El bohe­mio de Por­tas que es­tu­dia las hierbas

Da cur­sos, con­fe­ren­cias y, sobre to­do, dis­fru­ta in­da­gan­do sobre las es­pe­cies ver­des del ru­ral gallego

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HER­MI­DA

Te­nía quin­ce años. Pe­ro lo re­cuer­da co­mo si fue­se ayer, aun­que ya ha pa­sa­do la ba­rre­ra de los cin­cuen­ta. Mien­tras ayu­da­ba en la lei­ra a sus padres, qui­zás con más re­sig­na­ción que ga­nas, Xo­sé Brau­lio Mon­dra­gón Abuín, ve­cino del lu­gar de Lan­ta­ño, en Por­tas, se fi­jó en al­gu­nas de las «ma­las her­bas» que tan­to tra­ba­jo cos­ta­ba sa­char. «Mi­rei pa­ra elas e, non sei por que, em­pe­cei a pen­sar que to­das aque­las her­bas que nin­guén que­ría, e que eran de tan­tas va­rie­da­des dis­tin­tas, se­gu­ro que ti­ñan que ser­vir pa­ra algo bo. E así foi co­mo me em­pe­cei a in­tere­sar por elas e a mi­rar que usos se lles po­dían dar. Pen­so que sem­pre fun un pou­co ra­ro, ou un pou­co bohe­mio, se­nón non me ha­bía fi­xar ni­so», ex­pli­ca él. Em­pe­zó ahí una vi­da de­di­ca­da a mi­rar con ojos dis­tin­tos de los del co­mún de los mor­ta­les el ver­de que cre­ce en Ga­li­cia. Y la afi­ción du­ra. De he­cho, se ha con­ver­ti­do en su me­dio de vi­da.

Xo­sé Brau­lio, aun­que le ti­ra­ba el asun­to de la bo­tá­ni­ca, se ma­tri­cu­ló en su día en la fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía com­pos­te­la­na. «Ti­ña que ir alí, a fi­lo­so­fía é o sa­ber máis im­por­tan­te, non po­día dei­xa­lo pa­sar», di­ce. No lle­gó a re­ma­tar sus es­tu­dios. «Non era pa­ra min, ti­ve­mos un­ha dia­léc­ti­ca en­tre eu mes­mo e a ca­rrei­ra... era ela ou eu, e op­tei por min», se­ña­la con re­tran­ca. En esos años de uni­ver­si­dad, lo que sí hi­zo fue leer y leer sobre hierbas. Des­cu­brió al au­tor grie­go Dios­có­ri­des, con­si­de­ra­do pa­dre de la far­ma­co­lo­gía, y be­bió to­do lo que pu­do de sus le­tras. De ahí sal­tó a las guías ofi­cia­les sobre hierbas, a es­cri­tos de Fray Mar­tín Sar­mien­to o li­bros de padres fran­cis­ca­nos sobre el ver­de sil­ves­tre.

Vol­vió a Por­tas y de­ci­dió se­guir ex­plo­ran­do en aquel mun­do en ver­de. Se de­di­có al­gún tiem­po a cul­ti­var plan­tas. Y siem­pre si­guió es­tu­dian­do las hierbas. Ha­ce al­gún tiem­po em­pe­zó a pen­sar que esa afi­ción su­ya qui­zás tam­bién le po­dría ser­vir co­mo me­dio la­bo­ral. Y en ello es­tá. Se de­di­ca a dar cur­sos, con­fe­ren­cias, a ex­pli­car to­do lo que sa­be en los co­le­gios o a rea­li­zar ex­po­si­cio­nes. Es­tá den­tro del pro­gra­ma de la Dipu­tación Pon­te­gal y, allá don­de se lo pi­den, va con sus her­bo­la­rios y sus ga­nas de con­ven­cer al mun­do de que «nas her­bas que se des­pre­zan, es­tá o me­llor».

Brau­lio es sin­ce­ro. Lo pri­me­ro que di­ce cuan­do se le pre­gun­ta por los usos que tie­nen es­pe­cies tan co­mu­nes co­mo sil­vas u or­ti­gas es lo si­guien­te: «An­tes de na­da in­sis­tir que non se pode ir ao cam­po e em­pe­zar a co­ller her­bas e to­ma­las ou usa­las. Hai que sa­ber o que se fai, por­que hai es­pe­cies ve­le­no­sas e cu­xo con­su­mo pode ser mor­tal. Haino que di­cir así pa­ra que que­de moi cla­ri­ño». Lue­go, se de­ja que­rer. Re­ci­ta de me­mo­ria los nom­bres cien­tí­fi­cos de de­ce­nas de es­pe­cies. Y cuen­ta al­gu­nos usos cu­rio­sos. Pon­ga­mos ejem­plos. Ha­bla de que mas­ti­car sil­vas ayu­da a de­jar de fu­mar, ya que pro­vo­ca un efec­to en la bo­ca ad­ver­so al sa­bor del ta­ba­co; de la ver­be­na di­ce que fres­ca y pre­pa­ra­da en in­fu­sión es idó­nea pa­ra el do­lor de ca­be­za; los bro­tes nue­vos de los pi­nos, apli­ca­dos di­rec­ta­men­te sobre la piel, ase­gu­ra que son un re­me­dio más que efi­caz pa­ra la pso­ria­sis; de las xes­tas, aun­que ase­gu­ra que las hay muy dis­tin­tas, se­ña­la que sir­ven pa­ra cu­rar he­ri­das en la bo­ca y, to­ma­das en in­fu­sión, fre­nan una dia­rrea; la men­ta po­leo, in­di­ca, es idó­nea pa­ra las pi­ca­du­ras de pul­gas... Y así pue­de es­tar ho­ras.

«O me­llor ti­rá­ba­se»

Lo cuen­ta to­do con re­tran­ca, con pa­sa­jes có­mi­cos de por me­dio o tru­fan­do anéc­do­tas de ro­ma­nos e hierbas sa­gra­das o his­to­rias que es­cu­chó de ma­yo­res en al­deas per­di­das de Ga­li­cia. Su chá­cha­ra es ame­na. So­lo se po­ne se­rio al ha­blar de las or­ti­gas. ¿Por qué? Por­que le da pe­na la his­to­ria re­cien­te de Ga­li­cia: «Mi­ra que se pa­sou fa­me aquí e ti­ña­mos a co­mi­da dian­te da por­ta. As es­tru­gas te­ñen vi­ta­mi­nas, te­ñen fe­rro, son ania­né­mi­cas... son moi­tí­si­mo me­llor que a ver­du­ra da hor­ta que lle adoi­ta­mos bo­tar ao cal­do. ¡E pen­sar que non se em­pre­ga­ban, que pe­na dá!», se­ña­la el hom­bre.

Brau­lio pa­sea por un cam­po. Y se pa­ra con ca­da hier­ba. Co­ge un es­ta­lo­te, pro­nun­cia su nom­bre la­tino, lue­go el po­pu­lar y cuen­ta su his­to­ria. Mien­tras, ac­ce­de a ex­pli­car qué hay más allá de sus hierbas. Es can­tan­te, en­tre ba­jo y ba­rí­tono. Can­ta en co­ra­les y una vez ac­tuó con la Real Fil­har­mo­nía de Ga­li­cia. Tam­bién jue­ga al fút­bol to­dos los lu­nes. «¿Ves? Son­che algo bohe­mio», aca­ba di­cien­do.

«As or­ti­gas son moi­tí­si­mo me­llo­res que a ver­du­ra que lle adoi­ta­mos bo­tar ao cal­do», se­ña­la

R.LEI­RO

Xo­sé Brau­lio, con una Di­gi­ta­lis pur­pu­rea, co­mo él se re­fie­re a ella, aun­que po­pu­lar­men­te aquí se le co­no­ce co­mo es­ta­lo­te o de­da­lei­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.