La Guar­dia Ci­vil prue­ba la tec­no­lo­gía más re­cien­te en res­ca­tes en ba­rran­cos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Has­ta aho­ra, los agen­tes del Ser­vi­cio de Mon­ta­ña de la Guar­dia Ci­vil te­nían que ha­bi­li­tar to­do un com­ple­jo sis­te­ma de cuer­das, des­via­do­res y ti­ro­li­nas pa­ra res­ca­tar a cual­quier per­so­na que su­frie­ra un ac­ci­den­te en un barranco atra­ve­sa­do por un río con bas­tan­te cau­dal. Y to­do «pa­ra evi­tar que la ca­mi­lla fue­ra por el agua por­que, en el ca­so de que le vi­nie­ra el man­ga­zo, el he­ri­do se aho­ga­ría», ex­pli­ca el te­nien­te Pa­blo Vi­lla­bri­lle, ofi­cial je­fe del Se­reim de Can­gas de Onís (As­tu­rias). To­do es­ta fi­lo­so­fía y for­ma de ac­tuar pue­de dar un gi­ro de 180 gra­dos con una nue­va ca­mi­lla que los agen­tes de los dis­tin­tos gru­pos de Mon­ta­ña es­tán pro­ban­do en Pon­te Cal­de­las. «Es bas­tan­te re­vo­lu­cio­na­ria», apun­ta Vi­lla­bri­lle, al tiem­po que des­ta­ca sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas: «Es her­mé­ti­ca. Pue­de ba­jar por el man­ga­zo de agua, pue­de flo­tar, tie­ne un al­to ni­vel de flo­ta­bi­lia­dad, por­que es es­tan­ca».

Es­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, ya que se mi­ni­mi­za con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de hi­po­ter­mia. «Con otras ca­mi­llas siem­pre [el he­ri­do] es­tá en con­tac­to con el agua y así evi­ta­mos la hi­po­ter­mia. Es uno de los fac­to­res que pue­den agra­var su si­tua­ción», apun­ta el ca­bo Fer­nan­do Po­sa­da Se­bas­tián, res­pon­sa­ble del grupo de Po­bra de Tri­ves (Ou­ren­se).

De es­te mo­do, la ca­mi­lla pue­de ser des­pla­za­da en to­do mo­men­to por el agua has­ta un pun­to con­ve­ni­do don­de pue­da ser re­ti­ra­da a la ori­lla don­de los ser­vi­cios mé­di­cos atien­dan al ac­ci­den­ta­do. «Agi­li­za­mos el tiem­po de evacuación», re­mar­ca Pa­blo Vi­lla­bri­lle, al tiem­po que in­ci­de en que el le­sio­na­do es trans­por­ta­do con ma­yor con­fort, lo que tam­bién es una ven­ta­ja.

En to­do ca­so, apun­ta que es­ta re­vo­lu­cio­na­ria ca­mi­lla so­lo es ap­ta pa­ra aque­llos ba­rran­cos en los que los ríos ten­gan bas­tan­te cau­dal. Y es que en aque­llos otros en los que «pre­do­mi­ne más la ver­ti­ca­li­dad, don­de son rá­pe­les y son más secos, se em­plea­rían otro ti­po de ca­mi­llas», las que acos­tum­bran a uti­li­zar los guar­dias ci­vi­les en es­tas in­ter­ven­cio­nes.

De es­te mo­do, du­ran­te la jor­na­da de ayer, vein­ti­cin­co agen­tes de los Gru­pos y Equi­pos de Res­ca­te e In­ter­ven­ción en Mon­ta­ña de Can­gas de Onis y Mieres, en As­tu­rias; Po­tes, en Can­ta­bria; Sa­be­ro, en León; y Po­bra de Tri­ves pu­die­ron com­pro­bar es­ta nue­va con­cep­ción del res­ca­te si­mu­lan­do la evacuación de un ba­rran­quis­ta que se ha­bía frac­tu­ra­do una pier­na.

Es una emer­gen­cia has­ta cier­to pun­to ha­bi­tual, to­da vez que con el buen tiem­po son ca­da vez más los afi­cio­na­dos a es­ta ac­ti­vi­dad. El pues­to de Tri­ves, com­pues­to por un ca­bo y seis guar­dias, sue­le aten­der una me­dia de ca­tor­ce res­ca­tes al año. «Los ac­ci­den­tes se in­cre­men­tan en ve­rano, por­que en in­vierno el agua es­tá muy fría», apun­ta el ca­bo Po­sa­da.

El ries­go del cau­dal

Por su par­te, el te­nien­te Vi­lla­bri­lle tie­ne cla­ro que el con­se­jo fun­da­men­tal es asu­mir que el ba­rran­quis­mo «es una ac­ti­vi­dad téc­ni­ca. No es co­mo una an­dai­na o pa­seo por el que sin cua­li­fi­ca­ción nos va­mos a sa­ber desen­vol­ver». Es por ello que in­sis­tió en que se de­ben co­no­cer las téc­ni­cas de rá­pel, evacuación y de ma­ne­jo de cuer­das.

Es por ello que re­cal­có que los afi­cio­na­dos de­ben va­lo­rar pre­via­men­te el cau­dal del río y asu­mir que, de­bi­do a que se ali­men­ta en dis­tin­tos pun­tos de su re­co­rri­do por di­fe­ren­tes arro­yos, es­te pue­de in­cre­men­tar­se con­si­de­ra­ble­men­te en la zo­na en­ca­jo­na­da, de tal mo­do que un ex­ce­so de con­fian­za pue­de sig­ni­fi­car la muer­te. Cree que las ac­tua­les son «épo­cas com­pli­ca­das por­que los ba­rran­cos aún tie­nen bas­tan­te car­ga de agua» y to­ca es­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.