato­par nun­ha pe­za que ato­pas ti­ra­da na es­tra­da, nun­ha car­ba­llei­ra ou en cal­que­ra si­tio, e mi­rar pa­ra ela e di­cir: «‘‘Os­tras, que de aquí po­de saír al­go’’; e em­pe­zas a dar­lle for­ma e for­ma, e ao fi­nal re­sul­ta que di­so qui­ta­ches un­ha xoia, un­ha es­cul­tu­ra ou al­go que real­men­te ten vi­da e é un­ha pe­za moi bo­ni­ta».

¿Un nue­vo ci­clo?

Hoy mis­mo Vi­cen­te inau­gu­ra en el cen­tro una mues­tra de sus pie­zas, pe­ro los es­tu­dian­tes que lo tie­nen co­mo maes­tro ya las co­no­cen. Y el men­sa­je va ca­lan­do. Tan­to, que po­dría aca­bar am­plian­do el plan de es­tu­dios del cen­tro en un fu­tu­ro con el que pro­fe­sor to­da­vía no se atre­ve a so­ñar. «Gús­tan­lles moi­tí­si­mo; de fei­to to­dos os días, nas en­qui­sas de to­do o que se lles fai, sem­pre dei­xan cons­tan­cia de que lles gus­ta­ría que hou­be­ra al­gún ci­clo de torno e de ta­lla». ¿Y es via­ble? «Ha­be­ría que fa­lar cos que es­tán por en­ri­ba no­sa, o de­le­ga­do de Edu­ca­ción, as ins­pec­cións edu­ca­ti­vas... e, a par­tir de aí ,que che­ga­ra al­gún ti­po de ci­clo. É bas­tan­te com­ple­xo, pe­ro o que non cho­ra non ma­ma», ríe.

Por el mo­men­to, el for­ca­ri­cen­se se con­for­ma con ha­cer una la­bor de ba­se, la más im­por­tan­te: «O que in­ten­to é que a elles lles gus­te a ma­dei­ra e que lle dean o ca­ri­ño que hai que dar­lle, por­que ao fi­nal é agra­de­ci­da; se lle das ca­ri­ño de­vól­ve­che ca­ri­ño con cre­ces por­que se dei­xa tra­ba­llar». Es­tas lec­cio­nes les ser­vi­rán, ade­más, a los alum­nos pa­ra ser cons­cien­tes de que hay otras sa­li­das pro­fe­sio­na­les, o de tiem­po li­bre, una vez que se gra­dúen. Por el mo­men­to so­lo los gran­des tor­ne­ros pue­den vi­vir de ha­cer ar­te con la ma­de­ra, pe­ro se tra­ta de una al­ter­na­ti­va más a las di­fe­ren­tes op­cio­nes que ma­ne­jan los ti­tu­la­dos. Vi­cen­te es­tá irre­me­dia­ble­men­te enamo­ra­do de su me­dio de tra­ba­jo y, aun­que lle­va mu­chos años de re­la­ción con ella, des­de ha­ce unos po­cos cuan­do dar­le for­ma, y vi­da, se con­vir­tió en su pa­sión. Tras más de una dé­ca­da ha­cien­do pie­zas so­lo pa­ra dis­fru­te per­so­nal —no las ven­de, por el mo­men­to— es aho­ra cuan­do le de­di­ca ca­si to­do el tiem­po que tie­ne li­bre. Si an­tes sus vi­si­tas al ta­ller que ha ins­ta­la­do en ca­sa eran de una vez al mes, aho­ra no pue­de pa­sar una se­ma­na sin de­jar su hue­lla en él en­tre tres y cin­co ve­ces. Me­nos que la que de­ja en sus alum­nos.

EMI­LIO MOLDES

Vi­cen­te Cor­ti­zo, pro­fe­sor de ma­de­ra en el CIFP A Xun­quei­ra, arri­ba con al­gu­nas de las pie­zas que for­man par­te de la ex­po­si­ción.

A la iz­quier­da, un de­ta­lle de la ma­te­ria pri­ma y su re­sul­ta­do tras pa­sar por sus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.