El sal­món su­po a po­co en A Es­tra­da

Los pin­chos de la de­gus­ta­ción po­pu­lar se ago­ta­ron y hu­bo que de­vol­ver el pre­cio del ti­que a al­gu­nos co­men­sa­les

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - ROCÍO GAR­CÍA

Buen tiem­po, am­bien­te chill out en la Pra­za do Mer­ca­do y un gru­pi­llo to­can­do Mu­cho mejor de Los Ro­drí­guez. ¿Qué más se pue­de pe­dir? Una si­dra y una ta­pi­ta de sal­món.

El cóc­tel com­ple­to pu­die­ron de­gus­tar­lo en A Es­tra­da los fes­tei­ros más ma­dru­ga­do­res. Los que lle­ga­ron a la de­gus­ta­ción po­pu­lar cer­ca de las dos, se que­da­ron sin pin­chos. En torno a esa ho­ra el pues­to de ven­ta de ti­ques ins­ta­la­do a la en­tra­da del No­vo Mer­ca­do echa­ba humo. Com­par­tían co­la los re­mo­lo­nes que pre­ten­dían ha­cer­se con un va­le de cua­tro eu­ros pa­ra can­jear por dos ra­cio­nes de sal­món y los que acu­dían a de­vol­ver el ti­que tras com­pro­bar que la co­mi­da se ha­bía ago­ta­do. Los co­men­ta­rios, en un am­plio aba­ni­co en­tre la com­pren­sión, la re­sig­na­ción y el ca­breo ali­men­ta­do por el ham­bre.

«¿Có­mo es po­si­ble que se ha­yan ven­di­do más ti­ques que ban­de­jas dis­po­ni­bles?», se pre­gun­ta­ba per­ple­ja una mu­jer mien­tras en­tre­ga­ba dos va­les y re­cu­pe­ra­ba sus ocho eu­ros. El con­ce­jal de Cul­tu­ra, Juan Cons­ten­la, res­pon­de. Cuen­ta que a la ven­ta no se pu­sie­ron más que los 2.500 co­rres­pon­dien­tes a las ban­de­jas que de­be­rían ha­ber ser­vi­do en con­jun­to los diez es­ta­ble­ci­mien­tos par­ti­ci­pan­tes en la de­gus­ta­ción. A fal­ta de una reunión con los hos­te­le­ros pa­ra eva­luar con­jun­ta­men­te el des­abas­te­ci­mien­to de úl­ti­ma ho­ra, se de­du­ce que al­gu- no de los par­ti­ci­pan­tes de­bió ser­vir me­nos ta­pas de las acor­da­das con la or­ga­ni­za­ción.

El Con­ce­llo se com­pro­me­te a bus­car nue­vas fór­mu­las pa­ra ga­ran­ti­zar que el pró­xi­mo año to­dos los vi­si­tan­tes pue­dan pro­bar las ta­pas. En to­do ca­so, ayer so­lo se que­dó con ham­bre quien qui­so. La ofer­ta lo­cal de res­tau­ran­tes es am­plia y el día de la fies­ta gas­tro­nó­mi­ca el sal­món es pla­to fi­jo en ca­si to­dos. En al­gu­nos, ade­más, es pro­ta­go­nis­ta de ten­ta­do­res me­nús-de­gus­ta­ción con has­ta cua­tro pla­tos por 20 eu­ros.

10.000 per­so­nas

En cuan­to a pú­bli­co y ca­li­dad gas­tro­nó­mi­ca, la Fes­ta do Sal­món vol­vió a ser por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo un ro­tun­do éxi­to. El en­torno de la Pra­za do Mer­ca­do —con mo­bi­lia­rio de pa­cas de hier­ba se­ca y pa­lés— fue un her­vi­de­ro de gen­te des­de el me­dio­día has­ta las tres de la tar­de, las ca­lles un ir y ve­nir de gen­te y las te­rra­zas un bien pre­cia­do en el que fue di­fí­cil en­con­trar asien­to. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de Pro­tec­ción Ci­vil, unas 10.000 per­so­nas se­cun­da­ron el even­to.

MIGUEL SOU­TO

La fór­mu­la «chill out» de la de­gus­ta­ción po­pu­lar, en el en­torno de la Pra­za do Mer­ca­do, triun­fó por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo.

M. S.

Juan Blan­co, No­ni Araú­jo y Ra­mi­ro Abe­llei­ro La­gos, a tí­tu­lo pós­tu­mo, re­ci­bie­ron el Sal­món de ou­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.