In­ves­ti­gan el «hac­keo» a cuen­tas de co­rreo de do­cen­tes del Gar­cía Ba­rros

Las pes­qui­sas se cen­tran en cua­tro alum­nos de 2º de BAC del cen­tro es­tra­den­se

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - O. P. AR­CA

Po­co se ima­gi­na­ban los es­tra­den­ses que leían ha­ce un par de se­ma­nas los efec­tos de un ci­be­ra­ta­que ma­si­vo a es­ca­la mun­dial que días des­pués iban a en­con­trar­se con una in­ves­ti­ga­ción abier­ta por agen­tes del pues­to de la Guar­dia Ci­vil de A Es­tra­da y Po­li­cía Ju­di­cial de La­lín pa­ra es­cla­re­cer el pre­sun­to ac­ce­so a cuen­tas par­ti­cu­la­res de co­rreo elec­tró­ni­co de pro­fe­so­res del ins­ti­tu­to Ma­nuel Gar­cía Ba­rros. El cen­tro edu­ca­ti­vo pre­sen­tó el pa­sa­do vier­nes día 19 una de­nun­cia por los he­chos, de­nun­cia que fue am­plia­da ayer mis­mo con un com­ple­to in­for­me del pro­pio cen­tro edu­ca­ti­vo con to­dos los da­tos dis­po­ni­bles.

Des­de el cen­tro, en coor­di­na­ción con la je­fa­tu­ra te­rri­to­rial de Pon­te­ve­dra y la ins­pec­ción edu­ca­ti­va –que ayer acu­dió al ins­ti­tu­to–, es­tá en mar­cha un ex­pe­dien­te in­for­ma­ti­vo aún en cur­so; a su con­clu­sión, des­de el pro­pio cen­tro se to­ma­rán las me­di­das que se es­ti­men opor­tu­nas, in­di­ca­ron des­de la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción. La in­ves­ti­ga­ción abier­ta se cen­tra en cua­tro alum­nos de 2º de Ba­chi­lle­ra­to.

Or­de­na­do­res re­ti­ra­dos

Des­de el cen­tro se en­tre­ga­ron a la Guar­dia Ci­vil va­rios or­de­na­do­res uti­li­za­dos en au­las de 2º de BAC pa­ra fa­ci­li­tar su aná­li­sis ex­haus­ti­vo, y de­ter­mi­nar qué mé­to­do uti­li­za­ron los alum­nos pa­ra ha­cer­se con las claves y con­tra­se­ñas de los co­rreos elec­tró­ni­cos pi­ra­tea­dos. La op­ción que pa­re­ce más fac­ti­ble se­ría la ins­ta­la­ción de un pro­gra­ma es­pía, que les per­mi­ti­ría ha­cer­se con las claves, y más tar­de te­ner ya ac­ce­so li­bre a las cuen­tas de co­rreo hac­kea­das. Esta vía im­pli­ca te­ner un ac­ce­so fí­si­co al apa­ra­to, po­si­ble al es­tar los por­tá­ti­les en el cen­tro, y es mu­cho más sen­ci­lla que un ata­que te­le­má­ti­co.

La in­ves­ti­ga­ción po­li­cial se cen­tra­rá además en las di­rec­cio­nes IP, y los ho­ra­rios en que se ha ac­ce­di­do a las cuen­tas de co­rreo in­ter­ve­ni­das, de bue­na par­te del me­dio cen­te­nar de pro­fe­so­res que in­te­gran el claus­tro del IES. Otra de las in­cóg­ni­tas es sa­ber has­ta dón­de lle­gó la in­tro­mi­sión en los co­rreos per­so­na­les de los do­cen­tes, por­que no es­tá ve­ri­fi­ca­do por el mo­men­to si los au­to­res de los he­chos en­tra­ron a to­dos los co­rreos de los que ha­bían lo­gra­do la con­tra­se­ña, que eran muy nu­me­ro­sos.

¿Có­mo se des­cu­brió el hac­keo ma­si­vo en el Gar­cía Ba­rros? Al pa­re­cer, el coor­di­na­dor TIC –Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción– ob­ser­vó cues­tio­nes ex­tra­ñas, y do­cen­tes com­pro­ba­ron la exis­ten­cia de al­gún do­cu­men­to mo­di­fi­ca­do en un ho­ra­rio en que no ha­bían ac­ce­di­do al or­de­na­dor. Tam­bién se apun­ta al­gún avi­so de ac­ce­so a la cuen­ta de co­rreo que no ha­bía si­do rea­li­za­do por su ti­tu­lar. En la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va se ha­bla de ex­tra­ñas coin­ci­den­cias en al­gún exa­men, con va­rios alum­nos cal­can­do las res­pues­tas, in­clui­dos los mis­mos fa­llos. Por­que la creen­cia es que la con­se­cu­ción de exá­me­nes era el prin­ci­pal ob­je­ti­vo del hac­keo, en alum­nos que cur­san su úl­ti­mo año de ins­ti­tu­to.

La co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va del Gar­cía Ba­rros vi­ve ex­pec­tan­te el desen­la­ce de la in­ves­ti­ga­ción abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.