«Mi ex­pe­rien­cia con el PP es de una gen­te que me ins­pi­ra con­fian­za»

El pa­sa­do vier­nes el re­gi­dor san­xen­xino ru­bri­có un nue­vo pac­to por el que ce­de el bas­tón de man­do a los po­pu­la­res

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - MAR­COS GA­GO

Dos su­ce­si­vas cri­sis del go­bierno han lle­va­do a SAL a apo­yar una alian­za con el Par­ti­do Po­pu­lar.

—¿Qué pa­só pa­ra rom­per el pac­to de go­bierno del tri­par­ti­to?

—Ha­ce dos años es­ta agru­pa­ción hi­zo un es­fuer­zo muy im­por­tan­te pa­ra for­mar un cua­tri­par­ti­to. Con to­da la ilu­sión em­pe­za­mos a ro­dar, a pe­sar de otras al­ter­na­ti­vas más có­mo­das. En­ten­dí que era el mo­men­to de dar un cam­bio y así fue. Al ca­bo de un año ya hu­bo una frac­tu­ra cuan­do Agís se sa­lió del go­bierno. Se­guí dis­pues­to al res­to del man­da­to en mi­no­ría, con to­das las con­se­cuen­cias, con­ven­ci­do de que los que que­dá­ba­mos íba­mos a sa­car el pro­gra­ma ade­lan­te. Un año des­pués se vi­nie­ron no­tan­do pe­que­ñas di­fe­ren­cias de que ca­da uno ti­ra pa­ra su par­ti­do. El de­to­nan­te fue la ave­ni­da de Ro­ca­fort en la que yo veo de for­ma pú­bli­ca y no­to­ria una fal­ta de leal­tad cla­ra al al­cal­de y sus ve­ci­nos, mien­tras los so­cios de go­bierno se po­nen del la­do de sus par­ti­dos. No me sien­to ilu­sio­na­do pa­ra se­guir el res­to de dos años en es­ta si­tua­ción.

—Car­me­la Sil­va di­jo que na­die se creía una rup­tu­ra por Ro­ca­fort y San­tos Héc­tor ha ha­bla­do de mo­ción de cen­su­ra en­cu­bier­ta.

—No voy a va­lo­rar la in­ter­pre­ta­cio­nes. Mos­que­ra y Uxío tam­bién di­je­ron lo que qui­sie­ron y aho­ra nos echa­mos las ma­nos a la ca­be­za. El al­cal­de se sin­tió de­cep­cio­na­do y no res­pal­da­do por los so­cios de go­bierno. SAL no es an­ti na­da y si al­guien pue­de dar­le una es­ta­bi­li­dad a San­xen­xo es SAL a un la­do o al otro. An­te la fal­ta de leal­tad lo que to­ca­ba era dar una es­ta­bi­li­dad y cum­plir el pro­gra­ma.

—¿Qué es­pe­ra­ba de sus ex so­cios?

—De un so­cio se es­pe­ra que es­té a tu la­do siem­pre y te apo­ye aun­que co­me­tas un error, que no lo he co­me­ti­do. Es­to es co­mo cuan­do hay una in­fi­de­li­dad en una pa­re­ja, lo que pue­des ha­cer es rom­per con la pa­re­ja y yo, in­clu­so ha­bien­do una in­fi­de­li­dad, lo que les pe­dí era una rec­ti­fi­ca­ción. Ha pa­sa­do to­do es­te tiem­po y me ha da­do tiem­po a ha­blar con ellos. No fue una pe­ti­ción to­ma­da en ca­lien­te y no hu­bo una rec­ti­fi­ca­ción. Lo sien­to pe­ro es­te al­cal­de no va a per­mi­tir nin­gún ti­po de ac­ti­tu­des de es­te ti­po y co­mo ten­go la po­si­bi­li­dad de una es­ta­bi­li­dad en el go­bierno con el PP pa­ra que se cum­pla el pro­gra­ma, así lo es­toy ha­cien­do aho­ra. —¿Qué más fric­cio­nes ha ha­bi­do?

—Pe­que­ñas co­sas, go­tas que fue­ron col­man­do el va­so. Los tres con­ce­ja­les no­ta­mos cues­tio­nes en los úl­ti­mos me­ses de que ca­da uno ti­ra pa­ra su par­ti­do y pa­ra sus con­ce­ja­lías. Cuan­do es­to su­ce­de en un go­bierno mal va­mos.

—¿Qué sal­va­guar­das ha to­ma­do pa­ra que no le pa­se con el PP?

—Sim­ple­men­te con­fiar. Yo he te­ni­do bue­na ex­pe­rien­cia con el PP a tra­vés del pac­to en la Man­co­mu­ni­da­de do Sal­nés, siem­pre ve­lan­do por el in­te­rés ge­ne­ral se han con­se­gui­do mu­chas co­sas po­si­ti­vas pa­ra San­xen­xo. Y son una gen­te que me ins­pi­ra con­fian­za. No sé si en es­te pac­to me fa­lla­rán o no, pe­ro si doy es­te pa­so es por­que creo que van a cum­plir.

—¿Por qué no re­nun­ció al escaño?

—Lle­vo en po­lí­ti­ca 6 años y re­nun­ciar pa­ra que ven­ga otro y ha­ga las co­sas a su ma­ne­ra era una op­ción, pe­ro no la me­jor. La me­jor es es­tar en un go­bierno só­li­do. Te­ne­mos un pro­gra­ma y yén­do­se uno pa­ra casa no ase­gu­ra que se cum­pla.

—¿Qué cam­bió en­tre el PP y SAL que no pu­do dar­se ha­ce dos años?

—Hu­bo una cu­ra de hu­mil­dad en el PP, por­que he­mos de­mos­tra­do que no­so­tros nos de­be­mos a nues­tros ve­ci­nos. Y por par­te de SAL hu­bo una de­cep­ción con el cua­tri­par­ti­to, don­de lo que SAL ha en­con­tra­do es fal­ta de leal­tad y de­cep­ción. No es­ta­mos dis­pues­tos a de­jar el fu­tu­ro de San­xen­xo en ma­nos de Agís o de gru­pos des­lea­les.

—¿Quie­re a Va­nes­sa Ro­drí­guez Búa en el nue­vo go­bierno?

—Por su­pues­to, es una de las con­ce­ja­las más vá­li­das que ha pa­sa­do por San­xen­xo.

—¿Cuál es el fu­tu­ro de SAL?

—Un par­ti­do que le es­tá sien­do muy po­si­ti­vo a los ve­ci­nos y ha de­mos­tra­do que es­tá lu­chan­do muy fuer­te pa­ra ha­cer co­sas por San­xen­xo y va a se­guir ha­cién­do­lo así. Den­tro dos años ha­brá elec­cio­nes y se ten­drá que va­lo­rar que to­do lo que se ha con­se­gui­do en San­xen­xo en par­te ha te­ni­do mu­cha cul­pa SAL.

—¿Se plan­tea se­guir en po­lí­ti­ca al aca­bar el man­da­to?

—Me plan­teo lu­char y es­tar ilu­sio­na­do por cum­plir un pro­gra­ma en los dos años que fal­tan. Eso es a lo que pue­do com­pro­me­ter­me a día de hoy. No sé que va a pa­sar den­tro de dos años, yo me preo­cu­po por­que se cum­pla el pac­to con el PP.

—Vis­ta la pers­pec­ti­va que da el tiem­po, ¿va­lió la pe­na to­do es­to?

—Esa pre­gun­ta me la hi­ce mu­chas ve­ces. Se pa­ga un pre­cio muy al­to a ni­vel per­so­nal y fa­mi­liar, pe­ro la ex­pe­rien­cia que se sa­ca al es­tar me­ti­do en po­lí­ti­ca, y en mi ca­so co­mo lí­der de la opo­si­ción y aho­ra co­mo al­cal­de y for­man­do go­bierno, es inol­vi­da­ble. Si pon­go la ba­lan­za a día de hoy pue­do de­cir que es­toy con­ten­to con lo que hi­ce y lo que es­toy ha­cien­do. El día que no es­té ilu­sio­na­do con lo que es­toy ha­cien­do en po­lí­ti­ca no pen­sa­ré ni un mi­nu­to en de­jar­lo.

CAPOTILLO

Pi­ta cree que el pac­to con el PP ga­ran­ti­za­rá la es­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.