«To­ma­ré la idea de los com­pos­te­ros co­mu­ni­ta­rios pa­ra Aus­tria»

El ex­per­to des­ta­ca que es­te tra­ta­mien­to de re­si­duos or­gá­ni­cos apor­ta «el prin­ci­pal agre­ga­do que da fer­ti­li­dad al sue­lo»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PROVINCIA - LÓPEZ PENIDE

Lle­gó a Pon­te­ve­dra con la in­ten­ción de im­par­tir una se­rie de lec­cio­nes ma­gis­tra­les a los as­pi­ran­tes a maes­tros com­pos­te­ros del Plan Re­vi­ta­li­za de la Dipu­tación y se lle­va en la ma­le­ta la in­ten­ción de ex­por­tar a su país el mo­de­lo de com­pos­te­ros co­mu­ni­ta­rios im­pul­sa­do des­de Pon­te­ve­dra. Flo­rian Am­lin­ger, ideó­lo­go y fun­da­dor del co­no­ci­do co­mo mo­de­lo aus­tría­co, así lo re­co­no­ció ayer en el Pa­zo Pro­vin­cial: «El com­pos­ta­je co­mu­ni­ta­rio es una idea muy bue­na por­que es una cues­tión de edu­ca­ción que tie­ne efec­tos muy po­si­ti­vos en la so­cie­dad. Es al­go que es­tá muy re­la­cio­na­do, tam­bién, con la co­mu­ni­ca­ción y en Pon­te­ve­dra funciona muy bien».

—¿Por qué el com­post?

—El com­post es la con­se­cuen­cia de un pro­ce­so na­tu­ral cu­yo re­sul­ta­do es un com­ple­jo de áci­dos hú­mi­cos, en­tre otras sus­tan­cias. Es­tos agre­ga­dos son la ba­se de la fer­ti­li­dad del sue­lo y el com­pos­ta­je no es más que la imi­ta­ción de un pro­ce­so que se pro­du­ce de for­ma na­tu­ral. El hu­mus tie­ne en su com­po­si­ción la par­tí­cu­la con la ca­pa­ci­dad de re­te­ner el agua, ab­sor­ber los nu­trien­tes y, al mis­mo tiem­po, pro­por­cio­na la su­per­fi­cie pa­ra que co­lo­ni­ce la co­mu­ni­dad mi­cro­bio­ló­gi­ca, de tal mo­do que las plan­tas vi­ven en sim­bio­sis con es­ta mi­cro­bio­lo­gía. El com­post es la for­ma que tie­ne ma­yor po­ten­cial pa­ra trans­for­mar los re­si­duos or­gá­ni­cos en el prin­ci­pal agre­ga­do que da fer­ti­li­dad al sue­lo de una ma­ne­ra to­tal­men­te or­gá­ni­ca.

—En una so­cie­dad co­mo la ac­tual, que ya se ha aden­tra­do en el si­glo XXI, ¿qué im­por­tan­cia tie­ne el com­pos­ta­je?

—Du­ran­te las dé­ca­das pa­sa­das los sue­los se han de­gra­da­do sus­tan­cial­men­te, pe­ro es­pe­cial­men­te en las re­gio­nes me­di­te­rrá­neas. Hay un dato que se de­be de te­ner en cuen­ta y es que exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que afir­man que en el 75 % de los sue­los el por­cen­ta­je de car­bono es in­fe­rior del 2 % y ese es el lí­mi­te in­fe­rior pa­ra la fer­ti­li­dad de los te­rre­nos. A par­tir de ahí co­mien­za la de­ser­ti­za­ción. Es­to es muy im­por­tan­te pa- ra la nu­tri­ción y la ali­men­ta­ción de las per­so­nas. Con el com­post se am­plía la sus­tan­cia or­gá­ni­ca pre­sen­te en los te­rre­nos, lo que re­dun­da po­si­ti­va­men­te en la so­cie­dad. Ade­más, el com­post ha­ce que los agri­cul­to­res ya no de­pen­dan de los pro­duc­tos sin­té­ti­cos, de los fer­ti­li­zan­tes y pes­ti­ci­das ar­ti­fi­cia­les que ela­bo­ran las gran­des em­pre­sas. Es­to es, el com­pos­ta­je re­du­ce el em­pleo de es­tos pes­ti­ci­das, pe­ro tam­bién mi­no­ra la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra re­mo­ver los sue­los y se pre­ci­sa una me­nor can­ti­dad de agua pa­ra irri­gar los te­rre­nos...

—En­ton­ces, no ha­bla­mos so­lo de be­ne­fi­cios so­cia­les y am­bien­ta­les.

—Los be­ne­fi­cios son so­cia­les y am­bien­ta­les, pe­ro tam­bién eco­nó­mi­cos. La re­co­gi­da se­lec­ti­va de re­si­duos or­gá­ni­cos, jun­to con su tra­ta­mien­to en una plan­ta de com­pos­ta­je, es apro­xi­ma­da­men­te un 70 % más ba­ra­to que el tra­ta­mien­to de los re­si­duos mix­tos, ya sea in­ci­ne­rán­do­los o al­ma­ce­nán­do­los en cen­tros es­pe­cia­les.

—¿Se re­du­ce la con­ta­mi­na­ción?

—Sí, eso es­tá cla­ro. So­lo hay que te­ner en cuen­ta que la pre­sen­cia de me­ta­les pe­sa­dos en un com­post a par­tir de re­si­duos mix­tos, aun­que de­pen­de del ele­men­to, se pue­de con­si­de­rar que es do­ble que si se tra­ta úni­ca­men­te de com­post pro­ce­den­te de re­co­gi­da se­lec­ti­va de or­gá­ni­cos. Ade­más, al ser un pro­ce­so na­tu­ral la con­ta­mi­na­ción es in­fe­rior a otras for­mas de tra­tar es­tos res­tos.

—¿Y por qué aún hay per­so­nas que ob­ser­van con cier­to gra­do de es­cep­ti­cis­mo el com­pos­ta­je o, sim­ple­men­te, mi­ran pa­ra otro la­do?

—Sim­ple­men­te, por fal­ta de in­for­ma­ción. Pien­san que el sis­te­ma más có­mo­do de re­co­gi­da de ba­su­ras es el de un úni­co con­te­ne­dor de­lan­te de su ca­sa don­de ti­ran to­dos los re­si­duos sin se­pa­rar, mien­tras que a la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria se le pa­ga un di- ne­ro por ges­tio­nar­lo. Es­tos re­si­duos se lle­van a plan­tas muy in­te­li­gen­tes que pue­den se­pa­rar­los y ha­cer re­ci­cla­je, de tal mo­do que una frac­ción se in­ci­ne­ra crean­do ener­gía, pro­du­cien­do elec­tri­ci­dad... Pe­ro, al fi­nal, te­ne­mos un pro­ble­ma de re­cur­sos en Eu­ro­pa, de tal mo­do que los es­ta­mos ex­por­tan­do a otras par­tes del mun­do. El re­ci­cla­je no so­lo de­be en­ten­der­se co­mo una cues­tión po­lí­ti­ca. En Eu­ro­pa, en lo que es el tra­ta­mien­to de re­si­duos, las prio­ri­da­des son pre­ven­ción, re­ci­cla­je y re­uti­li­za­ción, de tal mo­do que la ge­ne­ra­ción de ener­gía es­tá por de­ba­jo de lo que es re­ci­cla­je o la re­uti­li­za­ción. En es­tos mo­men­tos, y a ba­se de ex­pe­rien­cia, ca­da vez más gen­te en­tien­de que cuan­to más se re­ci­cla, más ren­ta­ble es.

—En re­la­ción con es­te úl­ti­mo as­pec­to, creo que hay ejem­plos con­cre­tos en su país.

—En Aus­tria hay un dis­tri­to con 65.000 ha­bi­tan­tes y que tie­ne una es­truc­tu­ra se­mi­rru­ral que ob­tie­nen 1,3 millones de euros anua­les por la ven­ta de de­ri­va­dos del re­ci­cla­je y re­ci­clan el 81 % de to­dos los re­si­duos no in­dus­tria­les. Es­te es el ob­je­ti­vo, que sea al­go ren­ta­ble y, a la vez, efi­cien­te.

—Du­ran­te su es­tan­cia en Pon­te­ve­dra, ¿qué im­pre­sión ha sa­ca­do de lo que se es­tá ha­cien­do en el ám­bi­to del com­pos­ta­je?

—He po­di­do ver un sis­te­ma muy in­tere­san­te por­que no exis­te en Aus­tria, no te­ne­mos es­te mo­de­lo. En mi país te­ne­mos un sis­te­ma de coo­pe­ra­ción en­tre los agri­cul­to­res de dis­tin­tos mu­ni­ci­pios. En áreas ru­ra­les han cons­trui­do plan­tas de com­pos­ta­je muy pe­que­ñas que tra­tan en­tre qui­nien­tas a un mi­llar o, a lo su­mo, dos mil to­ne­la­das anua­les. Es cier­to que es al­go bas­tan­te úni­co en Eu­ro­pa y se tra­ta de un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do que es­tá fun­cio­nan­do muy bien. El sis­te­ma de com­pos­ta­je co­mu­ni­ta­rio no ha te­ni­do el éxi­to que es­tá te­nien­do en Pon­te­ve­dra. He te­ni­do oca­sión de vi­si­tar mu­chos lu­ga­res don­de te­nían com­pos­te­ros co­mu­ni­ta­rios y to­dos fun­cio­nan per­fec­ta­men­te, es­tán lim­pios, no se pro­du­cen olo­res... Y lue­go la idea de los maes­tros com­pos­te­ros... Las per­so­nas con las que he ha­bla­do de­rro­chan en­tu­sias­mo, pe­ro tam­bién dis­po­nen de gran­des co­no­ci­mien­tos. Si­guen la pre­mi­sa de tra­tar los re­si­duos lo más cer­ca po­si­ble de su ori­gen, lo cual es per­fec­to por­que no se ge­ne­ran gas­tos de trans­por­te. La gen­te ya uti­li­za es­te com­post pa­ra sus flo­res y sus cul­ti­vos. Voy a to­mar es­ta idea tam­bién pa­ra Aus­tria y creo que po­dría sa­lir ade­lan­te.

«El com­post ha­ce que los agri­cul­to­res no de­pen­dan de los pro­duc­tos sin­té­ti­cos, co­mo fer­ti­li­zan­tes»

«Du­ran­te las dé­ca­das pa­sa­das los sue­los se han de­gra­da­do sus­tan­cial­men­te»

EMI­LIO MOL­DES

Flo­rian Am­lin­ger, ayer en la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.