«El li­bro es­tá pen­sa­do pa­ra pe­ca­do­res por­que yo tam­bién soy uno de ellos»

Rock es au­tor de un li­bro en cla­ve de hu­mor so­bre sus ex­pe­rien­cias co­mo pe­re­grino

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - FRAN­CIS­CO AL­BO

Na­tu­ral de Du­blín, Ed­die Rock es ve­cino del mu­ni­ci­pio de Pantón des­de ha­ce seis años. An­tes de re­ca­lar en la Ri­bei­ra Sa­cra vi­vió en lu­ga­res muy di­fe­ren­tes: In­gla­te­rra, Ho­lan­da, Aus­tra­lia, Ca­na­dá... En reali­dad se lla­ma Pe­ter Ed­ward Roch­ford, pe­ro di­ce que na­die lo co­no­ce por es­te nom­bre. El que más uti­li­za se lo pu­sie­ron ha­ce ya mu­cho tiem­po unos ve­ci­nos que le acor­ta­ron tan­to el nom­bre co­mo el ape­lli­do. «To­da la vi­da me me lla­ma­do Ed­die Rock», di­ce. Con es­te seu­dó­ni­mo fir­mó su li­bro The Ca­mino de San­tia­go: A sin­ner’s gui­de, del que tam­bién se ha pu­bli­ca­do una tra­duc­ción es­pa­ño­la, El Ca­mino de San­tia­go: Guía pa­ra pe­ca­do­res. En esta obra cuen­ta su ex­pe­rien­cia co­mo pe­re­grino y otras eta­pas an­te­rio­res de su vi­da. —¿Por qué qui­so di­ri­gir su obra a los pe­ca­do­res?

—Por­que yo tam­bién soy un pe­ca­dor. Tu­ve una vi­da no di­ré que ma­la, pe­ro pa­sé por mu­chas des­ven­tu­ras. En el li­bro ha­blo de las co­sas que me pa­sa­ron cuan­do re­co­rrí el Ca­mino de San­tia­go y otras co­sas que me su­ce­die­ron an­tes. No es real­men­te una guía pa­ra los pe­re­gri­nos del Ca­mino de San­tia­go, sino una his­to­ria ba­sa­da en co­sas que me pa­sa­ron y que qui­se con­tar de una for­ma di­ver­ti­da.

—¿Có­mo lle­gó a co­no­cer el Ca­mino de San­tia­go?

—Fue gra­cias a una chi­ca muy gua­pa que habló de él en Ir­lan­da. Me pa­re­ció ge­nial to­do lo re­la­cio­na­do con el Ca­mino de San­tia­go y pen­sé que se­ría al­go bueno pa­ra mí. Así me ani­mé a re­co­rrer el Ca­mino Fran­cés en el 2003 y lle­gué a co­no­cer Ga­li­cia, que me gus­tó mu­cho. Des­pués aca­bé por ve­nir­me a vi­vir aquí y es­toy muy con­ten­to de ha­ber­lo he­cho. Aquí es­toy muy bien y ten­go mu­chos ami­gos y ami­gas. Me pa­re­ce un si­tio muy bueno pa­ra vi­vir y dis­fru­tar.

—¿Y có­mo fue a pa­rar a Pantón y la Ri­bei­ra Sa­cra?

—Fue por ac­ci­den­te. Me en­te­ré de que exis­tía es­te lu­gar a tra­vés de una página de In­ter­net que se lla­ma Help Ex­chan­ge o Hel­pX, que per­mi­te con­tac­tar con gen­te que ofre­ce es­tan­cias en sus pro­pias ca­sas a cam­bio de tra­ba­jo. Así co­no­cí a una pa­re­ja de ingleses que vi­ven en Pantón y pa­sé un tiem­po en su ca­sa. Me gus­tó mu­cho es­to y de­ci­dí que­dar­me aquí yo tam­bién. He comprado una fin­ca, pe­ro de mo­men­to en ella so­lo cre­cen las sil­vas. Quie­ro acon­di­cio­nar­la pa­ra plan­tar y tam­bién es­toy arre­glan­do mi ca­sa. Es­tá muy cer­ca del Ca­mino de In­vierno y es­toy muy con­ten­to por eso, por­que yo que­ría vi­vir lo más cer­ca po­si­ble del Ca­mino de San­tia­go y es­te tam­bién lo es. La ver­dad es que me gus­ta más vi­vir aquí que cer­ca del Ca­mino Fran­cés, que fue el que co­no­cí pri­me­ro.

—A par­te de es­cri­bir, ¿se de­di­ca a al­gu­na otra ac­ti­vi­dad?

—Mi li­bro se ven­de en si­tios co­mo Ama­zon, tam­bién en ver­sión pa­ra Kind­le, y tam­bién en otros lu­ga­res, co­mo ba­res o res­tau­ran­tes, pe­ro no soy mi­llo­na­rio gra­cias a él y ten­go que ha­cer otras co­sas. De pro­fe­sión soy car­pin­te­ro, pe­ro me gus­ta cam­biar de vi­da. Me in­tere­sa tam­bién es­cul­pir ma­de­ra, so­bre to­do la de cas­ta­ño, y es­toy tra­ba­jan­do mu­cho en es­to pa­ra lle­gar a ser es­cul­tor. Lo úl­ti­mo que hi­ce fue un le­tre­ro en ma­de­ra pa­ra un bar de Es­cai­rón. Tam­bién soy mú­si­co, me gus­ta to­car y can­tar y he ac­tua­do en mu­chos si­tios. Ten­go mu­chas co­sas que ha­cer y además tam­bién quie­ro se­guir es­cri­bien­do li­bros.

ROI FER­NÁN­DEZ

Ed­die Rock, con una sie­rra y un par de ejem­pla­res de su li­bro so­bre el Ca­mino de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.