«En la no­ve­la apa­re­ce un an­ti­guo car­ce­le­ro de los ca­la­bo­zos de Ra­xoi»

«Caen es­tre­llas fu­ga­ces» es­tá am­bien­ta­da en el Madrid de me­dia­dos del si­glo XIX

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - XURXO MELCHOR

Sep­tiem­bre de 1859, el cie­lo de Madrid se tor­na abrup­ta­men­te de un ro­jo apo­ca­líp­ti­co, el fir­ma­men­to pa­re­ce ve­nir­se aba­jo y el te­lé­gra­fo de­ja de fun­cio­nar en to­da Eu­ro­pa. Un epi­so­dio real que fue bau­ti­za­do co­mo el even­to Ca­rring­ton, en ho­nor a es­te as­tró­no­mo in­glés que iden­ti­fi­có la ma­yor tor­men­ta so­lar de la his­to­ria, sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da de la tre­pi­dan­te tra­ma de Caen es­tre­llas fu­ga­ces (Su­ma de Letras, Pen­guin Ran­dom Hou­se), la pri­me­ra no­ve­la de los guio­nis­tas de ci­ne y te­le­vi­sión Go­ret­ti Iri­sa­rri (Vi­go, 1974) y Jo­se Gil Ro­me­ro (Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, 1971). Un th­ri­ller his­tó­ri­co que se desa­rro­lla en el Madrid de me­dia­dos del si­glo XIX pe­ro que tie­ne una co­ne­xión di­rec­ta con Ga­li­cia, y más con­cre­ta­men­te con San­tia­go, en la fi­gu­ra de uno de sus per­so­na­jes: Ca­sio Car­ba­llei­ra, el di­rec­tor de la ma­dri­le­ña cár­cel del Sa­la­de­ro. «Sí, en la no­ve­la apa­re­ce un per­so­na­je que es un an­ti­guo car­ce­le­ro de los ca­la­bo­zos de Ra­xoi», ex­pli­ca la au­to­ra.

Iri­sa­rri y Gil Ro­me­ro lle­van dos dé­ca­das tra­ba­jan­do jun­tos. «En guion es muy ha­bi­tual», ase­gu­ra la ga­lle­ga, aun­que no lo es tan­to a la ho­ra de con­ce­bir no­ve­las. «Cuan­do lle­vas mu­cho tra­ba­jan­do con otra per­so­na ca­si te adi­vi­nas. En es­te ca­so, es­te es un hi­jo de los dos, se ha mez­cla­do el es­ti­lo de am­bos», se­ña­la. Su mé­to­do de tra­ba­jo im­pli­ca siem­pre una reunión crea­ti­va en el bar en la que se dis­cu­ten los de­rro­te­ros de la tra­ma y los per­so­na­jes y un re­par­to del tra­ba­jo. «Ca­da uno es­cri­be, cla­ro es­tá, por se­pa­ra­do y lue­go nos lo en­via­mos. Ya de­cía Step­hen King que siem­pre hay que es­cri­bir pa­ra al­guien en con­cre­to y no­so­tros, al es­cri­bir el uno pa­ra el otro, es al otro al pri­me­ro al que que­re­mos sor­pren­der», ase­gu­ra.

El re­sul­ta­do ani­ma a abrir las pá­gi­nas de una no­ve­la que tie­ne en Leó­ni­das Lu­zón y Eli­sa Po­li­fe­me a sus dos pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les. Él es un abo­ga­do del dia­blo, es de­cir, un in­ves­ti­ga­dor de fal­sos mi­la­gros, y ella una vi­den­te cie­ga. A am­bos les en­car­gan la in­ves­ti­ga­ción de los ex­tra­ños fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos. Él apor­ta el enfoque cien­tí­fi­co y ape­ga­do a la ra­zón, ella la vi­sión pa­ra­nor­mal y eso­té­ri­ca. Un cu­rio­so tán­dem que se ve in­mer­so en una se­rie de su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios so­bre los que pla­nea la os­cu­ra som­bra de una pe­li­gro­sa lo­gia se­cre­ta: la So­cie­dad Her­mé­ti­ca.

La tra­ma es­tá tru­fa­da de he­chos y per­so­na­jes reales. Así, las pri­me­ras lí­neas de la no­ve­la si­túan a Leó­ni­das Lu­zón de­te­ni­do por ha­ber­se ba­ti­do en due­lo con na­da más y na­da me­nos que el Mar­qués de Sa­la­man­ca. Aca­ba en la pri­sión que di­ri­ge el ga­lle­go Ca­sio Car­ba­llei­ra, que en bus­ca de una vi­da me­jor en Madrid ha­bía de­ci­di­do de­jar su tra­ba­jo en los ca­la­bo­zos de Ra­xoi, don­de vi­vió un trau­má­ti­co mo­tín del que los au­to­res se han do­cu­men­ta­do y del que hay re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas.

La fi­gu­ra de es­te ga­lle­go con pa­sa­do com­pos­te­lano sir­ve tam­bién pa­ra in­tro­du­cir en una no­ve­la am­bien­ta­da en el si­glo XIX un asun­to tan ac­tual co­mo es el de la emi­gra­ción. «En aque­lla épo­ca la emi­gra­ción era de ga­lle­gos y as­tu­ria­nos y su­frían lo mis­mo que los emi­gran­tes de otros países aho­ra. Vi­vían ha­ci­na­dos en pi­sos con pre­cios de al­qui­le­res abu­si­vos y desem­pe­ñan­do tra­ba­jos que na­die que­ría ha­cer. Aho­ra ya na­die se acuer­da de es­te pa­sa­do», re­fle­xio­na Iri­sa­rri.

Caen es­tre­llas fu­ga­ces fue con­ce­bi­da ini­cial­men­te co­mo el guion de una se­rie «pe­ro en aque­llos mo­men­tos los pro­duc­to­res no que­rían ha­cer se­ries de épo­ca por­que eran ca­ras», afir­ma la coau­to­ra del li­bro. Hoy en día, el desa­rro­llo de los efec­tos es­pe­cia­les por or­de­na­dor ha sub­sa­na­do ese pro­ble­ma y a las pan­ta­llas han lle­ga­do tí­tu­los co­mo Víc­tor Ros o El mi­nis­te­rio del tiem­po. Qui­zás aho­ra se­ría el mo­men­to pa­ra que la his­to­ria que sur­gió co­mo idea pa­ra una se­rie y que aca­bó sien­do una no­ve­la pue­da re­co­rrer el ca­mino in­ver­so. Una po­si­bi­li­dad que Go­ret­ti Iri­sa­rri no ocul­ta que le en­can­ta­ría. «Se­ría ce­rrar el círcu­lo», afir­ma.

PA­BLO ZA­PA­TA

Go­ret­ti Iri­sa­rri y Jo­se Gil Ro­me­ro, au­to­res de la no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.