El ha­keo ma­si­vo de co­rreos en el Gar­cía Ba­rros da­ta al me­nos del mes de fe­bre­ro

Pro­fe­so­res del cen­tro es­tu­dian pre­sen­tar nue­vas de­nun­cias a tí­tu­lo par­ti­cu­lar

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - O. P. AR­CA

El hac­keo ma­si­vo en el ins­ti­tu­to Ma­nuel Gar­cía Ba­rros de A Es­tra­da da­ta, al me­nos, del pa­sa­do mes de fe­bre­ro, a la vis­ta de los ele­men­tos que se es­tán ana­li­zan­do tras la de­nun­cia pre­sen­ta­da por el cen­tro an­te la Guar­dia Ci­vil el pa­sa­do vier­nes. Un he­cho que, uni­do a que los au­to­res de los he­chos se ha­bían he­cho con las con­tra­se­ñas de la prác­ti­ca to­ta­li­dad de do­cen­tes, ha crea­do un am­bien­te lleno de sus­pi­ca­cias en es­te agi­ta­do fi­nal de cur­so del ins­ti­tu­to es­tra­den­se. Además de la in­ves­ti­ga­ción del ins­ti­tu­to ar­ma­do, do­cen­tes del pro­pio cen­tro tra­tan de com­pro­bar po­si­bles di­rec­cio­nes IP de in­tru­sos, con la ayu­da de un coor­di­na­dor TIC –Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción– al que se mul­ti­pli­ca el tra­ba­jo des­de ha­ce días. En es­te cli­ma de fal­ta de con­fian­za el pro­fe­so­ra­do va tra­tan­do de ave­ri­guar has­ta don­de han lle­ga­do las in­tro­mi­sio­nes en sus cuen­tas de co­rreo pri­va­das.

En la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va se se­ña­la que en el cen­tro «hay de to­do: au­to­res ma­te­ria­les, cóm­pli­ces y en­cu­bri­do­res». El pro­fe­so­ra­do la­men­ta la fal­ta de co­la­bo­ra­ción del alum­na­do pa­ra fre­nar en su inicio una si­tua­ción de la que no se sa­be a cien­cia cier­ta la re­per­cu­sión: «En fe­bre­ro, o en mar­zo, pu­do ha­ber al­gu­na co­mu­ni­ca­ción, aun­que fue­se anó­ni­ma, pa­ra fre­nar la cues­tión, sin lle­gar a la ac­tual si­tua­ción». Tam- bién irri­ta el des­cu­bri­mien­to de pan­ta­lla­zos de Fa­ce­book e Ins­ta­gram, con mo­fas por el he­cho de que los do­cen­tes no se en­te­ra­sen de que los alum­nos te­nían el con­trol del sistema in­for­má­ti­co.

En­tre el alum­na­do apa­re­cen men­sa­jes pú­bli­cos en re­des so­cia­les so­bre la si­tua­ción que atra­vie­sa el Gar­cía Ba­rros: «No va­len fir­mas ni va­len dis­cul­pas, por­que hay más im­pli­ca­dos de los es­pe­ra­dos. Y los que co­no­cía­mos la si­tua­ción ca­lla­mos, y eso nos otor­ga el apo­do de cóm­pli­ces», pe­ro in­di­can­do al tiem­po que no se pue­de de­la­tar a al­guien sin prue­bas.

«Pró­xi­mo a es­cla­re­cer»

El de­le­ga­do del Go­bierno en Ga­li­cia, San­tia­go Villanueva, in­di­ca­ba ayer en la Agasp que lo su­ce­di­do se li­mi­ta a un en­torno es­co­lar, tras la de­nun­cia pre­sen­ta­da por «un pro­fe­sor, en no­me do pro­fe­so­ra­do. Es­tá aber­ta a in­ves­ti­ga­ción, pe­ro xa hai xen­te in­ves­ti­ga­da po­la Gar­da Ci­vil. Sa­be­mos o nú­me­ro de alum­nos im­pli­ca­dos, es­tán tra­ba­llan­do ne­so e pró­xi­mo a es­cla­re­cer. Es­pe­re­mos que pro­xi­ma­men­te se so­lu­cio­ne», li­mi­tan­do la cues­tión a la co­mu­ni­dad es­co­lar: «Non pen­sa­mos que vaia máis alá que al­go re­la­cio­na­do con te­mas edu­ca­ti­vos», aun­que se mi­ra­rá si exis­te al­gu­na in­frac­ción que pue­da afec­tar al Có­di­go Pe­nal.

Dis­tin­to es lo que pue­da su­ce­der en el fu­tu­ro. Por­que a día de hoy son mu­chos los pro­fe­so­res que apun­tan la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar de­nun­cias a tí­tu­lo par­ti­cu­lar, apar­te de la pre­sen­ta­da por el cen­tro el pa­sa­do vier­nes, y am­plia­da el mar­tes con to­da la in­for­ma­ción reuni­da so­bre el ca­so en el Gar­cía Ba­rros. De con­cre­tar­se esa po­si­bi­li­dad, el ca­so po­dría alar­gar­se en el tiem­po, por­que el en­fa­do del pro­fe­so­ra­do al sa­ber que su pri­va­ci­dad fue vul­ne­ra­da es gran­de.

MI­GUEL SOU­TO

El de­le­ga­do de Go­bierno ase­gu­ró que hay ya gen­te del cen­tro in­ves­ti­ga­da por la Guar­dia Ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.