Una fá­bri­ca inagotable de gran­des pa­lis­tas

El club con se­de en Com­ba­rro se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia na­cio­nal en la mo­da­li­dad de ca­noa

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - ALEI­XAN­DRE MÉN­DEZ

La ría de Pon­te­ve­dra pue­de pre­su­mir de con­tar con una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de ta­len­to en un de­por­te co­mo el pi­ra­güis­mo. Fue en ella don­de, a lo lar­go de más de una dé­ca­da, Da­vid Cal fra­guó su con­di­ción de de­por­tis­ta na­cio­nal más lau­rea­do, con la desem­bo­ca­du­ra del Lé­rez co­mo ba­se de ope­ra­cio­nes. Y tam­bién en las mis­mas aguas, don­de el mar ya en­gu­lle el agua dul­ce del río, se en­cuen­tra la que, ac­tual­men­te, es la can­te­ra más pro­lí­fi­ca de ca­noís­tas del pa­no­ra­ma na­cio­nal.

Ju­lio Aller es uno de los gran­des res­pon­sa­bles de es­ta ex­plo­sión de ta­len­to. Tras una dé­ca­da de tra­ba­jo co­mo en­tre­na­dor en el Pi­ra­güis­mo Poio-Con­ser­vas Pes­ca­mar, el téc­ni­co es­tá dis­fru­tan­do co­mo el que más de los éxi­tos de va­rios de sus pu­pi­los, que ha­ce ape­nas diez días bri­lla­ron en el se­lec­ti­vo de la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la en el que es­ta­ba en jue­go la cla­si­fi­ca­ción pa­ra par­ti­ci­par en las pró­xi­mas com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les re­pre­sen­tan­do a la se­lec­ción na­cio­nal. Los triun­fos de sus pu­pi­los Sergio Va­lle­jo y Adrián Siei­ro en C-2 1.000 me­tros, y de es­te úl­ti­mo tam­bién en la mo­da­li­dad in­di­vi­dual su­po­nen un es­pal­da­ra­zo a su la­bor, ade­más de la pre­sen­cia en es­ta ci­ta re­ser­va­da so­lo pa­ra los me­jo­res de otros de sus alum­nos aven­ta­ja­dos co­mo Álex Ber­nár­dez o el jú­nior Pa­blo Ro­drí­guez. Pe­ro el téc­ni­co, le­jos de sa­car pe­cho, op­ta por otor­gar el pro­ta­go­nis­mo a los pa­lis­tas.

«No hay nin­gún secreto, es una cues­tión de tra­ba­jo», afir­ma Aller a la ho­ra de ex­pli­car los gran­des re­sul­ta­dos que es­tán ob­te­nien­do los de­por­tis­tas de su club. La ma­yo­ría de ellos des­ta­can en la mo­da­li­dad de ca­noa, pre­ci­sa­men­te la que po­pu­la­ri­zó un Da­vid Cal que man­tie­ne un fuer­te in­flu­jo so­bre los que se de­di­can a es­te de­por­te en el en­torno de Pon­te­ve­dra. Y pa­ra en­ten­der es­ta es­pe­cia­li­za­ción, re­sul­ta es­cla­re­ce­dor co­no­cer el pa­sa­do del téc­ni­co. «Yo fui ca­noís­ta, y a la gen­te que le ve­mos po­ten­cial, la orien­ta­mos ha­cia es­ta mo­da­li­dad. Y has­ta aho­ra nos es­tá dan­do bue­nos re­sul­ta­dos», ex­pli­ca.

Pe­ro de­trás de los fo­cos que otor­gan es­tos bue­nos re­sul­ta­dos, co­mo el his­tó­ri­co tri­ple­te que lo­gró pa­ra el club ha­ce po­co más de un mes Adrián Siei­ro en las tres mo­da­li­da­des que dis­pu­tó en la Co­pa de Es­pa­ña de 1.000 me­tros —en C-1, en C-2 jun­to a Sergio Va­lle­jo, y en C-4 con am­bos

Los úl­ti­mos éxi­tos de Adrián Siei­ro y Sergio Va­lle­jo re­fren­dan la bue­na la­bor de la en­ti­dad

y Da­vid No­vas y Da­vid Ma­quiei­ra—, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble bus­car el mé­to­do que los ha­ce po­si­ble. Y co­mo apun­ta cons­tan­te­men­te Aller, la cla­ve es­tá en una de­di­ca­ción mi­nu­cio­sa.

Con se­de en el mue­lle de As Can­te­iras de Com­ba­rro, el club tra­ba­ja ac­tual­men­te con cer­ca de me­dio cen­te­nar de de­por­tis­tas, que se ini­cian en el agua a par­tir de los nue­ve años. Las par­ti­cu­la­res con­di­cio­nes de su ba­se de ope­ra­cio­nes, con una al­ta con­cen­tra­ción de bar­cos, ha­ce que no sea has­ta esa edad cuan­do el club les dé la al­ter­na­ti­va.

Es­fuer­zo an­tes que ta­len­to in­na­to

En cuan­to a la ru­ti­na de en­tre­na­mien­to, Ju­lio Aller des­ve­la que no hay gran­des re­vo­lu­cio­nes. Una se­sión nor­mal con los jó­ve­nes as­pi­ran­tes a emular a los re­fe­ren­tes que hoy tie­nen den­tro de su club arran­ca con un po­co de ca­rre­ra a pie co­mo ca­len­ta­mien­to an­tes de en­trar en el agua. Des­pués, lo ha­bi­tual es que re­men du­ran­te una ho­ra o al­go más. Y, en fun­ción del día, la se­sión fi- na­li­za con al­go de tra­ba­jo en el gim­na­sio, con ca­rre­ra a pie o con una se­sión de téc­ni­ca en se­co.

Aho­ra, des­pués de diez años for­man­do jó­ve­nes pa­lis­tas, los re­sul­ta­dos es­tán sien­do el mejor aval a su tra­ba­jo. Pe­ro, por en­ci­ma de ver a al­gu­nos de sus pu­pi­los en el po­dio, el ver­da­de­ro or­gu­llo pa­ra Aller es que es­tos éxi­tos sean me­re­ci­dos. «Con lo que más dis­fru­to es cuan­do un cha­val tra­ba­ja y tie­ne re­sul­ta­dos — de­fien­de Aller—. Hay otros de­por­tis­tas a los que le lle­gan sin vol­car­se tan­to. Pe­ro cuan­do ves que el es­fuer­zo da sus fru­tos, esa es la ma­yor sa­tis­fac­ción que pue­des te­ner, es lo más bo­ni­to de es­te de­por­te», con­clu­ye.

RA­MÓN LEIRO

Juan Aller, en el pan­ta­lán del puer­to, de­lan­te de las jó­ve­nes pro­me­sas del pi­ra­güis­mo del club de Poio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.